La serie «3 Caminos»… ¿tan mala es?

Vengo siguiendo con mucho interés las reacciones que, en los grupos y foros del Camino, se están manifestando en relación con la ya famosa serie de Amazon, 3 Caminos, en general bastante negativas; digamos, a bote pronto, de un 75% no me gusta frente a un 25% me gusta. A ellas se suma la crítica profesional, volcada por quienes hablan de películas y series. Acaba de ser estrenada y ya hay cientos, por lo que entiendo que, al menos, indiferencia no ha provocado, sino más bien desencanto, enojo y hasta indignación. Las posiciones son mayoritariamente maximalistas: negro o blanco, 1 o 10 en Film Affinity, son los tiempos que corren…

tres-caminos-pombo-2.jpg

Los cinco protagonistas de la serie «3 Caminos»
Los cinco protagonistas de la serie «3 Caminos»

Desde luego no es mi ánimo enmendar la plana al artículo de Míriam, que considero muy oportuno, y con el que concuerdo en ciertos aspectos, pero después de verme la primera temporada completa, esto es, los ocho primeros capítulos poseído a la vez por el espíritu Carlos Boyero, Risto Mejide y Cruella de Vil, más allá de las emociones traslado mi propio comentario no tanto sobre la serie, sino a propósito de las críticas.

Para comenzar, sobre todo en función de las apasionadas opiniones que he leído, entiendo que hay muchas personas, peregrinos de los pies a la cabeza, que aman profundamente el Camino, y que de algún modo estiman que esta serie tergiversa su realidad física e inmaterial, transgrede sus valores y hasta profana su espiritualidad, lo que en cierto modo constituye un vilipendio para quienes lo han recorrido y vivido, todo un agravio que debe de ser denunciado y combatido con energía.

En este caso, y aún a riesgo de que se me critique, me siento como Pilatos, y no tanto por lavarme las manos en el juicio, sino porque no veo la tan evidente culpa que se atribuye al reo. Puedo coincidir en que el guion no ha sido, precisamente, escrito por Billy Wilder, que las historias, pese a la profundidad aparente de los dramas personales planteados, rezuman bastante superficialidad, y por supuesto en que hay gazapos que, por cierto, también aparecen en los clásicos del cine (recuerdo, al respecto, una crítica demoledora a la película El nombre de la Rosa elaborada por un catedrático de arte medieval, y eso que su asesor era el prestigioso medievalista Jacques Le Goff). Por ejemplo, entrar al Obradoiro desde el oeste es una licencia artística para admirar de golpe la fachada mayor de la catedral, carece de trascendencia.

A propósito de quienes han destripado con inusitada saña 3 Caminos, algunos con vehemencia más propia de conversos, me gustaría traer a colación un refrán que resulta muy explícito, aquel que dice que Cada uno habla de la feria según le va en ella. O sea, que solemos hablar de las cosas en función de nuestra experiencia y conocimiento, algo, por otra parte, muy humano. De este modo, en el caso de una producción sobre el Camino, deseamos que el relato encaje en lo que nosotros hemos vivido.

Tal reacción es percibida con nitidez en los comentarios, más o menos desaforados y contundentes, de muchos de los que han escrito, también en Gronze, y que por lo común pivotan en torno a una idea: la acusación de falsedad. Para demostrarlo se manejan ideas como: -Yo he hecho el Camino, una o varias veces —argumento de autoridad—, y nunca he visto nada de lo que aparece en la serie, esos supuestos peregrinos que no salen de los resorts, esas fiestas y conciertos, esas indumentarias sin quechuas, esa falta de sudor, ampollas, cansancio, y sin ¡Buen Camino! a diestro y siniestro.

Pero que uno no lo haya visto, o no lo haya podido o querido ver, no quiere decir que no exista. ¿Acaso no hay peregrinos que se alojan en ese tipo de alojamientos de mayor precio, sean casas rurales, sean hoteles vip? Por supuesto que sí, muchos más de los que algunos podrían imaginar, con o sin la mediación de agencias de viajes más o menos especializadas.

Cuando se forman grupos con fuertes vínculos de afinidad personal, no resulta nada extraño que, en ocasiones para no estar sometidos a los horarios de los albergues y gozar de mayor libertad, se deserte si se puede de ellos e incluso que entre varios se alquile un apartamento, la oferta es inmensa, con su cocina, salón, habitaciones privadas…

En cuanto a las fiestuquis, quien las niegue en el Camino es que no sabe realmente lo que se mueve en él, y no solo, cuidado, entre la gente joven. He conocido en persona muchas situaciones festivas similares a las que se describen en la serie, y no solo en casas rurales o apartamentos para ganar en intimidad, sino en los propios albergues, pues no todos tienen ese control férreo de horarios, e incluso hay alguno en el que los propios hospitaleros son los promotores de la jarana, y el prendimiento de la chispa se incrementa por la venta de alcohol, pingüe fuente de ingresos.

Y que tras 20 km de caminata, como dice algún ingenuo comentarista, es una quimera que aún se pueda tener ganas de fiesta o de sexo, simplemente me parto. A algunos el ejercicio físico, lejos de depositarlos en la litera agotados y derrotados, los sobre estimula, y en el Camino se superan muchos límites de resistencia, ya que en ocasiones genera un estado de euforia y, como dirían los sureños, de extraordinario poderío.

¿Ropa inapropiada? Pues aseguro que en el Camino he visto de todo: a peregrinos con pantalones vaqueros, también cortos y ajustados entre adolescentes y tardo adolescentes que van a lo que van, con pellizas de borrego, modelitos de pasarela y hasta con chaqueta de calle, hay de todo en la viña del señor, y en la serie tampoco ha sido desmesurado, pues nadie aparece vestido con ropa de Ágata Ruíz de la Prada.

En realidad hay muchos caminos, casi uno por cada persona, y están ahí por mucho que queramos negar la mayor.

tres-caminos-pombo.jpg

Fotograma del tramo riojano
Fotograma del tramo riojano

Dado que todo lo malo ya ha sido comentado con lujo de detalles, me gustaría detenerme en lo bueno. Recordemos en primer lugar que con The Way (la estructura de una película, más sintética y redonda por la duración, difiere de la intrínseca de las series), también hubo campaña de ataques a Emilio Estévez, su director, y las brigadas de la moderna Inquisición jacobea, hiper activas en las redes por creerse en posesión de la verdad, lo crucificaron por sus meteduras de pata, improcedente folclorismo, topicazos a go go, planteamientos simplistas o chabacanos y, en suma, manifiesto desconocimiento de la «realidad del Camino», exactamente lo mismo que ahora.

Sin embargo, The Way estaba escrito y concebido para un mercado que no era el nuestro (EE.UU. y el mundo anglosajón), y su historia era profunda, no leve, y versaba sobre la reflexión personal y el cambio de vida a través del aprendizaje, y sobre la demolición de los prejuicios y estereotipos a propósito de la peregrinación. 3 Caminos, sin ser una obra de arte, en esto estamos de acuerdo, plantea una aproximación respetuosa y en consonancia con algunos de los «valores» del Camino, y sus protagonistas no son consumidores de humo ni, atención, de los 100 últimos kilómetros a toda prisa (55% en la estadística), sino personas con sus problemas que buscan algo, y que durante la marcha ponen en tela de juicio su existencia.

La alambicada historia de los cinco peregrinos amigos, ya que en el formato de la serie todo se estira como el chicle, a veces hasta la extenuación, en cierto modo ha pretendido tomar el relevo de The Way al plantear como eje discursivo la capacidad transformadora que tiene el Camino, pero no desde una experiencia única, sino a través del tiempo (pronto trataremos aquí, precisamente, la cuestión de los «repetidores»). Surgen así consideraciones, explícitas o implícitas, sobre el determinismo de la personalidad, el fracaso profesional, el dolor, la muerte, la espiritualidad (quizá lo menos considerado, acaso porque a los patrocinadores les importa un bledo este aspecto) y, sobre todo, sobre el valor de la amistad para sobrellevar los palos morrocotudos que nos da la vida.

Es cierto que el Camino, por momentos, tan solo es un escenario para relatar una historia que podría ocurrir en cualquier lugar, y que capítulo a capítulo tenemos la sensación de acabarnos sumergiendo en una telenovela o culebrón sudamericano o, ahora habría que decir, turco, todos herederos de los folletones decimonónicos que en el pasado causaban furor y eran repartidos, como ahora ocurre con las interminables y cansinas series, por entregas.

En cuanto a la crítica profesional, cocinada en ese nuevo mundo de los fagocitadores de series que el Covid ha hecho medrar en grado sumo, el argumentario descalificador es el siguiente: liviana, lenta, vacua, anodina, soporífera, va de más a menos, no engancha, se queda en la postal turística y en el spot dirigido a satisfacer a los patrocinadores, cae en el buenismo y lo lacrimógeno,…; tan solo salvan cuestiones técnicas como la fotografía, los planos y alguna interpretación.

A los «seriófilos» no les podemos hablar del Camino, porque casi todos lo desconocen, y por lo tanto al ver 3 Caminos no conectan, a través de las imágenes y los personajes, con evocaciones entrañables. Es por ello que, quizá, tengan razón si su análisis se basa estrictamente en criterios cinematográficos, ya que la serie se limita a cubrir el expediente sin genialidad, y sin sacarle partido a un relato que podría dar bastante más de sí.

Para concluir, me ha extrañado sobremanera como hemos normalizado, pese a que de los cinco protagonistas tres hablan lenguas latinas, que el inglés deba ser, sin reparos, la lengua franca del Camino. Me recuerda aquel chiste de una sala llena de público, en la que destaca sobremanera la presencia de un oriental con cara de despistado, y entonces el conferenciante dice: por respeto a las minorías voy a dar la charla en inglés. Posiblemente todo responde a una derrota inconsciente de nuestra cultura en aras de un pragmatismo que, en realidad, oculta la colonización impuesta por el Mercado. Y hemos de reconocer que dominar el inglés (atención, digo dominar, no manejarse más o menos para poder comunicarse), es una herramienta que le abre a nuestros jóvenes muchas más puertas que la Cultura, y la prueba está en los bajísimos índices de paro de la «generación más preparada y viajada de la historia».

¿Alguien se imagina grabar en Francia una película sobre el Camino, o sobre el vino de Burdeos, en la que todos los franceses, incluidos pastores y camioneros, dialogasen en perfecto inglés? Es probable que el virus ya esté inoculado en nosotros, pues ahora cada vez que se comenta una serie o película, se haga o no en streaming, y aunque no sea policiaca, haya que jurar a priori que no se va a hacer spoiler. Al respecto de esto último, por lo visto, si «adelantamos acontecimientos» (hermosa expresión) y decimos que dos de los peregrinos se casan, o que otro se muere de ELA, ya nos hemos cargado la serie del mismo modo que si anunciáramos que el Titanic se va a hundir o, si vas a visitar el Louvre, que la Gioconda sonríe.

Acaso no todo en este mundo pasa por la sorpresa continua y el entretenimiento pueril que nos ofrece, y ya no solo como consuelo, sino más bien como plan de vida (recomiendo la lectura de Happycracia, de Eva Illouz y Edgar Cabanas), el sistema.

Periodista especializado en el Camino de Santiago e historiador

Comentarios
David Rod
Imagen de David Rod
Mala no peor. Historias personales ultra rocambolescas y noña hasta decir basta. Es aburrida y sosa, una autentica perdida de tiempo, no pude acabarla de lo mala que es.
EngelAbel
Imagen de EngelAbel
Pues qué decir... : otro clavado desde el tercer trampolín ! Gran articulazo !
ArnoHoogsteder
Imagen de ArnoHoogsteder
He visto la serie, no me ha gustado, pero el Sr. Pombo tiene su punto. Todos hemos vivido el camino de una manera distinta y los protagonistas de la serie lo "viven" a su manera tambien.
Angel Jose Greg...
Imagen de Angel Jose Gregorio Urgel
Vaya Don Poncio !! Aunque no ha querido enmendar la plana al artículo de Miriam, ni lavarse las manos, ni ver culpa alguna en el reo, no ha tenido el menor reparo en dar estopa a aquellos que NO nos ha gustado la serie y hemos opinado, criticado, destripado con ensañamiento, con vehemencia propia de conversos. Poco menos que inquisidores. O sin el poco menos. Y si, cada uno habla de su propia experiencia, de cual si no ? La mía se limita a caminar en mayo/junio o septiembre/octubre/noviembre. Y se lo que quiero del Camino, lo que busco, lo que me ofrece. Y cuanto me gusta. Y no se parece en nada a lo visto en la serie. Por eso no nos ha gustado a tantos. Ni siquiera a usted, aunque lo reconozca a regañadientes. En fin, mejor no opinar la próxima vez...
VGUERRACARCIA
Imagen de VGUERRACARCIA
Bueno, a Toro pasado todo el mundo lo hace bien, lo bueno habría sido leer al bueno de Pombo hablar del tema, y es curioso porque Pombo habla de críticas, yo he esperado bastante y no he visto a nadie mojarse, tal vez porque los dineros vienen de donde vienen, y es mejor dar la callada por respuesta. Creo que es una serie que no busca empatar con el publico español del Camino, al menos con los que lo hace, sino buscar otros perfiles, y otros publicos y otras naciones donde vender el producto del Camino, y no se quedará solo en ese, sino que vendrá acompañado de más puestas en escena. el resto creo que ya lo expuse en el pots http://www.veredadeheterodoxos.net/2021/02/la-serie-3-caminos-o-el-camino-como.html que evidentemente no le debe nada a nadie, si se debe a nadie. Un TAF
lt56ny
Imagen de lt56ny
I have read this story through a translator but I know I have gotten the meaning. The author is not wrong in that there are "pilgrims" who stay in first class accommodations and have their bags shipped etc. etc. etc. I know it is a television show that just uses the Camino as a backdrop and not a very good one. I know that movies/tv shows have to take liberties to make a story interesting. How interesting would a movie be of watching someone walks silently on the Meseta for one hour? My two probems were number one with their lack of any attention to detail whatsoever. Their clothes were never dirty, their shoes always looked like they just walked out of a central commercial, did they ship their luggage or did they carry them. Because they had so many changes of clothing they could have never put them in a 200Liter backpack. Also could they have at least buckled their waist belts? My second criticism, which is far more important is that the stories were boring, the acting was at best average, the script was bland and if it wasn't for the scenery and the shots of them walking through towns and villages that held wonderful memories for me, i would have turned off the program because it was just flat out awful. I am sure there was criticism of The Way also. There will always be criticism of people, places and things that one holds sacred and dear to their hearts. There is just no defense for this truly poor production.
Angel Jose Greg...
Imagen de Angel Jose Gregorio Urgel
Totally agree ¡¡
Mora
Imagen de Mora
En una entrevista a Alex González decía: "No se ha pretendido hacer un documental del Camino, para esto hay un montón y muy buenos en YouTube..." A mí, me ha gustado como serie novelada que se desarrolla en el camino, lo que, además, me ha permitido mientras la veía jugar con mi mujer a adivinar por donde estaban los protagonistas. Es, para nosotros, entretenida, cosa que creo que pretendían en su realización.
manolovillarin
Imagen de manolovillarin
Buen articulo sr. Pombo, claro que no es exactamente el camino; pero es una ficción verosímil y yo personalmente si tuviera su edad y surgiera la oportunidad actuaría de forma parecida, tan solo como mantienen esa amistad a lo largo de los años y el dramatismo del que padece ébola (se me humedecieron los ojos) para mi son suficientes y en cuanto al patrocinio, hay algo en este tiempo que tenga un coste y que no busque una contraprestación económica. También entiendo que guste o no, como todo en esta vida.
César Antón Pascual
Imagen de César Antón Pascual
Pues a mi me gusta más el articulo que la serie. Entiendo que es una serie no un relato fidedigno de la experiencia del camino. Muchas gracias.
Anónimo
Imagen de Anónimo
.
Sergio BH
Imagen de Sergio BH
Buenas, A mi me ha parecido una verdadera basura. No hay por donde pillar esta serie. Horrible.