Etapa 19: Llanes - Ribadesella | Recorrido

Distancia: 
30,0 km
Duración: 
7 horas 45 mins
Dificultad: 
3
Paisaje/Naturaleza: 
3
Inicia sesión o regístrate para descargar el Track.

0,0

2,5 km

Salimos de Llanes a lo largo de la calle principal, la avenida de la Paz, que corresponde al tramo urbano de la carretera AS-263. Al cabo de 800 metros, llegados a la altura del tanatorio, giramos a la izquierda cruzando con precaución la vía del tren FEVE por un paso a nivel (el primero de la jornada), con valla pero sin barreras. Aquí —como en el resto de la etapa— los ciclistas pueden seguir el mismo camino que los peregrinos a pie pues, a pesar de ciertas indicaciones pintadas, casi todo el recorrido resulta apto para las bicis, y mucho más seguro que la carretera.

Continuamos a mano derecha por un camino de tierra que, tras pasar bajo la carretera AS-379, nos conduce hacia Poo (la localidad cuenta con tiendas, bares y restaurantes); superamos el cementerio, 250 metros más adelante rodeamos la iglesia y pasamos ante un centro de artesanía y artes plásticas. 

[Ruta alternativa por el litoral de Llanes: otra posibilidad, muy recomendable y con distancia similar, sería tomar desde el centro de Llanes el paseo de San Pedro, un precioso camino con césped que avanza en paralelo al mar, sobre los acantilados, y que corresponde a la Senda Costera E-9; continuaremos por ésta sin pérdida posible hasta la playa de Poo, donde hay un albergue privado; una vez allí, seguiremos las indicaciones del GR en dirección a Celorio, sin necesidad de pasar por el centro de Poo].

2,5

Poo
3,0 km

Tras superar el apeadero de FEVE, cruzamos la vía por un paso a nivel con barreras (el segundo de hoy) y salimos a la carretera AS-379, cuya acera seguimos a la izquierda. Al cabo de 150 metros giramos a la derecha, tomando una bajada asfaltada que conduce hacia la costa; atravesamos un puente sobre un arroyo y, tras una cuesta empedrada, comienza un tramo fantástico de 2,2 km por pistas de tierra a lo largo de la Senda Costera E-9. La ruta pasa cerca de las playas salvajes del Portiellu y del Castro de San Martín, con vistas sobre su islote, y prosigue en dirección a Celorio (localidad que dispone de servicios). Tras las primeras casas, giramos a la derecha en dirección a la costa y llegamos al monasterio de San Salvador de Celorio, fundado en el siglo XI y ampliado en el XVII; desde allí accedemos, a mano izquierda, al paseo de la playa.

5,5

2,1 km

Continuamos por el paseo junto a la playa de la Palombina, cuya arena pisamos al final, si bien sólo unos metros; tras una breve cuesta nos incorporamos a una carreterilla con amplias aceras, pasando junto a los campings de las playas de Troenzo y de Barro (localidad con servicios).

7,6

5,7 km

Continuamos de frente y al llegar a un stop tomamos la carretera LLN-11 a la derecha, en dirección hacia Niembro (Niembru en asturiano); gracias a su acera vamos bordeando la ría en dirección a la bonita iglesia de los Dolores, que vemos al fondo, reflejada en las aguas de la marisma. Atención: poco antes de la iglesia, justo después de atravesar el puente sobre el río, está la capilla de ánimas del Santín, donde giramos a la izquierda por un sendero en ascenso que se interna en el bosque; después de un tramo por camino de tierra cruzamos la LLN-11, dejando a nuestra derecha la localidad de Niembro (donde no entramos).

Nada más cruzar la carretera tomamos una cuesta en dirección a la playa de Torimbia (aunque la ruta oficial no pase por ella, vale la pena desviarse 1,1 km hasta el mirador sobre la playa, ver Al Loro); tras la bifurcación las señales oficiales nos invitan a continuar a mano izquierda, y al cabo de 450 metros nos incorporamos a un carril de peatones y bicis, junto a la carretera. Atención, pues 180 metros después tomaremos a la derecha un camino de tierra en ascenso, donde comienza un tramo precioso a través del bosque que nos conducirá, tras una dura rampa en bajada, hasta la desembocadura del río Bedón (unos metros antes podemos ver, en una finca privada, los restos de un monasterio benedictino del siglo XIII). Salimos ante la playa de San Antolín, donde disponemos de un andadero peatonal junto a la carretera AS-379, en paralelo a la costa (fijaos en su peculiar «furacu» o roca horadada) y a la vía del tren. Al final del andadero cruzamos la carretera con suma precaución y avanzamos por el arcén de la izquierda; pasamos bajo un viaducto de la A-8 y al cabo de 200 metros enfilamos una calle a mano izquierda que, tras superar el cementerio parroquial (con un curioso epitafio sobre su puerta de entrada), nos introduce en la localidad de Naves. En la plaza hay un par de bares-restaurante, que suelen abrir a partir de las 10:00.

[Alternativa por la Senda Costera: los que deseen visitar la sorprendente playa de Gulpiyuri pueden cruzar alguno de los pasos inferiores que hay junto a la carretera AS-379, antes del viaducto, y siguiendo las indicaciones de la Senda Costera llegarán hasta dicha cala interior, situada a 1,0 km de nuestra ruta. Desde allí pueden continuar, sin necesidad de volver atrás, a lo largo de la Senda Costera que prosigue hacia la playa de Cuevas del Mar, los bufones de Pría y el río Guadamía; tras este bellísimo recorrido (son unos 12 km sin servicios, salvo algún chiringuito abierto sólo en verano) podrán incorporarse a la Senda del río Guadamía, aguas arriba, para retomar el camino oficial poco antes de Cuerres.]

13,3

1,0 km

Pasamos junto a un hórreo de madera y, ya al final del pueblo, comienza una agradable pista de tierra que discurre a la sombra de los árboles: es un tramo del antiguo Camino Real, conservado de forma casi milagrosa, que nos acerca a Villahormes (la mayoría de servicios están a pie de la carretera, a 400 metros del camino).

14,3

3,3 km

Nuestra ruta bordea la población y continúa en ligero ascenso; superamos una insólita capilla enjaulada, la capillita de la Santina, y acto seguido cruzamos el caserío de La Venta (Güergu); todavía por el Camino Real —pero ahora sobre firme asfaltado— atravesamos una carretera local y, siempre de frente, accedemos al cabo de 1,0 km al casco urbano de Nueva (localidad que cuenta con todos los servicios), donde cruzamos la carretera AS-379 y superamos un paso a nivel con barreras, el tercero de la jornada.

17,6

2,2 km

Proseguimos a lo largo de la calle principal, con comercios y servicios; atravesamos un puente sobre el cauce del río Nueva y, a la salida de la localidad, justo antes de llegar a otro paso a nivel (que no cruzamos), giramos bruscamente a la derecha por un camino de tierra, avanzando en paralelo a la vía del tren; superamos un paso inferior bajo la autovía A-8 y caminamos en paralelo a ésta, para desembocar al cabo de 900 metros en las primeras casas de Piñeres de Pría (localidad dispersa, que cuenta con un bar a pie del camino y varios alojamientos).

19,8

3,5 km

Superamos el bar y, acto seguido, el albergue privado La Llosa de Cosme; al cabo de 300 metros pasamos ante una casa con tiestos muy curiosos en sus ventanas; atención, pues aquí hay que girar a la izquierda por un camino de tierra, que pronto se convierte en sendero y desemboca ante un prado; cruzamos la alambrada (aquí los ciclistas deberán descabalgar de la bici) y ascendemos campo a través hacia lo alto de la loma, bordeando la Casa Rectoral (donde hay un albergue) y la vecina iglesia de San Pedro de Pría, con buenas vistas; junto al cementerio arranca una agradable pista de tierra en descenso, que tras 600 metros nos introduce en la aldea de El Collau (sin servicios), donde veremos unos márgenes de piedra pintados con motivos jacobeos, al estilo de los Cubos de la Memoria pero en miniatura.

Bajamos por la misma pista, ahora hormigonada, hasta llegar junto a un paso a nivel del tren (que no cruzamos); aquí tenemos dos opciones: continuar de frente, por camino de tierra, o tomar una carreterilla asfaltada a la derecha, que corresponde a la ruta oficial (veremos indicaciones hacia los bufones de Pría, que quedan a 1,6 km del camino); si seguimos la pista asfaltada, al cabo de 550 metros deberemos girar bruscamente a la izquierda (hay un mojón) para tomar otra pista en descenso que converge con la Senda del río Guadamía; cruzamos el río junto a un bello puente de piedra de origen medieval y, tras una breve cuesta, alcanzamos el núcleo diseminado de Cuerres (donde hay varios alojamientos, casas rurales y un bar-restaurante, situado a 200 metros de nuestra ruta).

23,3

6,7 km

Pasamos junto a una posada eco-albergue y al cabo de 350 metros, al final de la pista, atravesamos la vía del tren por cuarta vez (precaución, pues aquí toca cruzar a la brava, pisando los raíles y las piedras del balasto), para continuar a la derecha por una carretera local en paralelo a la vía férrea (Nota: aquellos que deseen tomar algo pueden desviarse a mano izquierda, donde a 200 metros tienen el restaurante Casa Antón, con buen menú).

Al cabo de 500 metros torcemos a la derecha, pasando ante la escuela rural de Toriellu (con una ermita al lado) y poco después dejamos el asfalto y tomamos un camino de tierra que nos acerca a la vía del FEVE, que volvemos a cruzar (por quinta vez). Tras 2,2 km por diferentes caminos de tierra, con suaves desniveles, accedemos a una pista de asfalto por la que superamos otro paso a nivel sin barreras (el sexto) para desembocar en la carretera AS-379, que seguimos a mano derecha.

La dejamos al cabo de apenas 150 metros por una rampa en bajada que nos lleva junto al campo de fútbol de Ribadesella, cuya valla bordeamos por la derecha; tras una breve cuesta volvemos al arcén de la carretera, pasando un puente sobre las vías del tren (ésta será la séptima y última vez en la jornada); dejamos atrás la estación de FEVE y entramos en el casco urbano de Ridadesella (Ribadeseya en asturiano), población grande y muy turística que cuenta con todo tipo de servicios; descendemos por una rampa empedrada a mano derecha (calle Trasmarina) y, tras un zigzag por diversas calles y callejuelas del casco viejo, llegamos al centro de la villa.

30,0