Etapa 5: Montpellier - Montarnaud | Al Loro

Distancia: 
20,3 km
Duración: 
4 horas 45 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
2

La señalización en el municipio de Montpellier es escasa, sobre todo por Les Cévennes y al cruzar el complejo administrativo del Hérault: los arcos de metal apuntados, que balizan el acueducto, serán nuestra mejor guía.

Que no os gustan los trayectos urbanos: pues nada más fácil que tomar la línea 1 del tram (paradas céntricas del Corum, Louis Blanc o Albert I-Saint-Charles) hasta la parada Euromédecine (a pie de camino), a 3,0 km del centro de Grabels. Desde Euromédecine podríamos tomar el bus nº 24 al centro de Grabels, pero ya estamos fuera de la área metropolitana. Un único billete es válido durante una hora, y cuesta 1,60 euros; el de 24 h, por si se ha decidido adquirirlo para conocer la ciudad, 4,30 euros. Más info: www.tam-voyages.com.

Si en los tramos urbanos y por la senda del acueducto, llenos de viandantes, habrá que circular muy despacio, a partir de Grabels el firme es muy pedregoso, siendo más recomendable seguir, desde donde termina el paseo del Mosson, la D102, al menos hasta Bel Air.

En el momento de abandonar la ciudad nos sentiremos como príncipes que avanzan por un escenográfico recorrido: del Arco del Triunfo a la Place Royale du Peyrou, y desde el depósito receptor del Château d’eau, bajando por una escalinata y para continuar al pie del monumental acueducto de Sant-Clément. ¡Regio!

En el quartier Malbosc, a la salida de la ciudad. Si disponemos de tiempo, al otro lado de la av. Ernest Hemingway se sitúa el Domaine d’O, gran espacio ajardinado alrededor del château del s. XVIII. Más info: www.domainedo.fr.

Se agradece el punto de información, con mapas, fotos y sello a libre disposición en el exterior, inmediato a la iglesia de Grabels. Abre de lunes a jueves de 9-17 h, y el viernes hasta las 16 h. Para el descanso nos ofrecen el recoleto jardín du Presbytére. ¡Faltan 1.556 km a Compostela!

A pie de ruta queda la Boulangerie Le Moulin Gourmand, con especialiad en empanadas y hojaldres rellenos, pero también con paninis, pizza y todo tipo de pasteles a buen precio. Muy recomendable.

Como viene siendo habitual por todo el Languedoc, la iglesia de Saint-Julien-de-la-Mosson, en Grabels, fue destruida en las guerras con los protestantes, reedificada en el s. XVII y ampliada en estilo neorrománico y neogótico en 1789. Junto a ella se localiza la fuente de los Leones (1869).

El bosque fluvial del Mosson, con el enclave generado por las fuentes del río Avy, es un espacio natural privilegiado para disfrutar con calma, y preparado para reposar o comer a la sombra.

A 15 min del centro abre sus puertas el supermercado Super U, la mejor opción para la compra vespertina. De camino a él se obtienen variados encuadres del castillo.

En el punto más alto de la villa se localiza el castillo, levantado en el s. XI y restaurado por los condes de Montpellier en el s. XIV. Desmantelado por el cardenal Richelieu, volvió a ser reparado por la familia Turennes d’Aynac (s. XVII). Conserva lienzos de la fortaleza medieval y la capilla románica de Nôtre-Dame-du-Fort (s. XII).