Etapa 3F: Olveiroa - Corcubión | Al Loro

Distancia: 
21,4 km
Duración: 
5 horas 30 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
4

La etapa clásica siempre fue de Olveiroa a Fisterra, tal vez un pelín larga (serían 32,2 km) aunque factible a estas alturas; por suerte, la apertura de albergues intermedios nos permite dividirla en dos. Parece la opción más sensata, especialmente si tenemos en cuenta que a continuación deberemos añadir el tramo extra hasta el cabo Fisterra (la etapa 5 de esta guía), que supondrá casi 7 km más entre ir y volver.

En una rotonda de la carretera a la salida de Hospital se encuentra la bifurcación, bien señalizada, de los caminos a Fisterra (etapa 3F) y a Muxía (etapa 3M).

Los paisajes más bellos los tendremos al principio y al final de la jornada, especialmente si el día es despejado. Seguimos avanzando a través de un territorio rural con suaves repechos, que finaliza con la abrupta bajada a Cee.

Justo al inicio de dicha bajada disfrutaremos de una preciosa panorámica sobre el monte Pindo (el Olimpo sagrado de los celtas), la ría de Corcubión y el cabo Fisterra, en el límite sur de la Costa da Morte.

En O Logoso y Hospital hay bares, pero a continuación nos esperan 14,3 km de soledad, sin pueblos ni servicios hasta Cee; sólo encontraremos fuentes en la ermita de Nosa Señora das Neves y en la capilla de San Pedro Mártir, si bien en verano pueden estar secas.

La jornada presenta numerosos alicientes culturales: el cruceiro Marco do Couto, la ermita de Nosa Señora das Neves, la iglesia de Santa María en Cee y, por supuesto, la bellísima villa de Corcubión, declarada Conjunto Histórico-Artístico, donde destacan su casco antiguo, la iglesia de San Marcos y las casas con galerías vidriadas.

Tomando un taxi desde Cee o Corcubión podemos visitar la espectacular fervenza (cascada) de Ézaro (a 10 km de Cee), un salto de agua de más de 40 metros en la desembocadura del río Xallas, único de Europa que cae directamente sobre el mar.

Muchos finalizan la jornada en Cee, localidad importante y con numerosos albergues privados, pues en Corcubión la oferta de alojamientos es menor. La distancia entre ambas localidades es de sólo 2 km.

El albergue municipal de Corcubión se encuentra en el alto de San Roque, situado 1 km después de la localidad y a pie del camino, y está gestionado por la AGACS (Asociación Galega de Amigos do Camiño de Santiago); es uno de esos albergues míticos impregnados de espíritu jacobeo, con hospitaleros voluntarios y cena comunitaria.

Si peregrinamos en agosto tal vez coincidamos con la popular fiesta de la almeja, durante la cual hay degustaciones acompañadas de albariños y ribeiros.

La proximidad del mar la notaremos también en los restaurantes: tanto en Cee como en Corcubión podremos pedir pescados o mariscos a un precio bastante más ajustado que en el centro de Santiago.