Camino Portugués: La variante de Braga

Continuación del artículo: Camino Portugués desde Porto: Central o Costa

4. Y por fin llegamos a la más modesta, numéricamente hablando, del cuarteto, que no es otra que la Variante de Braga. Si bien no presenta en sus primeros km de partida ningún reto demoníaco, tampoco más adelante es capaz de despuntar con grandes atractivos. De hecho, y sobre todo hasta Santiago de Antas (Famalicão), transita en todo momento por paisaje suburbano en el que conviven núcleos rurales dispersos, urbanizaciones más modernas, polígonos empresariales y una densa red viaria, con escasos tramos por zonas agrarias o forestales, y más anecdóticos, aún, los pasos por caminos antiguos o, al menos, de tierra.

variantes-salida-porto.jpg

Mapa de los Caminos Portugueses desde Porto
Mapa de los Caminos Portugueses desde Porto

Si por el Camino Central portugués discurren cada año unos 30.000 peregrinos, y por el de la Costa, también en Portugal, otros 6.500, a los que a partir de Valença y Tui se suman otros 27.000 que sólo conciben el Camino Portugués en Galicia –la brillante idea de la Compostela “Todo a 100” también desvirtúa el sentido de esta ruta internacional-, por Braga no pasan más allá de 1.000, y ello contando que la mitad salen de la ciudad.

Al haber completado hace unos días esta variante, que entre Porto y Ponte de Lima, donde regresa al Camino Central, suma unos 100 km, hemos entendido el porqué de su falta de popularidad: la falta de albergues específicos de peregrinos.

En efecto, los problemas surgen al intentar definir la primera etapa, ya que entre Porto y Santiago de Antas, a 1 km de Vila Nova de Famalicão (fuera de ruta), no hay opciones de alojamiento a no ser que nos apartemos 5 km hasta Trofa (en torno a 27 km desde la partida), largo desvío que nunca es grato para un peregrino. Además, en Vila Nova de Famalicão tampoco hay albergue, tan sólo un hostel turístico bastante caro, un par de hoteles y cuatro pensiones.

ponte-lagoncinha.jpg

Ponte de Lagoncinha, sobre el río Ave
Ponte de Lagoncinha, sobre el río Ave

A partir de aquí el panorama está más claro, pues una segunda jornada nos llevaría a Braga (25 km), donde además del albergue de peregrinos inmediato a la catedral hay un buen número de hostel a buen precio; la tercera a Goães (20 km), con un humilde pero entrañable albergue de peregrinos; y la cuarta y última a Ponte de Lima (17,5 km).

Sin lugar a dudas, el principal recurso de este camino, que en gran parte discurre sobre la traza de la romana vía XIX, cruzando puentes antiguos como los de Lagoncinha (sobre el Ave) o Prado (sobre el Cávado), y al lado de multitud de iglesias parroquiales, capillas, oratorios, cruceiros y alminhas, es la ciudad de Braga. La antigua capital religiosa del país posee un cuidado e interesante conjunto histórico que a su catedral suma, en las inmediaciones, los santuarios del Bom Jesús, precedido de un monumental sacromonte, y el mariano Monte Sameiro.

Por lo tanto es cuestión de tiempo y de voluntad política para poner los primeros eslabones, o ayudando a quien esté dispuesto a hacerlo, que el Camino de Braga siga los pasos de sus tres hermanas mayores.

catedral-braga.jpg

Catedral de Braga
Catedral de Braga

Últimos artículos y noticias