Etapa 17: Dourgne - Les Cassés | Recorrido

Distancia: 
34,0 km
Duración: 
8 horas 30 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
3
Inicia sesión o regístrate para descargar el Track.

0,0

7,3 km

Dejamos la villa por la D85 y la D12, tomando ante el cementerio la pista que va a la aldea de Fondouce, continuando hasta la granja de Metairie Neuve. Entre los prados contemplamos las canteras que hieren la cara norte de la boscosa Montagne Noire.

Después de cruzar el regato de Melzic, una ligera subida nos devuelve a la D85, junto a la que avanzamos primero por su herboso arcén, más tarde por una senda paralela entre arbolado. Al pasar en proximidad a la granja d’En Rives nos apartamos de la carretera. El túnel vegetal concluye en La Borie Neuve, y 350 m más adelante, entre los campos de cereal, llegamos a una pista que se toma hacia el norte; en sentido contrario se va a Saint-Amancet.

4,2 Desvío a Saint-Amancet. A la vista del château de Tartissou, giramos hacia el oeste hacia el lugar de La Janardarié, a la vista del chàteau de Cahuzac, pasando luego entre las casas de La Borie Grande, con cruz de misión y esculturas de dos santos. Tras describir un considerable rodeo subimos, junto a la residencial Les Vigenes, a Cahuzac.

3,1 Cahuzac.

7,3

3,2 km

Al lado de la pequeña iglesia de Saint-Vincent, con zona de descanso, cruzamos la D150 para bajar hasta el arroyo Dourdou, con su lago artificial siempre con patos. A la sombra de chopos, álamos y fresnos, ascendemos hasta las casas de La Brugue, contemplando a lo lejos la torre de Saint-Martin, emblema de Sorèze. A la altura de la granja de Les Mengauds, viramos al sur ante la antigua casona, con finca murada, de La Métairie Haute, entrando poco después en Sorèze.

A partir de la Allée Nôtre-Dame, con la iglesia homónima, nos introducimos en el casco medieval, por una plazuela decorada con una moderna estatua de Santiago Peregrino, hasta la torre de Saint-Martin y el enorme edificio de la Abadía-Colegio.

10,5

3,4 km

Dejamos la localidad cruzando el río d’Orival, de nuevo por la D85 y la rotonda del supermercado U Express. A la vera de la antigua casa de La Pigner, sobre una pista seguimos hasta La Riviere cruzando el río Sor, procedente de la Montaña Negra, y el canal que alimenta el Molin du Chapitre (chambre d’hôtes). La D151 nos devuelve a la D85 en Pont-Crouzet, pero justo antes de confluir tomamos en paralelo a ella el Chemin de l’Autan, por el que llegamos al disperso residencial de La Garrigole.

13,9

3,1 km

Un momentáneo desvío hacia el sur nos hace pasar ante la granja de Belair, y luego por las casas de La Pergue, con vuelta definitiva a la D85 ante la chambre d’hotes Ty-Pastel y un campo de rugby. Aquí comienzan tanto el área urbana de Revel como el departamento de Haut Garonne, cuya capital es Toulouse.

Sin abandonar ya la línea recta, pues el trazado de Revel es puramente cartesiano desde su nacimiento como bastida, pasamos ante Le Moulin du Roy y el Port Louis, primeros testigos de la obra del ingeniero Riquet, y del camping. Ya en el ortógono del casco histórico, dejamos a la izquierda el Centre Culturel Cinema y pasamos ante la puerta del albergue de peregrinos para alcanzar la plaza del mercado, dedicada a Philippe VI de Valois.

17,0

17,0 km

Tras recorrer un ala de la plaza, se tuerce a la izquierda por la adoquinada Rue Dreuilhe, que parece ser la de las panaderías y pastelerías. Siempre en línea recta y dejando a la izquierda la place de la Missión, apta para el descanso, a través de la rotonda Patte d’Oie salimos del centro por la carretera de Vaudreuille (D79), que pasa cerca del cementerio y se acaba topando con el Canal La Rigole de la Plaine.

Aquí comienza una nueva película, pues a la vera del canal, siempre arbolado, vamos a tener la sensación de estar transitando por un interminable parque urbano lineal, frecuentado por paseantes y deportistas, que no abandonaremos hasta Nauroze (38 km): balsámico tras tantos días de montaña, pero hasta cierto punto monótono.

Protegidos en nuestro túnel vegetal, ajenos a lo que sucede más allá de su límite, dibujaremos meandros, cruzaremos alguna carretera, descansaremos en alguna zona habilitada, saltaremos de puente a puente como en el juego de la Oca, pasaremos ante la casa de la Poste du Landof, cambiaremos de orilla y, como momentánea ruptura de la monotonía, alcanzaremos el lago de Lenclas.

14,0 Lac de Lenclas. Rodeándolo o sobre el dique, tan solo resta caminar 1,6 km más hasta encontrar, inaugurando el departamento de Aude, el primer desvío a Les Cassès, que se abre paso entre la granja de Le Château y, algo más apartado, un memorial cátaro. Siempre en línea recta, ya en el pueblo se cruza el arroyo du Marés; al fondo de una plazuela se localiza el albergue.

3,0 Les Cassès.

34,0