Etapa 15: Santander - Santillana del Mar | Al Loro

Expiden la Credencial del peregrino en la catedral y en el albergue Santos Mártires.

Etapa larguísima y con mucho asfalto, aunque con desniveles moderados; ahora es posible dividirla fácilmente gracias a los albergues abiertos en los últimos años.

La salida de la capital es algo engorrosa, por polígonos industriales, carreteras con tráfico y urbanizaciones.

En 2016 hubo una importante modificación del itineraro: Desde Oruña el camino oficial se dirige ahora directamente a Mar sin subir a Mogro, reduciendo considerablemente la longitud de la etapa. Ya es innecesario cruzar el río Pas por el puente ferroviario para acortar la etapa; además, cruzarlo a pie, como lo hacían muchos peregrinos, está prohibido por motivos de seguridad.

Hoy hay servicios de restauración en todas las localidades.

Es una localidad muy turística, en la que parece que todos los restaurantes del Casco Antiguo han acordado el precio del menú (o es casualidad); no es demasiado caro, pero si queremos un menú más económico deberemos salir del Casco Antiguo.

En 2013 abrió en Boo de Piélagos el agradable albergue de la señora Piedad, en 2014 otros dos en Santa Cruz de Bezana, así como un albergue municipal, de gestión privada, en Requejada. El municipal de Polanco, de sólo 6 plazas, es provisional. En temporada alta la falta de plazas sigue siendo notoria; aún así, en la mayoría de las localidades encontramos alojamientos convencionales.

2,5 km antes de Santillana del Mar hay el desvío, bien señalizado, al albergue privado Arco Iris. Éste se encuentra en una casa aislada a 750 metros del camino; es una alternativa a considerar teniendo en cuenta que el albergue de Santillana del Mar sólo cuenta con 16 plazas.

El albergue se encuentra a la entrada, detrás del museo Jesús Otero; es acogedor, pero demasiado pequeño.

Bella y monumental localidad, en la que destaca, a la entrada, la colegiata románica de Santa Juliana con su extraordinario claustro.

La famosa Cueva de Altamira (sólo es visitable el Museo), con pinturas paleolíticas, se encuentra a poco más de un kilómetro de Santillana del Mar y fuera del camino.

En 2018 los peregrinos (presentando la credencial con al menos dos sellos) tenemos entrada gratuita a las Casas del Águila y La Parra (siglos XVI-XVII), en el casco antiguo.

Destacan todos los productos elaborados a partir de la leche, siendo los más famosos las quesadas o los sobaos, aunque el dulce más típico de la población es la tableta, un bizcocho casero con una corteza de limón.

En la etapa también podemos degustar el cocido montañés o el cocido lebaniego. El primero elaborado con alubias blancas, berza y diferentes carnes como costilla adobada, tocino, chorizo o morcilla. El lebaniego está hecho con garbanzos, patata y las carnes.