Sobre las relaciones en el Camino de Santiago

Mi opinión sobre el sexo ha ido cambiando a lo largo del tiempo debido a mis experiencias en algunos Caminos de Santiago o en rutas por montaña. No sé qué pensáis respecto al sexo en el Camino de Santiago. 

Os cuento mi opinión personal y si os animáis a opinar, criticar, debatir, rebatir o dialogar, sería estupendo. De todo y de todos se aprende.

He de decir que, poder escribir algún artículo para esta página web donde la gran mayoría de artículos de Gronze Actualidad están escritos por el grandísimo Antón Pombo, me llena de orgullo y satisfacción. En mi jerga diría: mi sistema dopaminérgico da saltos de alegría :D 

Pero estar a la altura de Pombo, aunque mi registro sea diferente, es una tarea para mí no exenta de riesgos; sobre todo cuando se me ocurren ciertos temas que podrían ser delicados en su abordaje. La psicología trata asuntos a veces personales y por tanto en ocasiones es complicado no herir sensibilidades… por lo que procuro ser lo más aséptica posible cuando escribo textos que van a salir a ver mundo. Textos peregrinos los estoy llamando últimamente… 

Pongámonos en contexto.

Cuando llevamos caminando varios días, sobre todo por caminos y fechas solitarios, donde los servicios escasean o no son tan abundantes como en otro tipo de Caminos o en otras fechas, es cuando realmente somos conscientes de cuáles son nuestras necesidades básicas

Recordemos que, además del Camino Francés en el mes de mayo, existen otros Caminos de Santiago y otras fechas, como la variante de montaña del Camino Olvidado o el Camino Vadiniense en los meses de frío. Este tipo de caminos en fechas invernales, nada tienen que ver en comodidades y servicios al Camino Francés en mayo (cosa que los convierte en caminos más exclusivos y más emocionantes, porque las condiciones pueden llegar a ser más extremas). 

Aunque bastante controvertida, la famosa Pirámide de Maslow tiene algo de razón. Algo.

piramide-maslow.jpg

Pirámide de Maslow
Pirámide de Maslow

Abraham Maslow fue un psicólogo humanista muy conocido, sobre todo por explicar en su teoría sobre la motivación humana el significado de esta pirámide. En ella sitúa como necesidades básicas las fisiológicas (comer, beber, dormir, respirar y también incluye aquí el sexo). Su teoría explica que no se puede conseguir llegar a la cima de la pirámide, es decir a la “autorrealización”, sin haber cubierto anteriormente el resto de necesidades. 

Un escalón más arriba de las necesidades fisiológicas, sitúa las necesidades de seguridad (de empleo, de salud, de protección, etc.); otro escalón más arriba estarían las necesidades sociales o de afiliación (las amistades); otro escalón más arriba la necesidad de reconocimiento (confianza, éxito) y ya en la cima, la autorrealización. 

Soy de la opinión personal que teniendo las necesidades fisiológicas cubiertas, en el Camino de Santiago podemos sentirnos auto-realizados sin tener en cuenta ninguno de los otros escalones… y creo que algunos pensáis lo mismo ;)

Pero vamos a centrarnos únicamente en el sexo. Es cierto que es una necesidad fisiológica. El sexo tiene un componente fisiológico muy importante, pero en la especie humana también tienen una gran influencia los factores psicológicos y sociales y, por estos motivos, el sexo no debería estar exactamente en la base de la pirámide… pero aún hay más.

¿Son habituales las relaciones sexuales en el Camino de Santiago? Supongo que a estas alturas nadie lo dudará. 

Tengamos en cuenta que muchas personas se conocen en el Camino de Santiago. Muchas personas se enamoran (nos enamoramos) también en el Camino de Santiago. El Camino no deja de ser como la vida misma, sobre todo para aquellos de nosotros que pasamos una parte importante de nuestro tiempo vital persiguiendo flechas amarillas.

Sigo con Maslow, su pirámide y el sexo. Voy a desmontar un poco su teoría en lo referente al sexo como necesidad básica apoyándome en el Camino de Santiago y en otras rutas de largo recorrido.

Tal vez, Maslow nunca hizo un Camino de Santiago en pleno invierno y con condiciones meteorológicas adversas. Y si lo hizo, tal vez llamó a un taxi y pensó en el sexo cuando estuvo cómodamente en la habitación de un hostal calentito, cuando ya se le habían pasado los síntomas de hipotermia; pero no antes. Desgraciadamente ya no está entre nosotros para poder conversar con él y animarlo a cambiar su famosa Teoría de la Motivación Humana; sobre todo, respecto al sexo.

Estaréis de acuerdo conmigo en que, cuando llevamos varios días caminando cansados, con dificultad para conseguir alimentos o a veces dificultad para mantenernos calientes por las noches debido a la falta de calefacción (recuerdo aquél maravilloso albergue de Coca en el Camino de Madrid donde hacía más frío dentro de la habitación que en la calle…) o cuando no encontramos albergues o refugios abiertos; cuando llegamos al límite de nuestras fuerzas físicas y psicológicas y no tenemos cobertura o posibilidad de poder llamar por teléfono a emergencias; cuando por alguna circunstancia nos sentimos enfermos o a punto de irnos al otro mundo por una hipotermia o un golpe de calor… en lo último que pensamos queridos peregrinos, caminantes y montañeros… es en el sexo.  

El sexo entonces deja de ser una necesidad básica. La única necesidad básica en ciertas situaciones, es permanecer con vida. 

¿Sexo en el Camino de Santiago? ¡Claro! Pero cuando el resto de necesidades fisiológicas estén cubiertas; si no, no hay sexo posible.

Y por otra parte… ¿sexo en el Camino de Santiago? ¡Claro! Pero sin molestar a nadie en los albergues. El tema del alboroto y el ruido en albergues muy llenos a veces es un problema o un incordio. 

Recuerdo a aquellos peregrinos que se lancen a dar rienda suelta a la pasión que, practicar sexo al aire libre, alejados del bullicio y de miradas que puedan sentirse ofendidas, es una experiencia de vida maravillosa y no molestáis a nadie. Podemos dejar los albergues para el descanso.

Recordemos que el Camino de Santiago es internacional y por él pasan personas de todas las culturas y países con formas de pensar y sentir diferentes, también respecto al sexo. Incluso en una misma cultura o religión, no hay dos personas que sientan igual respecto al sexo. En mi opinión, el respeto hacia todo el mundo es fundamental en todos los aspectos de la vida. Por supuesto, también en el Camino. 

¿Sexo como necesidad fisiológica? Tal vez sí, pero la definición quedaría incompleta. ¿Sexo como necesidad básica? Rotundamente NO.

¿Sexo en el Camino de Santiago? Os dejo el turno de palabra…

Instructora de Mindfulness y estudiante de psicología, autora de las webs www.elclimaxdelcaminante.com y www.elclimaxdelapsicologia.com

Comentarios
Penedo
Imagen de Penedo
Hola a tod@s. Me gustó el artículo. Muy interesante. En los diferentes Caminos realizados, mayormente en España y alguno que otro viniendo desde Le Puy, en Francia, he denotado, sufrido en algunas ocasiones y en otras percibido, diversas escaramuzas de sexo, algunas más serias, otras ocasionales, tipo aquí te pillo y aquí……, pero nada que no ocurra en otros ámbitos de la vida, como la propia autora del escrito describe. Dicho lo anterior, cada cual es muy libre de montarse sus escaramuzas como mejor considere, pero en ocasiones, los actores, tienen en muy poca consideración el descanso del prójimo en el Albergue y claro……unos se lo toman medio en broma, aplausos incluidos al acabar, no se sabe quién, y otros por el contrario, montan en cólera y los juramentos son más audibles que los propios jadeos de los actores mencionados. Poco que añadir, pero…….¿ en donde no hay, Hostal, Pensión, etc. donde dar rienda suelta a las pasiones?, je je. ¿Morbo quizás?, en ocasiones pienso que si, aunque podría ser que el saldo económico de los individuos no de para más dispendios, claro que pasado el evento, al día siguiente, lo celebran como se merece, con un par de lingotazos donde el Ron y la Ginebra, son protagonistas. Bo Camiño.
Jaor
Imagen de Jaor
El sexo en el camino como todas las actividades de la vida existe. En el camino es fácil que se prodigue con más pasión y espontaneidad, son situaciones en las que con el contacto de la naturaleza y en la que la se facilitan diversas motivaciones: camino, lugar de acogida, comidas etc., que concitan a que las personas se relacionen con más profusión, siendo el sexo una situación factible y en algunos casos asumible. La diversidad de personas distintas pero con similares inquietudes, las situaciones variopintas y la coordinación de pensamientos y sentimientos aderezarán el contacto. ¿Cuándo y Cómo y de qué manera? Solo el momento oportuno decretará el encuentro.
David Moura
Imagen de David Moura
1- No hay evidencia de que Maslow haya escrito o descrito una pirámide para ilustrar sus teorías. Con el tiempo ... ¡otros lo han hecho por él! 2- Maslow mismo reconoció que su teoría no era una regla matemática: "Maslow continued to refine his theory based on the concept of a hierarchy of needs over several decades (Maslow, 1943, 1962, 1987). Regarding the structure of his hierarchy, Maslow (1987) proposed that the order in the hierarchy “is not nearly as rigid” (p. 68) as he may have implied in his earlier description." 3- ¡los académicos se inclinan hacia una reinterpretación de la "Pirámide de las necesidades de Maslow" ... que en este momento tenderá a verse más en "Ondas superpuestas" que en una "pirámide por niveles estratificados"! https://www.pinterest.com/pin/592293788470500670/ Buenas reflexiones psicológicas y buen camino. PS: obviamente, el sexo es parte del Camino ... porque el "camino es la vida" ... ¡y el sexo es una parte integral de la vida! :-)