Etapa 22: Tui - Redondela | Al Loro

Distancia: 
31,6 km
Duración: 
8 horas
Dificultad: 
3
Paisaje/Naturaleza: 
3

Es el punto de partida de muchos peregrinos, sobre todo españoles; distante de Santiago en algo más de 100 kilómetros, permite conseguir la Compostela.

A los que empiecen en Tui y tengan la tarde libre, les recomendamos visitar también La Fortaleza de Valença do Minho, que está a poco más de 3 km; para ello deben cruzar el puente internacional sobre el río Miño.

La etapa, bien señalizada, transcurre en conjunto en un entorno intensamente urbanizado y con excesivo asfalto. El "rururbanismo" tan característico de amplias zonas de Galicia se nos manifiesta hoy con rotundidad.

La etapa es prácticamente llana, a excepción del ascenso a la capilla de Santiaguiño; desde el albergue de Mos ganamos 147 metros de altitud en 3,1 km.

Afortunadamente, la Xunta de Galicia y la AGACS (Asociación Gallega de Amigos del Camino), abrieron y señalizaron en septiembre de 2013 un itinerario alternativo que evita el engorroso polígono industrial de O Porriño (el mayor de Galicia); la alternativa es magnífica, a través del espacio natural de As Gándaras y río Louro. Ahora ambos caminos son oficiales, y tienen la prácticamente la misma longitud.

Respecto al punto anterior, la AGACS nos informa (agosto de 2015) que la señalización de la nueva variante está siendo continuamente alterada (para beneficio de bares y restaurantes del camino por el polígono). Como referencia, la bifurcación está 150 metros pasado un mural del Pórtico de la Gloria. Además, aquí adjuntamos un mapa de dicha alternativa: Tramo de Ribadelouro a O Porriño en jpg / y en pdf

Hay bares y/o restaurantes en todas las localidades.

En principio, el albergue de la Xunta da prioridad de plaza a los peregrinos que llegan caminando de Portugal. La ciudad también cuenta con varios albergues privados, además de otros alojamientos a buen precio

Aunque el pan en Galicia es extraordinario en cualquier pueblo, el de O Porriño es muy conocido y valorado. Horneado en horno de leña y con miga esponjosa y una corteza semidura, aguanta en muy buenas condiciones varias jornadas. Hay algunas panaderías que aún lo elaboran con el modo tradicional.

Se celebran festividades anuales de exaltación de algunos productos o platos, como los callos o los cogomelos en época de setas.

La gastronomía viene influenciada por la Ría de Vigo, que baña la población con la ensenada de San Simón. De estas rías proceden los mariscos, especialmente los centollos, mejillones o zamburiñas, y pescados de alta calidad, como el rodaballo, el congrio o la merluza.

Como plato destacado de la localidad podemos degustar los chocos en su tinta, con arroz o hasta en empanadas.