Nuevas variantes del Camino del Norte en Galicia

El Camino Norte no deja de darnos quebraderos de cabeza a los divulgadores de las rutas jacobeas. La causa: que no paran de habilitarse variantes, funcionales o paisajísticas –sobre todo por la costa-, que acaban gozando de más popularidad que el propio itinerario histórico, estando muchas de ellas señalizadas, además, con flechas amarillas.

trapa-combre.jpg

Un tramo por el monte, de la variante de Trabada, entre A Trapa y San Tomé de Lourenzá
Un tramo por el monte, de la variante de Trabada, entre A Trapa y San Tomé de Lourenzá

A raíz de haberse presentado la candidatura de los Caminos del Norte al Patrimonio Mundial, reconocimiento que la Unesco otorgó en 2015, la delimitación oficial de la ruta histórica, por la obligatoriedad de que las vías objeto de la candidatura fuesen primeramente declaradas Bien de Interés Cultural, parecía que iba a aclarar el panorama viario. Sin embargo, todo lo contrario: discusiones entre partidarios de rutas ya consolidadas frente a las nuevas propuestas, discrepancias entre comunidades autónomas sobre cuál era la variante principal, e incluso protestas públicas, de diversa índole, en apoyo de un trazado u otro –ocurrió en Güemes y Sobrado dos Monxes-.

Así pues, el lío está llamado a perdurar, y tan sólo el tiempo, las recomendaciones de los prescriptores y, sobre todo, la libre elección de los peregrinos, que siempre suele estar motivada en función de los servicios –o sea, que se trata de una decisión objetivable-, podrán poner un poco de orden en el aparente caos.

Centrándonos en Galicia, donde el Xacobeo ha ejecutado un plan de señalización y mejora del firme del Camino Norte a lo largo de 2016, vamos a intentar explicar, de forma sintética, cuáles son las nuevas variantes reconocidas, y cuáles las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.

1. La entrada en Galicia

Antes de llegar al Eo ya nos vemos obligados a decidir entre un buen número de posibilidades. Desde A Caridá, aún en el Occidente de Asturias, podemos seguir el Camino hasta ahora principal hasta Porcia, y a partir de aquí tomar la variante costera de Tapia de Casariego, muy popular por la presencia del típico puerto pesquero y del mar, o proseguir hacia el interior por Brul y Tol.

A la salida de Tol se bifurca de nuevo la ruta: a la derecha para quienes queramos seguir por Figueras a Ribadeo, vía a la que confluye la que venía de Tapia, y a la izquierda para quienes optemos por el camino que los asturianos consideran principal, que es el directo a Vegadeo.

Pero quienes vayamos por Vegadeo aún no hemos terminado de decidir, un derecho que en el Camino es permanente: nueva encrucijada para que pensemos si nos conviene más pasar por Castropol (a mano derecha, y no excesivamente bien señalizada), o seguir sin más rodeos a Vegadeo (a la izquierda). En ambos casos vamos a coincidir, antes o después, con el GR E-9, ruta europea de larguísimo recorrido que en el futuro comunicará el Cabo Norte, en Noruega, con el Cabo de São Vicente, en Portugal.

Dado que el paso por Ribadeo es la alternativa mayoritaria, ello pese al poco interés que ha puesto esta localidad del turismo chic estival por los peregrinos –aunque la demanda es creciente, tan sólo cuenta con un diminuto albergue de 12 plazas apartado del centro-, la variante por Vegadeo, que prosigue por Trabada hasta Mondoñedo –ya no hasta Vilanova de Lourenzá como antes, lo que acorta notablemente la distancia-, se convierte en una opción recomendable para los peregrinos que busquen la tranquilidad. Tiene más dureza, con cuestas fuertes, por montes repoblados con eucaliptos, tanto entre Vegadeo y Santiago de Abres, como entre Sante y Trabada, y ya no digamos entre Trabada y Mondoñedo, con una doble barrera de sierras.

Por fortuna la variante ha mejorado mucho su capacidad de acogida, pues al albergue de Tol pronto se sumará el municipal de Vegadeo, aunque por el momento nos permiten el uso de la piscina municipal, donde han sido habilitadas 30 plazas en literas con buen servicio de duchas (gratuito). Entre tanto la Xunta no lleva adelante su proyecto para el albergue de Ría de Abres, en la entrada de Galicia, la situación se ha resuelto con la iniciativa privada de José, un peregrino murciano que en la aldea de A Trapa, 3 km después de Trabada, ha abierto el albergue Casa Xica, con 8 plazas bien acondicionadas y cena y desayuno comunitarios, todo de donativo.

Quien haya optado por esta variante, además, tendrá un premio: la ciudad episcopal de Mondoñedo. El conjunto histórico mejor conservado del Camino Norte en Galicia se merece ser fin de jornada, y no lugar de paso, como sucedía hasta ahora, entre Vilanova de Lourenzá y Gontán o Abadín.

2. De Mondoñedo a Gontán

El equipo encargado de proponer a la Xunta la delimitación consiguió recuperar el camino real entre Mondoñedo y Gontán por A Infesta. Considerado ahora principal, cubre 12 km respecto al hasta ahora vigente, de 17 km, que ha quedado como complementario. La traza previa, en su mayor parte asfaltada, asciende suavemente por la ladera del valle del Valiñadares, pasando por Paadín y San Vicenzo de Trigás, contando en Maariz con el albergue O Bisonte, atendido por Karmela, aunque es menester recordar que a partir del km 9 ha sido modificada, pues toma una pronunciada cuesta hasta Sasdónigas y el alto da Xesta, abandonando el paso junto a la iglesia de San Martiño de Galgao, donde la constructora de la autovía del Cantábrico había realizado una importante inversión, dinero tirado, para dar continuidad al Camino.

En cuanto a la vía principal por A Infesta, es una experiencia monte a través de pura soledad, y la exigente pendiente de sus rampas, sin un descanso en 4 km, no apta para quienes no estén suficientemente bregados. En todo caso, como en la letra de Grandola vila morena, nos tememos que la distancia va a ser “la que más ordena”.

3. De Baamonde a San Alberte

Se trata de una pequeña variante en la que, simplemente, decidiremos si seguir el arcén de la antigua N-VI, sin mucho tráfico pero de nulo atractivo, o si preferimos caminar o pedalear por un encantador camino que, tras pasar junto al área recreativa de Baamonde, sigue al borde del río Parga por la orilla opuesta; el único inconveniente, que son 1.300 m más.

4. Variante de Parga hasta As Cruces

Aquí muchos peregrinos se vuelven locos, pues en la aldea de As Penas se encuentran dos mojones, y un cartel de madera explicativo, que informan sobre la distancia a Compostela: 95,383 por Miraz, 86,497 por Parga y As Cruces. Es conveniente recordar que la traza antigua, con fin de etapa habitual en Miraz o Sobrado dos Monxes –gran monasterio cisterciense de imprescindible visita-, aunque más larga tiene varios albergues, incluso intermedios en Carballedo, A Lagúa y A Roxica. Por contra, en la nueva variante, que además coincide en largos tramos con una carretera, sólo es posible alojarse en las pensiones de A Pobra de Parga, ligeramente apartada del Camino.

La anterior circunstancia ha obligado al Xacobeo a señalizar un enlace entre As Cruces y Sobrado dos Monxes, pero alarga los 28/29 km desde Baamonde en 5 km más, con doble opción final para llegar a Sobrado. Quien no baje a Sobrado podrá proseguir hasta Boimil (13,5 km), donde la variante se une a la rama principal procedente de Sobrado, para proseguir ambas unidas hasta Boimorto, que dispone de albergues público y privado.

as-cruces-sobrado.jpg

Cartel explicativo de las variantes entre As Cruces y Sobrado dos Monxes
Cartel explicativo de las variantes entre As Cruces y Sobrado dos Monxes

5. De Boimorto a Lavacolla

No cabe duda de que esta elección está resultando ser la más complicada para los peregrinos. A la salida de Boimorto, la traza hasta ahora señalizada, que mayormente discurre sobre asfalto, se dirige a Arzúa vía Sendelle (10 km), por lo que la etapa lógica era de Sobrado a Arzúa (22 km). Si optamos por la nueva variante, directa a Lavacolla, hemos de saber que además de circular los 10 primeros km por una carretera provincial, y los 11 últimos por vías de servicio junto a la N-634, nos restan 41 km hasta Santiago, ¡casi ocho menos que por Arzúa y el Camino Francés!, pero  sin ningún servicio salvo un hotel a 16 km de Boimorto, incluyendo un desvio de 3 km hasta la N-634.

En resumen, tanto en esta última y complicada variante como en las anteriores, será conveniente estar bien informado antes de tomarlas, sopesando pros y contras: tranquilidad, belleza del paisaje, tipo de firme, servicios y, lo ponemos en último lugar por ser lo menos, en nuestra opinión, importante, la distancia.

Comentarios
Xixonés
En mayo de 2012, tras enviar una carta de protesta a la Dirección General del Cultura del Gobierno asturiano, por la falta de señalización entre Tapia y Ribadeo, me informaron muy atentamente sobre al Camino oficialmente reconocido: desde Tol debía dirigirme a As Campas, Vegadeo y Santiago de Abres, para continuar -ya en Galicia- por Trabada y Lourenzá (población, ésta, que ahora ha sido apartada de la ruta, que se dirige directamente a la muy bella Mondoñedo). Desde entonces, todos los años, he realizado este tramo abandonado, pintado flechas donde hacía falta y dormido en el polideportivo de Trabada (amablemente puesto a disposición del peregrino por el Ayuntamiento)..., pero este 2017 el olvidado tramo oficial ya ha vuelto a ser recorrido por varios centenares de personas, atraidos por la buena señalización (nuevos mojones), el desbroce de los tramos antes abandonados, y los albergues intermedios (el provisional de Vegadeo y el de A Trapa). Curiosamente, quienes durante estos años anteriores lucharon por divulgar la ruta histórica, hacerla más transitable y dotarla de un albergue intermedio (en Santiago de Abres) fueron apartados de la Asociación Asturgalaica. Ver en http://www.buscoenlaces.es/cosas_correos/historico.html