Carta abierta de un hospitalero

Un conocido y respetado hospitalero del Camino de Norte nos envió una "carta abierta", escrita por otro hospitalero que no desea ser identificado, por si estimábamos conveniente su publicación. Quien nos la ha transmitido asegura que la carta expone un sentimiento compartido por una parte importante del conjunto de hospitaleros. Así pues, aquí la publicamos.

LA INVOLUCIÓN DEL PEREGRINO

Bien entrado el xacobeo del año santo 1999 me decidí a realizar el Camino de Santiago, sin saber lo que me esperaba me colgé la mochila y me puse a caminar desde el primer pueblo del Camino Francés en la comunidad gallega, O'Cebreiro.

Allí empezó todo. Me esperaba muchas cosas del camino, pero jamás la camaradería y la humildad del peregrino. Me cautivó de tal manera que me pasaba todo el año pensando en el camino. En todas las experiencias vividas en él. En el profundo agradecimiento a todo aquel que me, nos ayudo en todo el camino. Luego supe que se hacían llamar hospitaleros.

Después de muchos años caminando diferentes caminos decidí convertirme en uno de ellos, en un "hospitalero". Me apasionaba la idea del contacto con el peregrino, siempre gente humilde, con una sonrisa divina, agradables de escuchar. Estaba como loco por contar y que me contasen anécdotas del camino, de sus caminos, de nuestro camino.

Después de muchos años llamándome hospitalero, de estar al pie del cañón contra viento, marea e instituciones se acerca peligrosamente el xacobeo del año santo 2021.

Sí, peligrosamente.

He de confesar que se me fue la ilusión. Que ya no cuento anécdotas del camino, que los peregrinos ya tampoco me las cuentan, y cuando lo hacen es para ponerse medallas que solo ellos ven. Siempre para impresionar al peregrino novato que tienen al lado o para influir en un trato de favor por su calidad de peregrino.

Cuando antaño se agradecía una ducha caliente como el mejor invento de la historia, hoy las quejas van porque el WiFi no funciona bien. Y no pueden colgar en las redes sociales lo guapos que son y lo tremendamente importantes que se creen por hacer una etapa del camino.

Cuando se dormía tan a gusto, o no, pero sin protestar en el suelo de una cocina, hoy te la montan porque están ocupadas las camas de abajo de las literas.

Y es que el peregrino ha involucionado. El ego se apoderó de él y ahora te exige sin ni siquiera pensar en el significado de la palabra "peregrino".

Se ha perdido totalmente el respeto a la figura del hospitalero. Ahora para ellos sólo somos aquellos que ponemos las normas que ellos se niegan a aceptar porque en el albergue anterior o en el anterior se las permitieron. Olvidando que no hay un albergue igual a otro y que las normas están para cumplirlas y no para cuestionarlas.

Y que no se te ocurra tener un día ya no digo malo, digo regular. Porque en menos que canta un gallo te han puesto a parir en las webs y redes sociales. Con todo el daño que pueden hacer esos comentarios a la sensibilidad de un hospitalero que dedica su tiempo a cuidar del albergue y de los peregrinos que tengan la suerte de caer en sus manos. Sin días libres, prácticamente sin horas libres.

Sí, confieso que perdí la ilusión. Poco a poco. Casi sin quererlo pero la perdí. 

Ahora tan sólo me da ánimos para seguir cuando de vez en cuando, cada vez más de vez en cuando, se presenta por la puerta del albergue un PEREGRINO. Lo noto nada más entrar, y en él me vuelco. 

Él me da fuerzas para seguir en esto. No sé si por mucho más, pues se acerca peligrosamente el xacobeo 2021. 

El resto de los otros peregrinos, por que hay que llamarlos de alguna manera, o por no llamarlos clientes sin más, para mi se han convertido en pura rutina. 

A todo esto yo solo le veo una solución. Empezar de cero. Que se cierren todos los albergues, de repente, sin avisar. En mitad de un camino. Y así que se den cuenta de lo que entre todos han echado a perder. 

Un reset necesario. O cada vez será más difícil encontrar a ese PEREGRINO y a esos HOSPITALEROS.
 

P. D.: Soy un hospitalero anónimo, pero este sentimiento es el mismo en gran parte de los hospitaleros ya sean voluntarios o dueños de albergues. Y de diferentes caminos. No es un problema solo del Camino Francés.

concha-peregrino.jpg

Concha identificativa de un albergue de peregrinos del Camino de Santiago
Concha identificativa de un albergue de peregrinos del Camino de Santiago
Comentarios
Joaquim Donário
Imagen de Joaquim Donário
VERDADE; ponto-por-ponto! Bom Caminho ... hospitaleiros! Coragem! Somos POUCO do que resta do Caminho de Santiago!
Fco Javier Pasc...
Imagen de Fco Javier Pascual Malo
Muchos son los que quieren hacer el camino de Santiago. Muchos son los que se quieren llamar Peregrinos. Pero el camino para mucha gente que la realiza es simplemente una carrera en la que facturar sus mochilas al próximo albergue, en pasar por los pueblos desiertos de madrugada, en no mirar o ni siquiera conocer auténticas joyas del románico o conocer simplemente el puente de piedra sobre el que pisas. En fin se ha convertido en una maratón donde los pseudo peregrinos piden antes el wifi para enviar una foto a Instagram que buscar una ducha. Me siento PEREGRINO con mayúsculas cuando dormía en mi primer camino allá por 1.987 en pajares y antiguas escuelas y pasaba días sin duchar, pero los pocos peregrinos que nos juntamos hablamos de los lugares o gentes que nos cruzábamos a la luz de una bombilla o linterna o vela. Eran caminos sin prisa, donde te encontrabas a Jurgen subido a una piedra meditando, donde ayudabas a Monique a cargar de su hija en los brazos y daba lo mismo el tiempo o el dolor, simplemente era la satisfacción. Eran caminos donde jugabas al futbol en las eras con los chicos del pueblo. Eran caminos donde en un pueblo llamado Navarrete a la vuelta de la calle para subir a la iglesia para ver su precioso retablo se me rompio mi pequeña calabaza y donde años después fruto del destino pude conocer a mi mujer donde su familia vivía a escasos 50 metros. En la carta de este hospitalero me siento reflejado y le doy las gracias.
Margarida Cutillas
Imagen de Margarida Cutillas
Estoy de acuerdo en general, es verdad que se pasa por los caminos sin mirar a los lados, sin ver las cosa preciosas que te ofrece el camino, con el único objetivo de llegar antes que nadie y hacerlo en menor tiempo, no se trata de hacer el camino, se trata de conseguir récord, pero creo que aún hay gente que camina con los ojos abiertos, también creo que hay persons que por distinta circunstancias físicas, el peso de la mochila no lo pueden soportar y creo que tienen derecho a poder hacerlo...
Victor Guerra García
Imagen de Victor Guerra García
Hay que tener en cuenta, que pese a todo los Hospitaleros, debieran tener (TODOS) un protocolo de actuación que todos conociéramos, y para ellos, un PROTOCOLO de PROFILASIS, para no llegar tan rápidamente a estas situaciones. El trabajo de cara al publico, y en alojamientos como los Albergues o los Refugios, queman y mucho, y se sale mal de esa situación. EL Camino además cambia a pasos agigantados, ya no somos trescientos los que pululabamos por los caminos, hoy somos millares y muy diversos y con objetivos tambien distintos y aveces muy explícitos y que además a veces tienen poco que ver con la peregrinatio. Los Albergues están sufriendo un proceso de cambio muy rápido, y estamos ante dos polos los Albergues/turísticos que marcan la tendencia o están en correlación con esta última o los Albergues de Acogida (Donación) que quieren guardan las esencias, pero sujetos a cuestiones de funcionamiento a veces muy personales, y eso en medio de una renovación y de una situacion reglamentaria que existe. Esa es la realidad, y en medio los usuarios, clientes, PEREGRINOS de afición, de profesión, de vocación, genuflexión, reflexión, exhibición, ficción, etc.. y a esto le quedan decadas de asentamiento y madurez... y supongo que cuando el fenómeno moda-turismo-barato deje ser una MARCA, el sector se estabilizará. Mientras tanto a esperar que el Xacobeo 2021 se aun locura.... y a esperar mejores tiempos y buscar otros Caminos, yo para el 2021 tengo un trazado de Camino marginales que me llevaran hasta Santiago, evitando todo eso de lo que en parte se queja el Hospitalero, y que sufro como Caminante de Caminos.
Bicigariano Mtb
Imagen de Bicigariano Mtb
En los últimos años he visto, con tristeza, cómo el Camino se ha degradado cada vez más. A la vez que mejoraban los albergues, empeoraba la calidad humana de los peregrinos. Cada vez son más los que no cumplen los horarios y molestan, llegan a los albergues a la una de madrugada y se ponen a dar voces y a aporrear la puerta y despiertan a todos y luego se mosquean porque a las cinco de la madrugada empieza la gente a levantarse para seguir andando. He visto a "peregrinos" bajarse de un autobús para entrar todos a la vez (inmaculadamente limpios y sin mochilas siquiera, que se las llevan en una furgoneta) en albergues públicos y tú, que has andado 40 kilómetros ese día, tienes que seguir hasta el siguiente o cogerte un hotel... He padecido a "peregrinos" montando juerga hasta las dos de la mañana en el albergue, hablando a voces y hasta poniendo música. Del estado de los baños prefiero no hablar. Y todo eso a pesar del buen hacer de los pobres hospitaleros que bastante tienen con que alguno de estos "peregrinos" no les partan la cara. Tengo la teoría de que todas esta gente que pudre literalmente el camino que pisa es gente a la que, en el fondo, le gustaría estar en Gandía o Malibú pero no puede o ha visto un anuncio o una peli que le pintaba el Camino como un derroche de aventuras y comodidades y vienen, ignorantes ellos, pensando que esto es una excursión. Y no lo es. Y cada vez son más. Y cada vez, el Camino que todos hicimos de alguna manera se destruye por gente maleducada y zafia como ésta que describo. Al final, el Camino morirá de éxito. Porque la gente que de verdad quiere hacer el Camino dejará de hacerlo por culpa de estos maleducados. La moda se pasará y los ignorantes maleducados volverán a pasearse por Gandía o Malibú con las ventanillas de sus coches bajadas y la música a todo trapo. Son así y cada vez son más. Con deciros que ya ni me paso a recoger la Compostela cada vez que termino uno (por no verlos ni un segundo más) Mi total apoyo al hospitalero que ha escrito esa inmensa verdad.
pedro arcas de ...
Imagen de pedro arcas de la fuente
Quisiera darte un abrazo solidario para darte las gracias con mayúsculas!!!
JUAN PEDRO @
Imagen de JUAN PEDRO @
Hola a todos. Yo hice mi primer camino en el 2002 de San Jean de Pie de Port a Santiago. Por diferentes problemas y no por no desearlo,no pude volver a hacer otro hasta 2014 Que hice el Primitivo. Os puedo decir que el cambio fue radical. Pero si lo analizamos es lo mismo que pasa en la sociedad actual . Hoy se ha convertido en una moda en la que una buena cantidad de gente son turistas en vez de peregrinos con lo que todo ello conlleva. Esperemos que deje de ser una moda y vuelva a ser lo que siempre debio de ser un Camino de Peregrinacion y de Busqueda interior y que no necesarimente empiece siendo religioso pero que entre el Inicio y el final de este Camino notemos ese algo especial y muy hermoso que yo senti al terminar mi primer Camino. Os puedo decir que a pesar de pasar tantos años entre un camino y otro no ha pasado ni un solo dia en que no deseara ponerme las botas y coger la mochila y comenzar un Nuevo Camino. Un abrazo a todos. Buen Camino
JulioLeirós
Imagen de JulioLeirós
Me parece conocer quien escribe la carta,o por lo menos son los mismos sentimientos,que las ultimas veces que lo visite me lleve,para mi como peregrino del primitivo me enerva ver todo lo que exige el peregrino,cuando el te lo da todo,solo quiero desde aqui agradecer a una de las esencias de este mi primitivo,que siga levantando almas y curando corazones,hermanin.
Mario Migliaccio
Imagen de Mario Migliaccio
Tengo 76 años hice mi primer camino en 2018, desde Saints Jean pie de Port. Una vivencia espiritual incomparable, mi agradecimiento a todos los hospitaleros y albergues. He compartido vivencias y emociones sin par. Espero que ese espíritu que me acompaño a lo largo del camino se mantenga. Creo que lo malo se irá depurando. Gracias.