Etapa 4: Hospital de Bruma - Sigüeiro | Al Loro

La etapa no presenta dificultades y transcurre en su mayor parte por pistas de asfalto o de tierra, cruzando numerosas aldeas rurales y con varios tramos muy agradables por bosque. Los desniveles son poco significativos, lo que nos permitirá un avance rápido.

Los peregrinos mejor preparados físicamente pueden alcanzar hoy mismo la ciudad de Santiago; en este caso serían 40,1 “cómodos” kilómetros. Una paliza para el común de los mortales.

Durante la jornada disponemos de servicios intermedios en las aldeas de O Castro, A Rúa y A Calle, esta última justo en el ecuador de la etapa. Más adelante, a 1,7 km pasado A Baxoia y a 150 metros del camino oficial, hay un bar en el Gamping Corredoira do Camino Inglés (señalizado).

La ruta pasa junto a la iglesia de San Paio de Buscás, de origen románico y con cementerio alrededor; desde la calle, sobre la ventana ciega del testero (impúdicamente coloreada, por cierto) veremos una imagen gore del santo degollado.

En el lugar de O Outeiro (parroquia de Poulo) inauguraron en 2019 un albergue gestionado por la Xunta, tras la rehabilitación del edificio de la Rectoral de Poulo.

Es la capital del concello de Oroso y cuenta con todos los servicios, así como varios albergues privados, pero la ausencia de un albergue público clama al cielo.

Hoy nuestra ruta atraviesa longitudinalmente numerosos pueblines, todos con casas construidas a lo largo del camino y con topónimos como A Rúa, A Calzada o A Calle, que hacen referencia al paso por ellos del antiguo Camiño Real.

Hoy atravesamos la Terra de Ordes, comarca famosa por su producción de grelos; podemos degustar esta verdura ya sea en el caldo o acompañando platos de carne, como el conocido lacón con grelos.