De Bragança a Verín por el Camino Zamorano Portugués

El peregrino portugués José Garrido (gracias) nos describe el recorrido que ha hecho a finales de 2017 entre Bragança y Verín por el Camino Zamorano Portugués. En Verín dicho camino confluye con la Vía de la Plata. Publicamos esta descripción sin apenas modificaciones.

castelo-braganca.jpg

Castelo de Bragança
Castelo de Bragança

Bragança - Vinhais

¡Ojo que en la ciudad no encontraremos ninguna flecha o indicación y al largo del día apenas veremos muy pocas flechas y un par de ellas indicando la dirección contraria!

Empezamos la jornada frente a la Sé (vieja catedral de Bragança) y seguimos de espaldas al castillo, por la Rua Almirante Reis hasta encontrar a Avenida João da Cruz, ancha y con muchos árboles. La primera intersección a la izquierda lleva a una glorieta junto a un centro comercial, pero antes tiramos por la derecha por la Rua da Estação. A nuestra derecha está la estación de autobuses y poco después tiramos por la izquierda por la Rua Alexandre Faria.

Hay que mantener esta dirección NNE cruzando una avenida ancha (rotonda) y siguiendo recto por la calle que ahora se llama Rua da Nogueira. Estamos en un alto en una moderna zona residencial de la ciudad. Manteniendo la dirección vemos un valle coronado al fondo por la autovía. Cogemos el camino que se aleja de la ciudad bajando rumbo al valle. El camino no está pavimentado y baja hasta al fondo del valle antes de empezar a subir, un poco para la izquierda para cruzar la autovía (puente). Del otro lado de la autovía ya tenemos un bello panorama de la ciudad de Bragança. El camino sigue subiendo. Hasta encontrar la carretera 503 que seguiremos un rato.

Tras un par de kilómetros encontramos a la izquierda el cruce para Lagomar que será nuestra nueva dirección. Fuente en Lagomar. Después de Lagomar el camino sigue en la dirección (O) poniente por entre algunos bosques de castaños y campos de cultivo hasta encontrar la carretera  103. Vamos por la derecha, para abajo algunos cientos de metros. Después de un cruce con una carretera a la derecha que ignoramos cogemos un camino que sube a la izquierda para el monte. Antes del cruce a Gondesende y al camping. Tras unos cientos de metros hay un cruce de caminos en el monte y encontramos la que puede que sea la primera flecha de la jornada. Luego encontramos el pequeño pueblo de Castrelos y el camino toma la dirección del valle (río) viendo a lo lejos las curvas que hace la nacional 103. Cruzamos el río Baceiro junto a una casa con unas pinturas de caza y un molino. Hay también indicación del camino de Santiago.

El camino pasa frente a la casa y sigue a la derecha y para arriba en dirección a la carretera 103 que hay que cruzar y seguir subiendo antes de retomar el descenso rumbo al pueblo de Soeira (fuente y bar). Tras Soeira bajamos rumbo al río que cruzamos junto a una playa fluvial y bar (en temporada). Del otro lado seguimos el río por un bonito valle y bosque de castaños. Atención que tras cruzar el río hay varias opciones (caminos). Primero (que sube empinado a la derecha), segundo que sube más despacio y tercero que sigue el río (más bonito, pero quizás con demasiado mato que dificulta seguirlo). Al final, de una manera u otra los tres se encontrarán, pasando al valle siguiente y encontrando la carretera nacional 103.

Dejamos la carretera por la izquierda y cruzamos el pueblo de Vilaverde, fuente a la entrada y bar. Al final del pueblo hay un espacio para meriendas junto a un pequeño santuario. La nacional 103 está al lado. Tras unos 100 metros cogemos la carretera a la derecha dejando la 103 y, de nuevo, a la izquierda (camino por entre campos cultivados). Quedan ahora muy pocos kilometros para Vinhais (todos los servicios)donde entramos por la N103.

Es posible dormir en el cuartel de bomberos (en la misma 103, pasado el pequeño centro). Los bomberos de Vinhais son una gente muy entrañable y en el cuartel habilitaran una habitación con una docena de camas y baños (donativo - que te dirán que no es necesario, ¡pero* si lo es, y mucho!).

Cultura en Bragança

Castillo con su amplia ciudadela y un panorama sin competencia en la región. Domus Municipalis: curioso edificio civil románico (siglo XII). Tiene forma pentagonal y cubre una cisterna. El fin original queda punto de discusión. Domus porque más recientemente fue la sede del concejo. Está junto al castillo. Museu Ibérico da Máscara e do Traje: El Museo Ibérico de la Máscara y del Traje, en la calle principal de la Ciudadela, presenta una colección muy interesante de trajes y máscaras tradicionales de Bragança y de Zamora. Taberna o Batoque: comida tradicional. Casi solo setas y castañas. En la calle Batoques cerca del río. Pastelaria Domus: pastelería tradicional en la Rua Alexandre Herculano. Catedral de Bragança: la primera catedral construida e inaugurada en Portugal en el siglo XXI.

Cultura en Vinhais

Es un largo y antiguo concejo hoy con reducida población. Es el principal productor de castaña en Portugal y famoso por la cantidad y calidad de los embutidos que se producen. La pequeña ciudad es así mismo entrañable con su castillo y ciudadela. Centro Cultural Solar dos Condes de Vinhais. Pastelería: O Docinho, muy cerca del Cuartel de Bomberos en la misma calle. Restaurante: Vasco da Gama, cerca del ayuntamiento. Castizo. Gran calidad y atención Chegodromo: espacio permanente habilitado para las tradicionales ‘chegas’ luchas con toros.

puente-rio-tuela.jpg

Puente sobre el río Tuela
Puente sobre el río Tuela

Vinhais - Edral

¡Traer todo lo que te haga falta para dos etapas! Cuando salgas de Vinhais puede que pasen más de 30 kilómetros sin apenas encontrar algo para comer.

Saliendo del cuartel de bomberos (siempre en la misma 103) bajamos de espaldas al centro de Vinhais. Un poco más abajo, en la bifurcación, tiramos por la derecha (sigue siendo la EN103) subiendo un poco. Llegamos a la salida de Vinhais. Después de la placa de término de la ciudad, a la izquierda, bajando paralelo a la carretera sigue el camino. ¡Está una de las muy pocas flechas que encontraremos en la jornada! Pronto nos encontramos en un bosque. Hay mucho mato y a veces es difícil saber por dónde sigue el camino ...!...

Nos damos cuenta que estamos salvando un par de curvas muy anchas que hace la carretera. La dirección general es el poniente y a ratos un poquito hacia la derecha (ONO). El camino estrecha anunciando la proximidad de un pueblo. Primero encontramos la valla de una carpintería y pronto una carretera municipal. Seguimos a la izquierda en la carretera. Estamos en Soutelo donde hay una fuente y un bar. En el segundo cruce cogemos por la izquierda. La carretera baja suavemente en una curva larga y adivinamos a lo lejos abajo en la valle el próximo pueblo. Más lejos aún. En el horizonte avistamos las cimas (a una cota superior a la nuestra) por donde caminaremos después. La carretera hace una curva pronunciada como si volveremos al mismo punto pero más abajo. Hay un gran café a la entrada del pueblo pero estaba cerrado por temporada y con pinta de no volver a abrir. Seguimos por la misma calle bajando siempre rumbo al casco viejo del pueblo de Sobreiro de Baixo. Hay una fuente.

Tan pronto cuanto cruzamos las casas la carretera se empina brutalmente y parece querer llevarte hasta el cielo sin paradas. Por fin avistas otra carretera con la que nuestra carretera de acceso al pueblo. Seguimos un rato por la carretera y en la bifurcación cogemos por la izquierda e inmediatamente por la derecha, por un sendero que sube abandonando la carretera. El sendero permite salvar un monte y la curva larga que hace la carretera. Pronto la volvemos a ver. Bajamos hacia la carretera y cruzamos antes de la próxima bifurcación (carretera local de acceso al pueblo de Candendo) por donde seguimos. Pasamos en frente del cementerio y en seguida el pueblo de Aboa. Iglesia en el centro dentro de un pequeño jardín y fuente. Tras cruzar el pueblo el camino sigue más o menos recto y bajando muy despacio hasta la entrada del pueblo de Candedo. La carretera tiene una bifurcación a la entrada. Ambas llevan al mismo punto. En el pueblo hay un bar y un pequeño punto de abastecimiento. A la entrada del pueblo hay un amplio santuario con su espacio para la romería que hacen en verano.

Hay que coger el camino que empieza por detrás del santuario hacia el cementerio. Mucho polvo o mucho barro según la temporada… el camino comienza manteniendo la dirección poniente y bajando, a ratos bien empinado. Vemos el otro lado de un valle profundo con el rio Rabaçal que hay que cruzar por el puente romano. Ojo que hay que bajar hasta el río Rabazal, pero el puente está un poco para arriba (derecha/norte). Es una buena idea descansar un rato junto al río a refrescar (acceso antes del puente a la derecha) que la subida hasta las cimas que hay que emprender tras cruzar el puente va a ser cruel y sin piedad.

¡No hay flechas! Importante entender que la dirección no es el pueblo que avistamos cuando bajábamos, justo por encima del puente sino otro, escondido más para la izquierda, siguiendo el curso del río y casi frente al santuario donde venimos. Así que, siempre para arriba y algunas veces a la izquierda. ¡No hay flechas! Hay uno u otro montículo de piedras que te enseñan el camino. Ojo que se te equivocas y tiras hacia el otro pueblo tendrás que volver a bajar y subir otro valle fatal.

Justo cuando desesperas de llegar a algún sitio, te das cuenta que el pueblo de Edral ya está ahí. Muchos manzanos, la escuela y correos, una fuente y encuentras la calle principal del pueblo. Hay que seguir por la izquierda y pronto encuentras a la derecha el Centro de Día. En el Centro de Día te regalan una acogida entrañable. El personal y los ancianos te acogen con simpatía. No hay camas. Tendrás que dormir en tu saco. Te cobran diez euros y puedes almorzar, y cenar. Además hay merienda. En el pueblo, hay un bar donde puedes comprar algunas cosas y a veces comer si lo encargas con antelación.

Ojo que la etapa fue corta (si bien que durita), pero mañana no encontrarás ni de comer ni dormir hasta Soutochao, a 13 km, en Galicia.

Edral - Verín

Saliendo del Centro de Día de Edral, retroceder 100 metros (a la izquierda) en la calle principal. Coger el segundo cruce por la izquierda. Hay una flecha, no del Camino, pero da igual, es la buena dirección. El camino baja un poco siguiendo un valle con pasto. Al fondo, para arriba, hay un pueblo, Ferreiros. El camino termina en la carretera de acceso a Ferreiros. No hace falta que subas al pueblo que la etapa es larga. Tiras por la carretera y al rato encuentras una bifurcación a la derecha que baja (mucho!) hacia el pueblo de Sandim. Encontrarás alguna información sobre algún alojamiento en el pueblo. Si lo hubo (hablan de una vieja escuela) ya no lo hay. Tampoco hay bar, solo fuente. Dejas la carretera de acceso y tiras por las calles del pueblo siempre bajando. Dejas el pueblo a sabiendas que estás siguiendo el curso de un río. Pronto lo ves y lo sigues hasta un puente con sitio para meriendas y acampada. Es la playa fluvial de Segirei y acabamos de dejar el distrito de Bragança para entrar en el de Vila Real (concejo de Chaves).

Cruzamos el puente y seguimos las flechas de un sendero turístico local. Luego encontramos el pueblo de Segirei. No hay bar. Hay una fuente. Dentro del pueblo hay que seguir las indicaciones del sendero llamado de Los Contrabandistas, que al final de una calle cruza un barranco y comienza a subir hacia la cascada. Dejado el pueblo, a la mitad de la subida, se puede ver anidadas en un alto, algunas casas y banderas. Mientras tanto encuentras un mojón de piedra con la letra 'P' y luego te das cuenta que en la otra cara ponen una 'E'. Pues sí. Acabas de dejar Portugal y estás en Galicia.

El sendero sube hasta unas piedras grandes donde hay un merendero y unas vallas metálicas que te permiten fantásticas vistas de la Fervenza da Cidadella. Hay que seguir por el sendero del contrabando que se adentra en un bonito bosque con varios puentes de madera y mesas al lado del río. Cuando termina la zona de meriendas vuelves a la carretera y pronto encuentras una bifurcación. Hay que tirar a la izquierda, para arriba, en la OU-310 rumbo a Soutochao. Un poco antes de la bifurcación 'oficial' encontrarás a la izquierda un camino de acceso al pueblo. En Sotochao hay bar y donde comprar algunas cosas. También una fábrica de pan y bollos. Han habilitado un espacio muy sencillo, donde en su tiempo la gente iba a ver a la televisión, como refugio. Hay que preguntar en el pueblo quien tiene la llave.

Justo antes y también después el Camino fue invadido por mucho mato. Vale la pena preguntar cómo está y elegir el camino o la carretera. La carretera hace una curva muy larga y pasa al lado de Lamasdeite. El camino, poco antes, hace una curva a la izquierda y cruza el pequeño pueblo. A la salida, vuelve a la carretera y apenas caminar algunos metros sale por la izquierda, tirando por el monte y salvando así una curva más.

El camino hace un recorrido por el borde de un valle sin apenas subir o bajar. Pronto encuentras la carretera junto a un cruce y después de cruzar vuelves al camino que baja por la izquierda. Hay flechas! De nuevo siguiendo un valle entre pastos. Cruzamos una línea de agua y comenzamos a bajar viendo a ratos la carretera que hace un recorrido más largo. Pronto encontramos la carretera que hay que cruzar y seguir en el camino del otro lado. Estamos casi en Vilardevos, sede del concejo que hemos estado cruzando y donde encontraremos todos los servicios y también donde dormir (hospedaje Toñito).

Ahora, ya no queda tanto. Hay flechas que con facilidad te enseñan el camino hasta cruzar la A-52 a la entrada de Verín. A cada rato dejas la carretera para tirar un poco por el monte y luego vuelves a la carretera. Tras un kilómetro de carretera a la salida de Vilardevos el camino deja la carretera por la derecha cerca de la ermita de San Roque. Enseguida a la izquierda para Santa Maria de Traseirexa cruzando de nuevo la carretera para el pueblo de Traseirexa. Un kilómetro por la carretera hasta el p.k. 9 y el camino sigue por la derecha para Val do Porco, O Hospital, A Bemposta y cruza la carretera (OU-310) para hacer un largo recorrido por el monte (no más largo todavía que lo que hace la carretera) para reencontrarla sobre la autopista A-52.

Te da la impresión que estás a punto de llegar pero Verín es largo y parece que te han puesto justo de cara por el lado más largo. Hay que bajar por la carretera, junto al p.k. 3, coger a la derecha por unas escaleras para salvar una curva larga de la carretera y pronto dejarla por la derecha para cruzar el caserío de Abedes. El camino entra en Verín junto al balneario de Sousas y enseguida, todo recto, cruza Verín (todos los servicios) hasta el puente sobre el río (sigue siendo la OU-310)! Unos 100 metros tras el puente encontramos en la bifurcación, a la izquierda, cara a una pequeña Iglesia de San Lázaro, el Albergue de Peregrinos de Verín, Casa do Escudo, oficial.

verin.jpg

Castillo de Monterei, Verín (variante)
Castillo de Monterei, Verín (variante)
Comentarios