Entrevistamos a Sinín, dueño del peculiar Bar Elvis (Reliegos)

Curioso lugar este Reliegos. No es un fin de etapa clásico, pero dispone de una porrada de albergues (seis, para ser más exactos, con más de 150 plazas, casi nada) y unos cuantos bares, uno de los cuales se ha convertido en emblema del Camino, de los pocos que las guías señalan como “imprescindible”, vamos, que “no te lo puedes perder”.

bar-elvis-reliegos-1.jpg

Fachada del Bar Elvis, un referente en el Camino Francés
Fachada del Bar Elvis, un referente en el Camino Francés

Entrando en el pueblo no hay pérdida, te toparás con él de frente, y salvo que estés absorto por haber abierto la espita del zen a través del Páramo, no podrás resistirte a su frontal: una fachada azulona, pintura sobre el adobe, con grandes ojos pintados en las ventanas tapiadas y un sinfín de elementos que han ido aportando el personal de la casa y peregrinos más o menos artistas. El titulo doble: Bar La Torre, el originario, suplantado en el imaginario colectivo por Bar de Elvis, el que ha triunfado.

El interior es un horror vacui de libro: prácticamente no queda ni un rincón sin decorar con escritos de todo género (pensamientos, frases más o menos manidas de agradecimiento y alegría fugaz, recuerdos), dibujos y caricaturas de calidad diversa, ropa que los peregrinos han dejado en prenda permanente y a veces dedicada, camisetas y bufandas deportivas de tifosi posiblemente desencantados, repertorio patriótico de banderas (la más grande, de Bretaña), un retrato del Ché, fotos de colegas del Camino que ya han hecho historia como Tomás de Manjarín, Marcelino de Logroño, Jato del Ave Fénix…, postales enviadas de lugares remotos y pintorescos, en fin un museo un tanto kitch pero que refleja como pocos sitios la confraternización de la peña, y que nos transmite eso que todos buscan con denuedo, término mágico y huidizo en el Camino: la autenticidad.

Desde luego no se nos ocurren otros muchos bares del Camino Francés con tanta personalidad, acaso el Cow Boy del Ganso, que refleja más el mundo de su propietario, o la Casa Verde de Salceda, que tras muchos años con Sonia al frente ha cambiado de gestión, todo pasa y todo queda…

En cualquier caso, el contenedor y su decorado de nada valdrían si no hubiese alma tras la barra, y en este caso está la de Sinín (Eusignio para nadie), que llena los metros cúbicos de local más que todo lo hasta ahora citado.

Once años en la brecha, que no es poco para un bar en el que se derrocha tanta pasión (esa, supongo que virtud, que los peregrinos orientales valoran tanto de nosotros, los hispanos) y que siempre resulta trepidante por lo que suena.

La banda sonora es permanente, ¿aquí no se trabaja sin música?, ¿lo de Elvis por el rock&roll, supongo?

Que va, aquí suena de todo (saca un usb de la caja), es como un bar musical, mi sobrina dice “un bar especial”,… también tenemos flamenco, salsa, lo que se tercie…

bar-elvis-reliegos-2.jpg

Sinín en la barra, genio y figura
Sinín en la barra, genio y figura

¡Lo de escribir o pintar en la pared lo veo imposible, no queda ni un hueco virgen!

Sí hombre, buscando aún se encuentran, y si no se borra algo y se pinta encima, por eso no hay problema.

Parece que aquí, como dicen los andaluces, hay mucho arte (en las paredes). ¿Te quedas con algo en particular?

Pues mira, las caricaturas y retratos que ha hecho Sergio Buentello, que además me metió en un libro que publicó del Camino.

Creo que ayer viernes, a juzgar como está el sabato sera, aún sin recoger, hubo fiesta…

Buf, ni te cuento, toda la noche, nuestra especialidad son los cócteles, jaja, y aquí tenemos horas para los peregrinos y horas vip para los del pueblo. Y esta mañana aún estábamos de celebración, los segundos, y llegan los primeros, un grupo de coreanos, a las 5,30 y a las 6 o’clock pidiendo un Colacao con galletas, no te digo a donde los mandé.

Fama merecida, desde luego, pero el efecto The Way ha ayudado algo, ¿no?

Ni te cuento, el 2 de noviembre de 2010, domingo, con la gente del pueblo en la misa y eso, y de improviso llegan dos furgonetas cargadas hasta arriba, y aparecen unas actrices que te cagas, y el Martin Sheen, un pequeñajo, y el Emilio Estévez, y todos a ponerse sus mochilitas de cartón, a montar un cambalache de cámaras y más cámaras grabando, un montón de gente…, y tanto follón total para cinco segundos, contados, que salieron en la película. Ya me dirás… Yo ni he visto la película, aunque está puesta ahí en un video permanentemente, para los peregrinos, pero no tengo paciencia para tragármela una hora y pico.

Entonces se puede decir que los peregrinos son tu vida. ¿Cómo ves la evolución de la gente que hace el Camino Francés?

Antes eran “peregrinos”, ahora es “gandalla”, sobre todo en julio y agosto. Mi padre siempre decía que “el Camino comerá al Camino”, y mira que yo pensaba y repensaba qué quería decir el viejo con aquello, sin verle mucho sentido. Pero mira, ahora lo entendí perfectamente: ahí están todos los intereses, los ayuntamientos, las agencias, el turismo,… yo que sé, y así nos va.

Por ejemplo, dada la movida que hay ahora, he dejado de preparar aquel super menú que les ponía con los platos a rebosar; las comilonas están ahora reservadas solo para los amigos cuando vienen y avisan, por ejemplo el Álvaro Lazaga, que es uno de los que no fallan. Para el día a día combinados, raciones, bocatas, y van que chutan.

Los peregrinos van a peor, son sobre todo turistas.

¿Y no te largas al Camino para desconectar?

El último que hice fue en 2010, con una barba larga, pero aun así me reconocían, ¡el Elvis!, me decían, me acosaban sobre todo los alemanes, que se fijan muy bien en las caras.

Con ganas de seguir en la brecha, ¿o mejor decimos trinchera?

Sí hombre, mientras el cuerpo aguante. Y además, los sitios funcionan en relación con la energía del dueño. Pero a lo mejor un día de estos me largo.

Periodista especializado en el Camino de Santiago e historiador

Comentarios
Felix Gorgojo Calvo
Imagen de Felix Gorgojo Calvo
a medida que leia el articulo mas asombrado me quedaba,y asi como las setas proliferan en el otoño,asi a crecido el excentrismo en los margenes del camino,me causa extupor que si tienes un negocio al cual le has dado un estilo propio columbiandote en su multiculturalidad y te atribullas cierto misticismo,que nos digas que vienen unos Coreanos a desayunar pronto ,como sabras tienen otro horario he visto protestas porque a las 5 de la MAñana empiezan a empacar sus cosas ,luces y tal,a lo que iba que nos digas en un web de peregrinos que tu deseo fue mandarlos a tomar,,,viento,te comento estoy a punto de empezar desde algun lugar de Francia,y en el video que tienes con tu amigo Alvaro en el que comentan que venian de Francia,pues yo no les vi ,coincidi con ellos en Zubiri la primera vez y mi impresion es que menuda fantasia que arrastran algunas personas,hablando con Tomas de marjandin mas de lo mismo,empieza que si los templarios de Ponferrada son unos herejes,y le comento que a que orden religiosa pertenece ,porque los templarios eran monjes,fin del tema,,,hay otro en vega de valcarcel con mucha mitologia y espadas templarias es belga recaudando dinero para restaurar el castillo Serracin,menuda pelicula que se montan algunos en los margenes del camino!!!