Etapa 30: Ribadeo - Gondán | Recorrido

0,0

6,3 km

(Los que hayan dormido en el albergue municipal, junto a la ría, tienen 1,0 km hasta el centro de Ribadeo: al salir del albergue deberán retroceder, cruzando por debajo del puente de la autovía, para pasar al cabo de 150 metros ante la capilla de San Miguel; se sigue siempre de frente, en paralelo a la ría, y por la agradable rúa de San Miguel llegarán al centro de la villa, desembocando en la plaza de España, grande y ajardinada, donde se hallan los principales monumentos).

Arrancamos desde la plaza de España, centro neurálgico de Ribadeo, pasamos ante la iglesia parroquial y tomamos la rúa San Francisco; cruzamos la avenida de Asturias y seguimos de frente, torciendo a la derecha por la rúa Diputación, que más adelante pasa a denominarse San Lázaro; superamos la capilla de San Lázaro, patrón de los leprosos, donde desde el siglo XIV hubo un lazareto –de ahí el nombre de estos recintos, habituales en los puertos de mar, donde tenían en cuarentena a cualquier viajero que llegase enfermo–, convertido más tarde en hospital de peregrinos.

Seguimos de frente durante 200 metros y al llegar a una bifurcación tomamos la calle de la izquierda; a partir de aquí los mojones nos marcarán el recorrido, que va pasando entre casas y chalés hasta abandonar el casco urbano. Cruzamos un puente sobre una carretera, poco después otro sobre la vía del tren FEVE y llegamos a las casas del barrio de Ove.

1,8 Ove. Justo en la entrada el camino gira a la derecha, y 100 metros después a la izquierda. Vamos ganando altitud poco a poco, bordeando el monte de Santa Cruz; si miramos atrás tendremos buenas vistas sobre la ría, con Ribadeo en la orilla gallega y el pueblo de Castropol en la asturiana. Avanzamos por un paisaje ondulado, entre bosquecillos de eucaliptos y zonas de campiña, para finalmente salir a la carretera LU-P-5207, que seguimos hacia la izquierda; a la altura de la ermita del Carmen tomamos un desvío a mano derecha y llegamos a la pequeña localidad de Vilela.

4,5 Vilela.

6,3

4,7 km

Superamos las casas y seguimos en subida, para llegar al cabo de 350 metros al lugar de A Pena, donde hay una explanada con mesas de piedra y un bar-restaurante; detrás, en una casa amarilla, está albergue municipal de peregrinos, que suele abrir en temporada alta.

Aquí dejamos la carretera y giramos a la derecha por una pista asfaltada que asciende entre los prados y el bosque, en dirección hacia el lugar de Celeiros. Al cabo de 1,7 km, tras superar las casas de O Vilar, deberemos girar por un camino de tierra a mano derecha (quien lo desee puede seguir de frente y tomar la carretera LU-133, que en apenas 200 metros pasa ante el bar-restaurante Casa Domingo, con un menú espectacular y habitaciones; una vez allí no sería necesario volver atrás pues se puede proseguir con cuidado por el arcén, pasando la localidad de San Vicente de Covelas, hasta reencontrar las flechas 1,8 km más adelante).  

Tras girar por el camino de tierra avanzamos durante 2,3 km por zona de campiña y bosques, a media ladera y en paralelo a la carretera LU-133, hasta descender a la misma; la cruzamos y tomamos una pista en bajada hacia el pequeño pueblo de A Ponte de Arante, encajonado en la vaguada del arroyo Lexoso, donde en 1809 los lugareños libraron un combate contra las tropas francesas del general Fournier. Cruzamos el puente y llegamos a la iglesia-santuario das Virtudes, con interesantes pinturas murales del siglo XVI en su interior.

11,0

6,2 km

A la salida giramos a la derecha por un camino en fuerte subida que, tras un tramo entre campos, atraviesa un tupido bosque de eucaliptos. Más adelante desembocamos en una carreterita asfaltada, que 250 metros después abandonamos tomando una pista forestal la izquierda. Seguimos en ascenso, por pistas a través del bosque, hasta llegar a la cota máxima del día, de 370 metros de altitud. Finalmente el paisaje se abre y aparece ante nosotros un precioso valle con prados y ganado, dirigiéndonos hacia las casas de Vilamartín Pequeno, lugar que pertenece al concello de Barreiros y que no dispone de servicios, salvo una fuente o grifo de agua potable.

17,2

1,4 km

Justo antes del cementerio el camino se desvía a la izquierda para pasar ante la iglesia de San Xoán Degolado, tras lo cual descendemos a un arroyo (Rego de Portobragan) e iniciamos un fuerte repecho que nos deja en el pueblo de Vilamartín Grande, situado en un alto. Llegamos junto a la capilla del Carmen, donde tenemos otro grifo de agua potable; a pocos metros hay un alojamiento privado con bar y terraza (suele cerrar en temporada baja).

18,6

2,3 km

Cruzamos la carretera LU-P-6103 y seguimos de frente en bajada por la LU-P-0609, una carreterilla local sin apenas tránsito, desde la que gozaremos de magníficas vistas del valle, conocido históricamente como Val de Cabarcos, por el nombre de la tribu prerromana que lo habitaba. Así seguimos hasta Gondán, pueblecito de casas diseminadas donde hay un albergue municipal de peregrinos (ver Al Loro).

No hay más servicios que el albergue, que está a pie del camino, en una casa frente a una explanada con mesas de piedra; en caso que estuviera cerrado, tenemos sólo 1,8 km más adelante otro albergue municipal –con menos plazas– en San Xusto de Cabarcos, localidad que dispone de un bar-restaurante, desde el cual suelen traer cenas a los peregrinos que se quedan a dormir en Gondán.

20,9