Etapa 7: Vitoria/Gasteiz - La Puebla de Arganzón | Al Loro

Etapa corta y agradable en conjunto, en la que cabe destacar el progresivo ascenso al Portillo de San Miguel (200 metros de desnivel) y, sobre todo, la fuerte y pedregosa bajada posterior, que pondrá en serios aprietos a los ciclistas que no hayan tomado la carretera.

Los peregrinos que vayan a tomar el ramal de Santo Domingo de la Calzada sería perfecto que pudieran alargar un poco la etapa de hoy, para así acortar la dura etapa de mañana; sin embargo, la disposición de los alojamientos, a día de hoy, no favorece la empresa. Por otra parte, los peregrinos que vayan a tomar el ramal de Burgos, y estén en buena forma, pueden alargar la etapa hasta Miranda de Ebro: son 35,9 km.

Salimos de Vitoria por su barrio alto (no en el sentido geográfico); avenidas arboladas, nobles palacetes, suntuosas viviendas y elegantes edificios.

Hoy llegamos al Enclave de Treviño, un territorio que presenta una curiosa, aunque no excepcional, singularidad administrativa, puesto que está en el interior de la provincia de Álava pero pertenece a la provincia de Burgos. Está formado por dos municipios (y varias localidades): El Condado de Treviño y La Puebla de Arganzón.

El único servicio intermedio de la etapa es un bar-restaurante (abren a las 8) junto a la carretera N-102, 1,1 km antes de Gometxa; el camino pasa por detrás. Su propietario también fue peregrino.

Para comer de menú tenemos el bar-restaurante La Legua, a 200 metros del centro y a pie de la vacía nacional N-I.

La joya cultural de la etapa la encontramos a la salida de Vitoria: La basílica de San Prudencio de Armentia, una de las más extraordinarias construcciones románicas de la provincia de Álava.

Es un pueblo apacible y agradable: destaca su enorme iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con un gran retablo en el Altar Mayor.