Camino de Santiago, ¿queremos más de lo mismo?

¿Que va a ocurrir en el futuro próximo?, ¿cómo van a cambiar los hábitos del peregrinar a Compostela?, ¿qué será del Camino?, ¿tendrán razón quienes pronostican que todo volverá a ser como antes?

Ahora ya sabemos más cosas del coronavirus, y también sobre las fases en la desescalada, pero no llegamos a vislumbrar aún con nitidez los negros nubarrones que se ciernen sobre la mayoría de nosotros (esto lo dicen oficinas de evaluación y expertos en economía). ¿Se resolverá la crisis solo con ciencia y tecnología, solo con dinero y endeudamiento?, ¿serán también necesarios replanteamientos globales sobre nuestra forma de interactuar en el planeta, lo que incluye revisar nuestra manera de viajar y de hacer turismo?

tierra-pinares.jpg

Peregrino descansando en Tierra de Pinares (Camino de Madrid)
Peregrino descansando en Tierra de Pinares (Camino de Madrid)

De lo que estamos casi seguros es de que las grandes crisis no se resuelven a golpe de decreto, fórmula que tanto seducía a los revolucionarios burgueses del siglo XIX, dispuestos a transformar la sociedad desde el Boletín Oficial del Estado. Para las catástrofes estructurales no llega con las reales órdenes, se necesita una constitución nueva, cambiar las reglas de juego de arriba abajo.

Si nos fijamos en las leyes de la naturaleza, partiendo de clásicos como Lamarck o Darwin, podemos pensar en que el panorama socio-económico se autorregulará, quizá a través de una despiadada lucha por la supervivencia, en la que triunfarán quienes mejor y más rápido sepan adaptarse a las nuevas condiciones, no solo los más grandes (recordemos lo que les sucedió a los dinosaurios), sino los más hábiles, aunque la concentración de capital esté más que cantada.

Por eso queremos subrayar un elemento que en el presente de los big data no goza de mucha reputación, pero que ha sido un recurso crucial de la especie en momentos de peligro o tribulación: la capacidad intuitiva.

Centrándonos en el presente, en el que las administraciones están convocando a comisiones sectoriales de expertos, gastando dinero a espuertas (pronto se traducirá en deuda y recortes) para elaborar informes profesionales que, al menos en lo que atañe a la imagen, demuestren que se están moviendo, los hosteleros y otros sectores vinculados con el Camino han reaccionado básicamente de tres formas:

1. Quejándose, creyendo que nada se puede hacer, que todo responde a fuerzas ajenas que nos superan, por lo que estamos al albur de lo que pueda acontecer. Y por ende solo queda esperar a que nos digan, aquellos que mandan y saben más que nosotros, cómo debemos actuar.

2. Menos conformistas, otros buscan un culpable que los exima de la fatalidad, y el candidato predilecto es el Gobierno, que debe resolver mi problema porque él ha sido, con su mala gestión (demostrada en comparativa con otros países más afortunados), el que me ha metido en el hoyo. ¿Solución?: que fluya el dinero público para todo lo que sea preciso, pero es bien sabido que éste no nace bajo las piedras, y que el endeudamiento, del que abusarán políticos de toda condición para salvar su pellejo a corto plazo, será hambre para mañana.

3. Están también los más dinámicos y a la vez escépticos con el poder, los que buscan la salvación por todos los medios, sea colectiva (a través de asociaciones) o individualmente. Darán palos de ciego, pero a buen seguro algunos acertarán, y aquí regresamos a la intuición, y a la ley natural de adaptación al medio. No obstante, del mismo modo que por reciclar en casa, o plantar diez árboles en una finca, acciones muy loables y necesarias, no se va a detener el cambio climático, tampoco en el mundo del turismo va a ser factible la redención individual, solo la colectiva.

montefurado32.jpg

La aldea de Montefurado, Camino Primitivo
La aldea de Montefurado, Camino Primitivo

Llevamos ya un tiempo conociendo la desesperada situación de algunos negocios del Camino, que han recurrido a campañas de micro-mecenazgo de emergencia. Es algo habitual en el mundo anglosajón, y de partida está funcionando, pero ¿cuánto tiempo se puede seguir así? Solo un dato: se estima que hasta 2022, siendo optimistas, no se va a recuperar el mercado turístico internacional, por lo que hasta entonces la oferta en el Camino va a cuadruplicar o quintuplicar a la demanda.

Algunos van anunciando, lento goteo, el cierre definitivo, y según los economistas esto no es más que la punta del iceberg, porque lo gordo llegará a partir de septiembre. Hay algunos segmentos de la oferta más débiles: quienes pagan alquileres, los que tienen empleados cuando se acabe el bálsamo de los ERTES, aquellos que orientaron su oferta en los extranjeros…

¿Y qué es lo que se nos ofrece a través de las primeras medidas paliativas o de reconstrucción? En una de las preguntas de la Xunta de Galicia a su comisión de expertos del Camino se les dice, literalmente, que aporten ideas entre tanto no se consigue “el regreso a la normalidad”, ignorando que no se va a volver a ninguna normalidad a corto o medio plazo y quizá, para mal o para bien, nunca.

Es una lógica imperante entre quienes únicamente han entendido, entienden y seguirán entendiendo el Camino de Santiago como turismo, sin percibir que en su renacimiento contemporáneo primaron otros valores que desde 1993 fueron poco a poco arrinconados en aras de lo de siempre.

La irrupción especulativa en el Camino nos ha hecho recordar lo que ocurrió en su día con la explotación intensiva, despiadada para el medio ambiente, del litoral mediterráneo. Se actuó al estilo Far West, correr hacia el Dorado en tromba, con mínima regulación, y a la vista está el resultado: ahora, salvo en puntas de ocupación, se depende del turismo masivo de bajo coste, y en invierno de los viajes del Inserso. Un modelo equivocado y la falta de planificación, aunque la fiesta dure unos años, conducen de cabeza a la debacle.

Se proponen, en el Consejo Jacobeo, soluciones del pasado: tras el gran fiasco del año santo de 2010, en que se gastó por parte de la Xunta de Galicia más de 1 millón de euros para que Google geoposicionara el Camino de Santiago en sus Maps, que se saldó con unos itinerarios por carretera que no se correspondían con los reales, ahora se vuelve a lo mismo, para que el gigante estadounidense desarrolle una promoción digital en su plataforma Arts&Culture con grabaciones de diversas rutas en Street View. Google nunca ha demostrado el más mínimo interés por el Camino, y ahora es la panacea, algo estratégico. ¿Alguien cree que invertir así el dinero público servirá para algo?

Otras propuestas de viejo cuño se suman a la anterior: que se prolonguen los beneficios fiscales del Xacobeo en 2022 (incentivos para la inversión, ¿qué inversión?, y sobre todo para desgravar las ayudas a programas vinculados con el tiempo jubilar) y también se está moviendo Santiago con Roma para que desde allá concedan un año santo extraordinario en 2022; ¡ya puestos mejor perpetuo!

Hemos también sabido que se pretende que los hosteleros aprendan inglés conversando con peregrinos de Estados Unidos, Australia, Canadá o Sudáfrica, y la exigencia de una certificación, por supuesto a través de empresas homologadas, para alojamientos premium libres de Covid-19, otra mandanga como la “Q” de calidad turística que nada vale frente a las evaluaciones de Booking o Tripadvisor, que hoy por hoy son la Biblia.

Y mientras tanto, las autonomías sueltan la pasta para redactar memorias e informes de análisis turístico, todos en modo corta y pega cambiando el título, y pergeñando campañas de “Libres de Coronavirus, Destino Seguro”, que proliferarán urbi et orbi.

senalizacion-mozarabe.jpg

Señalización del Camino Mozárabe, de camino a Ventas del Carrizal
Señalización del Camino Mozárabe, de camino a Ventas del Carrizal

Y nos preguntamos: ¿no sería mejor una defensa de los valores que hicieron del Camino algo grande?, ¿de su espiritualidad?, ¿del sentimiento de solidaridad que nace entre los peregrinos?, ¿del trabajo de los hospitaleros voluntarios?, ¿de la calidad no solamente material y de los servicios, sino también de estilo y acogida próxima, en vez de la obsesiva pulsión por batir récords y hacerse fotos con el estupefacto peregrino 300.000, 400.000 o medio millón y subiendo?

¿No será llegado el tiempo de cambiar los requisitos de entrega de la Compostela para no arruinar a quienes trabajan en tramos masificados que ahora estarán bajo sospecha? (¡cuidado, que el boomerang regresa!)

¿Y de cuestionar a quienes han convertido cualquier aproximación mínima al Camino en paquetes de consumo rápido que ofrecen la gran experiencia de tu vida? (ahora abandonarán los itinerarios peligrosos y se irán a trabajar a otros, no os quepa duda, el capital no tiene amigos)

¿Por qué no se comienza ya a hablar de numerus clausus en zonas donde la oferta es excesiva, y de la implantación de una tasa turística que permita a los ayuntamientos ofrecer unos servicios públicos de calidad a quienes incrementan su demanda en temporada? (en Portugal se ha hecho sin que se provocara la hecatombe aquí anunciada)

¿Y por qué no plantearse ya, de una vez, en ir abandonando el modelo low cost de lo cutre, y comenzar a mejorar los servicios y a subir los precios?, ¿no implicaría esto readaptar el sentido y la función de los albergues públicos para dar ejemplo?, ¿y también la oferta de menús con producto de proximidad y recetas tradicionales en vez de comida rápida, congelados y fritangas a go-go?

¿Por qué no elaborar ahora, en que las llegadas del extranjero serán prácticamente testimoniales, un programa de turismo familiar y escolar, con estímulos e incentivos para que los nacionales conozcan el Camino?

¿Y por qué no replantear el Camino globalmente alrededor de la sustentabilidad, palabra que no debería de ser un comodín vacuo, sino el centro de todas las actuaciones?

Esta pandemia solo va a ser, posiblemente, un aperitivo de la cada vez más próxima crisis global en la que nos estamos introduciendo con paso firme, la del Cambio Climático.

Por lo tanto, de seguir instalados en la idea de la explotación intensiva de los recursos y el consumo desaforado para propiciar el enriquecimiento rápido de una minoría, los viajes, como las selvas, desaparecerán como hoy los conocemos. Esto no es una profecía, sino lo que empíricamente demuestra día a día la ciencia, porque la Naturaleza nunca perdona. ¿Realmente queremos más de lo mismo?

Periodista especializado en el Camino de Santiago e historiador

Comentarios
Jaor
Imagen de Jaor
Este enemigo invisible y maléfico que ha invadido nuestros comportamientos y hábitos, sin duda, que nos hará recapacitar para que nos adaptemos a sus imprevistas y exigentes circunstancias. El peregrino que desde antaño se desplazaba a través de sus pasos por las veredas y caminos inhóspitos siguiendo con su mirada el camino que indicaban en el cielo Las Estrellas, que marcaban la Vía Láctea, para dirigirse a su destino hacia Finisterre o Compostela. El mercantilismo que ha generado, incrementando los negocios afines al camino que han deteriorado y deformado la esencia de la peregrinación, la espiritualidad, que lleva anexa la introspección con la relajación y el compromiso, que con modestia, incertidumbre y esfuerzo dirigen sus pasos los peregrinos hacia la Catedral de Compostela. Los lugares de acogida se han convertido en albergues de la más diversa índole, en donde se hacinan personas, que peregrinan o turistean, para descansar y reponerse. Los caminos se señalan hasta la saciedad con hitos y señales de distinto formato en incluso con otras vías alternativas para tratar de pasar por los lugares que les interesan a quien las señalan, en algunas ocasiones. Se instauran certificados y diplomas acreditativos para que cunda la masificación, “los 100 últimos kilómetros”, “la Compostela” como ejemplos más significativos que redundan en la aparición de otros para que cunda el desasosiego. Con ello aparecen las prisas, marabuntas y picaresca que se han adueñado de los caminos y sobre todo de los peregrinos en algunos trazados con excesiva saturación. Estas circunstancias han contribuido a que las sensaciones por las que el peregrino se decide a salir de su cotidianeidad hayan convulsionado y erosionado su inicial predisposición. El camino sigue ahí impertérrito, ahora por este “bicho” cambian momentáneamente y esperemos que solo sea de momento o durante algún escaso tiempo, las circunstancias. Por lo que es preciso adaptarse a las mismas en pro de que se continúe yendo buscando las Estrellas que nos indican nuestro camino y en donde la modestia, incertidumbre y esfuerzo constituyan los paradigmas por los que se rigen nuestra peregrinación.
Javier Biagioni
Imagen de Javier Biagioni
Antón Excelente como siempre!! Coincido plenamente!! Y tomando tu concepto de “intuición“ creo que la mía dice: la forma quizá cambie , el fondo del camino permanecerá !! Y ahí estaremos con cuerpo y alma paso a paso hacia Compostela. Abrazos desde Córdoba,Argentina.
Jo Ybañez
Imagen de Jo Ybañez
Hola, no entiendo qué quieres decir con "¿Y por qué no plantearse ya, de una vez, en ir abandonando el modelo low cost de lo cutre, y comenzar a mejorar los servicios y a subir los precios?". Si suben los precios de los albergues y demás servicios mucha gente no podremos hacer el Camino de Santiago porque hay que tener en cuenta que esta crisis en su faceta económica va a reducir aún más el poder adquisitivo del trabajador español. Me parece muy bien que estén pidiendo en los spots televisivos que este año las vacaciones las pasemos en nuestro país, pero parece que nadie se plantea que muchísimos trabajadores no van a tener vacaciones este verano y los que las tengan no van a poder pagarse unas vacaciones turísticas, se tendrán que quedar en casa. Yo tenía programado hacer de nuevo el Camino de Santiago a partir de la última semana de junio, no sé si lo voy a poder hacer, según las famosas fases, pero si los precios van a subir tendré que quedarme en casa sí o sí. Tal vez no haya entendido lo que dices, por eso te lo pregunto al principio. En todo caso, creo que el espíritu del Camino no es su explotación económica, o al menos, eso me gustaría creer o recuperar. Muchas gracias
Indi177
Imagen de Indi177
Lo cutre, en ocasiones, coincide con lo "auténtico". Esa sensación nos queda al menos tras descansar en algunos albergues, que por muy cutres -en sentido estricto- que sean, nos parecen el paraíso. Ello, inevitablemente, va unido al low cost. Todos sabemos a qué se refiere Pombo, pero así, generalizando, puede crear confusión. Hace tiempo que aboga hacia un nuevo modelo, no solo de albergues, también de devolverle el sentido al Camino o, mejor, al peregrino, a través de quien tiene, bien la posibilidad, bien la obligación, de hacerlo. Se intuye siempre que su mensaje no va directamente dirigido al peregrino; es más bien un "aviso para navegantes", donde todos esperamos un "¡oído cocina!". Se avienen tiempos difíciles para todos. Quizás algunos no puedan volver al Camino aunque puedan o quieran hacerlo pero, entre tanto puedan volver, que al menos quienes toman decisivas decisiones sepan qué Camino queremos. Disponen de tiempo para ello, pero las presiones y las prisas, siempre malas consejeras, nublan el entendimiento. Es posible conciliar intereses en base a la sustentabilidad. Es necesario. Y en ese modelo todos tendremos cabida. Buen Camino
Klemens
Imagen de Klemens
Aunque estoy de acuerdo con Antón en muchas de sus observaciones, quiero recordar la importancia que tiene el Camino en la vida de muchos de nosotros. No se compara con ninguna “oferta turística”. Y por eso estoy seguro de que en el momento que se abrirán de nuevo las fronteras, muchos de nosotros forasteros vamos a empezar a recorrer otra vez el antiguo camino destino Santiago. Como se hace desde más de mil años y siempre se hará.
Berto_kairos
Imagen de Berto_kairos
¿Podría ser que esta situación valga para hacer un ‘reset’ en el camino? Que suban un poco el precio si eso va acompañado de mayor seriedad en los servicios no me parece nada mal. Por poner solo un ejemplo con el alojamiento: ¿Es insostenible un incremento de 15€ a 20€ en los albergues? ¿Acaso creemos que no nos merecemos más? Muchos peregrinos extranjeros no dudan en gastarse sus ahorros en unas cuantas cervezas y una buena comida, ¿por qué suponemos que el alojamiento debe estar tirado de precio? Y esto se aplica a todo... Muchos españoles siguen con la idea de “no nos lo merecemos” y por eso se apuesta por lo ‘low cost’. Yo soy partidario de hacer las cosas bien y cobrar lo justo (que no lo mínimo) para que el camino sea sostenible financiera y ecológicamente. El camino, creedme, es una de las experiencias más maravillosas que existen en el mundo para miles de extranjeros, compartamos con ellos esta suerte que tenemos.
ALBERTOP
Imagen de ALBERTOP
No lo sé Berto-Kairos lo de subir 15 ó 20 € el albergue. Eso se podría hacer en los famosos últimos 100 km. Pero para el que tenga pensado hacer toda la Vía de la Plata no digo nada. O el francés, etc.