Etapa 14: Santillana del Mar - Comillas | Al Loro

Etapa plácida y atractiva, aunque alejada del mar y con excesivo asfalto. Algunos peregrinos continúan hasta San Vicente de la Barquera; también es una etapa factible, de 33,6 km.

El camino oficial se modificó en 2015, bajando ahora a la playa de Luaña; el camino anterior sigue señalizado. Los servicios los encontramos en la parte baja, a pie de la CA-131.

A lo largo de la etapa seguimos el eje de la CA-131, carretera que entre Cóbreces y Comillas es bastante más directa que el camino; aún así no recomendamos seguirla, pues el camino señalizado es innegablemente más interesante y seguro.

En El Arroyo hay un bar sencillo que abre a las 7h. En Oreña hay un bar a pie de carretera, a 200 metros del camino. En Caborredondo hay un bar-restaurante. En Cóbreces y La Iglesia también hay servicios.

En abril de 2019 cerró el albergue municipal de peregrinos. Es fácil adivinar que no saldrá barato a los peregrinos dormir en Comillas en temporada alta.

Hoy el interés cultural de la etapa se centra en la iglesia de San Martín de Tours (a pie de camino), en Cigüenza, y en las localidades de tradición indiana de Cóbreces y Comillas. De esta última cabe destacar la Universidad Pontificia y el Palacio de Sobrellano.

En 2018 los peregrinos (presentando la credencial con al menos dos sellos) tenemos entrada gratuita al Palacio de Sobrellano.

Los monjes del Monasterio Cisterciense de Viaceli elaboran, y venden, el queso trapa, un queso de vaca que se madura en una bodega que hay debajo del altar del monasterio.

La gastronomía de Comillas es eminentemente pesquera, siendo los platos tradicionales el sorropotún (la versión del marmitako) y, sobretodo, los platos con caballa o erizos, productos que tienen su propia fiesta en la población.