Etapa 5: Zegama - Salvatierra/Agurain | Al Loro

Distancia: 
21,9 km
Duración: 
6 horas 15 mins
Dificultad: 
4
Paisaje/Naturaleza: 
5

La soberbia pared del Aizkorri, el macizo de más altitud del País Vasco, se interpone en nuestro camino hacia la tumba del Apóstol. Pero estamos de suerte; un fenómeno kárstico de erosión por el agua horadó la roca abriendo un pasadizo entre ambas vertientes, al que ahora conocemos como túnel de San Adrián (o de Lizarrate). Y por ese singular boquete, al igual que infinidad de personas a lo largo de la Historia, cruzaremos la Sierra de Aizkorri.

La etapa de hoy marca un giro copernicano a nuestra peregrinación: cambia todo, desde lo más evidente (orografía, vegetación, modelo económico, precios, densidad de población, clima…), hasta lo más sutil (idiosincrasia, arte, cultura...).

Hoy podemos dividir la etapa en tres partes claramente diferenciadas: Una dura y bella subida (los tramos más fuertes están al principio), en la que ascendemos 840 metros de desnivel; una larga bajada, en la que perdemos 533 metros de desnivel; y, por último, un monótono llaneo por carreteras secundarias.

Los caminantes que estén en muy buena forma física pueden alargar la etapa hasta Alegría/Dulantzi, que cuenta con un buen albergue de peregrinos: son 34,9 km.

Hoy pasamos cerca del refugio de San Adrián, poco antes de llegar al túnel, que se encuentra emplazado en un maravilloso entorno de aire alpino. Cerró en 2010 y no hay previsión de reapertura: una pena.

El punto más elevado de la etapa, a 1.143 metros de altitud, no es el túnel de San Adrián, sino el Collado de Portugaina, 1,1 km más adelante. Dicho collado (aunque suave es evidente porque termina la subida y empieza la bajada) marca el linde provincial de Guipúzcoa y Álava.

A media subida, a la altura de una casa de piedra con una pequeña placa fotovoltaica junto a la chimenea, hemos de girar a la derecha, en vez de tomar (como hacen muchos peregrinos) la pista de la izquierda.

No podemos confiar hoy en encontrar ningún servicio intermedio (en Zalduondo hay un bar de horario desconocido), aunque sí hay varias fuentes; por tanto, alguna vitualla debemos llevar.

Desde 2019 disponemos de una acogida de peregrinos municipal, abierto en temporada. Dispone de una pequeña cocina, útil teniendo en cuenta que en la localidad el único bar no ofrece comidas. 

El albergue de peregrinos está a la salida, a pie de camino y delante del campo de fútbol, a 400 metros del Casco Histórico. También hay alguna pensión económica céntrica.

Cabe destacar el interesante Casco Histórico de Salvatierra, antigua ciudad medieval amurallada, con plazas porticadas, casas solariegas y sus dos iglesias, una en cada extremo.