Etapa 9: Vigo - Redondela | Al Loro

¿Terminaste el Camino? ¡Muchas felicidades! Ayúdanos dando tu opinión (en el idioma que quieras) sobre los alojamientos en los que has pernoctado: www.gronze.com/recomendar. Tu opinión, sincera y respetuosa, es muy importante para nosotros y para los futuros peregrinos, y sólo te llevará unos pocos minutos. Gracias y siempre Buen Camino.

La única dificultad de la etapa será localizar las flechas de salida de Vigo; hay un truco muy sencillo para los que estáis Al Loro: sólo deberéis preguntar por la Rúa Urzáiz, arteria principal de la ciudad, y seguirla en ascenso hasta su final en el barrio del Calvario, una vez se convierte en bulevar peatonal.

Siempre por la Rúa Urzaiz, tras pasar ante el mercado do Calvario superaremos tres calles y giraremos a la izquierda por la cuarta, la Rúa de Toledo; desde allí tenemos flechas amarillas pintadas que seguiremos sin pérdida posible hacia Redondela.

La jornada de hoy recorre la Senda da Traída das Augas, una pista muy agradable con tramos de bosque y utilizada a diario por paseantes, runners y ciclistas. Avanzaremos por ella sin apenas desniveles, gozando de vistas panorámicas sobre Vigo y su ría.

El tramo por la Senda o Camiño das Augas es tranquilo, sin pueblos ni tiendas; muchos agradecerán estos kilómetros de paz justo antes de incorporarnos al Camino Portugués Central, que suele estar bastante concurrido. Casi al final de la etapa pasaremos junto a un par de furanchos, barcitos populares un tanto improvisados, donde se bebe vino de la propia cosecha y se puede tapear –o comer– bien y muy casero.

Como su propio nombre sugiere, bajo el Camiño da Traída das Augas discurre una gran conducción que distribuye el agua potable a la ciudad de Vigo y a Redondela; la tubería subterránea arranca desde la presa de Eiras, a más de 40 km, y fue construida entre 1967 y 1972.

Desde el camino disfrutaremos de vistas sobre el puente de Rande y la ensenada de San Simón, donde en 1702 fueron hundidos varios galeones españoles cargados de oro de las colonias americanas, tras ser atacados por una flota anglo-holandesa. Desde entonces muchos buscadores de tesoros han intentado dar con el precioso cargamento, que permanece sumergido en algún punto del fondo de la ría.

En Redondela nuestro Camino Portugués de la Costa confluye con el Camino Portugués Central, por el que seguiremos hasta Compostela. A quienes la etapa les resulte corta pueden prolongarla sin mayor problema hasta Soutoxuste (a 4,6 km) o Arcade (a 6,7 km).

La gastronomía viene influenciada por la Ría de Vigo, que baña la población con la ensenada de San Simón. De estas rías proceden los mariscos, especialmente los centollos, mejillones o zamburiñas, y pescados de alta calidad, como el rodaballo, el congrio o la merluza.

Como plato destacado de la localidad podemos degustar los chocos en su tinta, con arroz o hasta en empanadas.