Etapa 23: Redondela - Pontevedra | Al Loro

Distancia: 
19,6 km
Duración: 
5 horas
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
2

Etapa corta y bien señalizada; a pesar de su carácter urbano, cuenta con algunos tramos realmente interesantes.

Hoy afrontamos dos ascensos de 120 y 135 metros de desnivel respectivamente; son progresivos y no suponen ninguna dificultad, aunque en el primero hay algún repecho fuerte.

Pontevedra es el final lógico de la etapa, ninguna guía se atrevería a decir lo contrario; aun así, aquéllos peregrinos que prefieran las soledades campestres tienen en el albergue de A Portela una muy buena alternativa. En este supuesto, la etapa sería de 29,6 km.

La Senda Fluvial do Río dos Gafos, a la entrada de Pontevedra, una senda acondicionada entre frondosa vegetación que nos resguarda del sol, es desde 2018 el camino oficial en detrimento de la aburrida y soleada carretera EP-0002. En la bifurcación hay dos mojones que nos indican ambos caminos (derecha por la carretera, izquierda junto al río).

Hoy los servicios intermedios los encontramos en Cesantes, Arcade y Ganderón (3 km antes del albergue de Pontevedra).

Interesante artículo de Antón Pombo: Pontevedra, paraíso peatonal para el peregrino

El albergue de peregrinos, de gran capacidad, está a pie de camino, a la entrada de la ciudad y a 1,5 km del Casco Antiguo; en temporada alta, si se llena, suele ponerse a disposición de los peregrinos el polideportivo y otros alojamientos alternativos.

A mitad de etapa cruzamos el magnífico puente medieval de Pontesampaio, donde en 1809 las tropas napoleónicas sufrieron una importante derrota frente a las milicias populares en la Guerra de la Independencia.

El Casco Antiguo, con su peculiar iglesia de la Virgen Peregrina, merece una visita pausada; está considerado el segundo conjunto monumental de Galicia, sólo por detrás del de Santiago de Compostela.

Como curiosidad, en el Casco Antiguo existe una peculiar cervecería llamada "Dr. Livingstone, supongo?", dedicada al explorador británico y, por extensión, a África. Recomendable.

Esta jornada tiene un producto destacado, las ostras de Arcade. Criadas en las bateas en aguas de la desembocadura del río Verdugo, estos moluscos cuentan con creciente fama dentro y fuera de Galicia. El primer fin de semana de abril se les dedica una jornada donde se pueden degustar cuando están en su mejor punto. En la población hay, además, abundantes marisquerías donde podemos pedirlas.

Estamos en territorio productor de vino Albariño, una de las variedades de uva que se usan en Galicia. El Albariño de la zona está bajo la DO Rías Baixas. Es un vino blanco muy afrutado de los más prestigiosos del territorio gallego.

El Casco Antiguo nos ofrece todo el abanico de tapas y racións gallegas; raxo, zorza, orella, lacón, pulpo y también platos con lamprea, además de buenos vinos.