Vía Mariana Luso-Galaica: Un camino que va a Santiago pero que no es de Santiago

En los tiempos que corren, donde todo el mundo, vecinos, asociaciones, pueblos, ciudades, ayuntamientos, diputaciones y autonomías, desean contar con un Camino de Santiago, sea secundario, terciario, variante, ramal, desvío o lo que se tercie ante la puerta de su casa, todo vale para acceder al carro del éxito, el maná de las subvenciones, la llegada de peregrinos o turistas, y el desarrollo económico por la vía rápida, no deja de resultar extraño que un grupo de base, formado por gallegos y portugueses, se haya empeñado en crear un itinerario de largo recorrido que se dirige a Santiago, eso sí, pero únicamente de paso, ya que no es un Camino de Santiago.

santuario-peneda.jpg

Santuario de Nossa Senhora da Peneda, en el Parque Nacional de Peneda-Gerês
Santuario de Nossa Senhora da Peneda, en el Parque Nacional de Peneda-Gerês

Tal herejía, pues no cabe denominar de otro modo un proyecto como el que nos ocupa, pues navega contracorriente y reniega de los emblemas del Consejo de Europa y de la flecha amarilla, se titula Vía Mariana. Su pretensión es la de unir, en una primera fase y sin deseo alguno de reinventar camino histórico alguno, varios santuarios marianos del norte de Portugal y el suroeste de Galicia. Para ello se ha fijado una partida en el Monte Sameiro de Braga, que es el segundo santuario mariano más importante del país después de Fátima, y una llegada en el de Nosa Señora da Barca (Muxía), también final de uno de los dos ramales de la prolongación jacobea a la Costa da Morte.

Quienes tan novedosa idea han lanzado, Luís do Freixo y José Antonio de la Riera, son dos veteranos de la recuperación de las rutas de peregrinación en Galicia y Portugal, y muy especialmente del Camino Portugués. Ahora, ante el desbordado panorama provocado por la fiebre jacobea, han considerado que es llegado el momento de dejarnos de tanto neocamino jacobeo, que ya marea, y de elaborar proyectos serios y consistentes que permitan recorrer el territorio, recuperando viejas trochas de carro y herradura, sin tener que remitirnos obligatoriamente a Santiago.

Acaso con tanta devoción repentina al apóstol, nos habíamos olvidado de María, cuyas capillas y santuarios siempre han sido centros de devoción local, comarcal, regional o, también y para el caso, internacional. Estos santuarios contaban, por supuesto, con sus caminos, por los que iban y aún circulan los romeros. ¿Por qué no, entonces, rescatar algunas de estas rutas y, a la vez, engarzar varios santuarios en un itinerario de largo recorrido?

Algunos pensarán que el camino temático debería ser definido como un GR, algo que también podrá ser factible, pero la dimensión histórica, patrimonial y, en primera instancia, devocional, parecen aconsejar la construcción de un discurso que, inspirado en los caminos de Santiago, dote a la vía de una personalidad propia. En cierto modo asistimos, como ocurrió en el siglo XIV, y de nuevo tras la Contrarreforma, a una revolución, la “mariana”, destinada a trastocar, al menos en Galicia, el actual escenario de las rutas pedestres.

Dado el carácter meramente artificial de la traza, no va a constituir ningún problema que se estire o pueble de ramales la inicial Vía Mariana, y en este sentido ya se han apuntado posibles brazos o desvíos desde Ourense, e incluso una extensión hacia el sur, conectando con Fátima.

Sea como fuere por ahora el proyecto, que cuenta con su logotipo y propuesta de señalización específica, ha implicado a asociaciones de vecinos, comunidades de montes, grupos de desarrollo local y profesores universitarios, y ya han surgido iniciativas para abrir los primeros albergues, y hasta un centro de interpretación en Parada das Achas (A Cañiza).

Con partida de Braga, el itinerario tendrá fines de etapa en Goães, Soajo, A Peneda y Melgaço, y proseguirá en Galicia por A Franqueira, Santiago de Covelo, Santa María de Estacas, Santa Marría de Augasantas, Santa Maria de Sacos, Os Milagres de Amil, Valga, Iria Flavia, Santiago de Compostela, Negreira, Baíñas y Muxía, sumando cerca de 350 kilómetros.

A día de hoy está prácticamente concluida la fase de estudio de los caminos, así como la selección del trazado principal con sus variantes y desvíos, y ya ha comenzado, por parte de las comunidades de montes y concellos, la apertura de los caminos que estaban abandonados y el acondicionamiento de los restantes. A partir del invierno se comenzará a colocar la señalización, y al mismo tiempo el itinerario será dotado de albergues y lugares de acogida, con iniciativas ya concretadas en A Cañiza o Vimianzo, a la vez que se establecerán convenios para aprovechar los alojamientos existentes.

La fase final será la de la divulgación, que además de programar marchas colectivas promocionales, contará con los elementos habituales en este tipo de rutas: una página web con etapas, altimétricos, servicios y tracks, folletos y una guía en papel, una credencial para poner sellos y otros recuerdos de paso, recuperando las tradicionales medallas de los santuarios.

La Vía Mariana, que discurre en paralelo y al este del Camino Portugués, resulta espectacular, ya que transita por zonas bien preservadas de naturaleza, así el Parque Nacional de Peneda-Gerês, en el norte de Portugal, y por diversas zonas de montaña y cabeceras de valles, con gran presencia de arbolado autóctono, en Pontevedra. En la provincia coruñesa enlaza, grosso modo, con el Camino Portugués en Iria Flavia, y de Santiago continúa a Negreira, en coincidencia con la prolongación a Fisterra-Muxía, para tomar aquí la ruta histórica del puente de Brandomil, a través de A Pereira, Baiñas y Berdoias, hasta Muxía.

En cuanto a los valores patrimoniales construidos también son inmensos, con numerosos elementos de la infraestructura viaria (puentes, calzadas, cruceiros, petos de ánimas, fuentes, lavaderos, humilladeros, ermitas) y de arquitectura popular tradicional, sin olvidar los valores inmateriales (tradiciones, leyendas, refranes, toponimia, etc).

En suma, que pronto podremos disfrutar de un nuevo y sorprendente regalo, entre todos aquellos que amamos las rutas de peregrinación por caminos pedestres, para ir también a Santiago, pero sin pisar un Camino de Santiago.

virgen-franqueira.jpg

Imagen de la Virgen de A Franqueira (A Cañiza, Pontevedra)
Imagen de la Virgen de A Franqueira (A Cañiza, Pontevedra)

Periodista especializado en el Camino de Santiago e historiador