Etapa 35B: Baamonde - Sobrado dos Monxes (por As Cruces) | Recorrido

0,0

8,6 km

Desde la rotonda, en el centro de la localidad, tomamos hacia la derecha por la antigua N-VI, ahora con poco tráfico, en dirección hacia A Coruña. Seguimos con cuidado por el arcén de la N-VI, en paralelo a la vía del tren y al río Parga, a lo largo de tres kilómetros, durante los cuales superamos el punto del teórico km 100 para llegar a Compostela.

Pasamos frente a una estación de servicio (con bar y alojamiento) y finalmente giramos a la izquierda, cruzando la vía del tren por un paso a nivel; acto seguido atravesamos el bonito puente medieval sobre el río Parga, tras el cual giramos a la derecha, en subida, y llegamos a la capilla de San Alberte, situada en medio de una carballeira (bosque de robles).

3,3 Capilla de San Alberte, del siglo XIV, junto a la cual hay un cruceiro y una fuente de estilo renacentista. Desde el claro del bosque donde se halla dicho cruceiro tomamos un sendero poco marcado, estrecho y en subida, que pasa junto a los muros que restan de un antiguo hospital de peregrinos; proseguimos durante 1,7 km a través de un tramo precioso, hasta llegar a unas casas donde hay dos mojones y un cartel, punto de bifurcación entre las dos rutas alternativas.

1,8 Bifurcación. El camino tradicional (el que va por Miraz) sigue por la izquierda, y encontraréis su descripción en la etapa 35A. En esta etapa 35B seguiremos la ruta que va por la derecha (variante de As Cruces), que resulta 7,8 km más corta, si bien carece de alojamientos intermedios, y sólo encontraremos un par de bares durante todo el trayecto.

Tomamos la pista asfaltada hacia la derecha y cruzamos la cercana aldea de Toar; siempre por pistas de asfalto, superamos los lugares de Fontao, Sambreixo y Velouchada, dejando a nuestra derecha la localidad de A Pobra de Parga, donde no entramos. Avanzamos por pistas de asfalto hacia la aldea de Ferreira (sin servicios).

3,5 Ferreira.

8,6

6,0 km

Cruzamos un puente sobre el río Parga y continuamos por la carretera local, sin apenas tráfico; al cabo de 1,8 km dejamos el asfalto y tomamos una pista forestal, en lo que será uno de los tramos más bonitos y solitarios de la jornada. Pasamos una zona de adiestramiento de perros y continuamos por una antigua calzada empedrada hacia Casanova-A Modia, llegando al lugar de O Campo da Vila, donde disponemos de un bar.

La parada aquí es casi obligada, tanto por las horas que llevamos caminando como por la tortilla de patatas, hecha al momento, que sirven en el bar (de las mejores que recordamos).

14,6

12,7 km

Tras el tentempié continuamos durante 900 metros por pista de asfalto; la dejamos tomando un camino de tierra a la derecha, donde comienza otro tramo muy bello entre muretes de piedras sueltas, carballos y helechos. Cruzamos un arroyo gracias a un pasal de grandes losas de piedra, y tras un kilómetro volvemos al asfalto; vamos ascendiendo en dirección a una hilera de aerogeneradores, siguiendo en algún momento la carretera local LU-P-2302 y más tarde una pista de tierra en paralelo a ella.

4,1 Pasamos el límite provincial entre Lugo y A Coruña, que corresponde al punto de mayor altitud de la jornada. Continuamos por el arcén de la carretera (ahora denominada CP-8001) durante 4,0 km, dejándola por la izquierda para acceder al lugar de Paraños, si bien volvemos a ésta al cabo de apenas 1,5 km. Continuamos por su arcén durante 2,4 km hasta desembocar en la carretera AC-231, en el lugar de As Cruces, donde hay una capilla con un cruceiro, una fuente y, al otro lado de la carretera, un restaurante (Mesón Manolo) de comida casera.

8,6 As Cruces.

27,3

4,7 km

Muchos peregrinos siguen las señales de la carretera que indican hacia Sobrado dos Monxes, girando automáticamente a la izquierda y siguiendo por su arcén; pero si nos fijamos en la señalización de la Xunta nos evitaremos un tramo de ésta, a costa de dar un pequeño rodeo. Así pues, cruzamos la carretera por el paso de peatones y seguimos de frente unas decenas de metros hasta una bifurcación.   

Mucha atención: en principio, en dicha bifurcación no debemos seguir recto, pues esa ruta corresponde a una nueva sub-variante que lleva directamente hacia Boimil y Boimorto (ver Al Loro).

Nosotros giramos a la izquierda en la bifurcación, y al cabo de 800 metros volvemos a la carretera AC-231, que seguimos con cuidado por el arcén. Al cabo de tres kilómetros, poco antes de entrar a la villa, las señales nos llevan hacia la izquierda para seguir un recorrido que nos introduce de forma más agradable en Sobrado dos Monxes, hasta llegar a la plaza junto al monasterio, donde tenemos la Casa do Concello (ayuntamiento), la oficina de turismo, varias cafeterías y restaurantes.

32,0