La autovía de Jaca, enésimo varapalo al Camino Francés por Aragón

La polémica variante norte causaría un impacto irreparable en el Camino de Santiago y en el Valle del Aragón

El Camino Francés por Aragón no para de perder usuarios, esto es, peregrinos, cuando todas las demás rutas jacobeas siguen creciendo. Una coyuntura que se intenta revertir con grandes obras públicas financiadas con fondos europeos, así las pasarelas del Valle de Aspe para evitar la carretera nacional en la zona del Fort du Portalet o el futuro centro de recepción y albergue que ocupará una parte de la flamante Estación Internacional Ferroviaria de Canfranc. Pero lo que se teje por un costado, se desteje por el opuesto en forma de destrucción de 5 km de Camino, casi nada, en su aproximación a Ruesta por el recrecimiento del embalse de Yesa, con la amenaza de una gran explotación minera de potasa entre Undués de Lerda y Sangüesa o, y este es el caso que nos ocupa hoy, con la llegada a Jaca de la autovía del Pirineo (A-21) y su conexión con la A-23 (autovía Mudéjar) a través de una polémica variante norte que causará un impacto irreparable en el Valle del Aragón.

puente-san-miguel.jpg

Puente de San Miguel en Jaca, sobre el río Aragón
Puente de San Miguel en Jaca, sobre el río Aragón

Para saber más sobre la afección de este proyecto sobre el Camino de Santiago hablamos con la Presidenta de la Asociación Jaca Sin Perder el Norte (JSPN), Margarita Langa, y su Vicepresidente, Federico Fillat.

¿Cuál sería el impacto real sobre el Camino, según el proyecto inicial y con la variante seleccionada, en su aproximación a Jaca?, ¿qué otros elementos patrimoniales del valle en este sector se verían afectados?

Se vería afectado el patrimonio cultural de la ribera del río Aragón en Jaca en su totalidad, y muy especialmente el Camino de Santiago, que dejaría de existir como tal. La alternativa que han ofrecido es “tunelar” el Camino en los tres puntos en los que se verá afectado, con vías subterráneas de 70 m que transcurrirían por debajo de la autovía, con los graves inconvenientes que conllevará en cuanto a seguridad de los peregrinos, ausencia de paisaje, iluminación artificial en pleno Pirineo, etc.

¿Actúan los técnicos del Ministerio de Fomento, al presentar variantes, presupuestos y posibles impactos, del mismo modo que unos trileros?

En general, los técnicos de Fomento no atienden a nuestros insistentes requerimientos solicitándoles una entrevista con el objeto de informarles sobre la situación real y el impacto de la autovía, tanto en el Camino de Santiago como en el río Aragón y los tres pueblos afectados, además de las personas que viven en el Barrio Norte de la ciudad, 400 familias. Tampoco han mostrado ningún interés en preservar el patrimonio cultural de la ribera del río Aragón, yacimientos arqueológicos y construcciones existentes y catalogadas, como el puente románico de San Miguel (s.XI); de hecho, está previsto un talud de la autovía de 15 metros de altura en las proximidades del puente.

¿Por qué en su día no se eligió una variante sur, menos agresiva?

Las razones, en su día, fueron la posible conexión con Francia a través de autovía; sin embargo, tanto Francia como la Unión Europea priorizaron la preservación medioambiental y las formas de vida tradicionales, apoyando la opción de comunicación transfronteriza a través del ferrocarril y la reapertura de la Estación Internacional de Canfrac. Actualmente este proyecto ya está en marcha, cuenta con la aprobación de la UE y tiene una dotación de 7.000 millones de euros. Sin embargo, los planes de la autovía en España no se han modificado, a pesar de las evidencias sobre los graves impactos que causará.

Hay que tener en cuenta el momento en el que se aprobó el proyecto, 1999, y en aquella época existía otra legislación que no tenía en cuenta del mismo modo la protección del patrimonio y del medioambiente. Y tampoco se tenía en cuenta la opinión de la ciudadanía.

¿No gozan en Aragón de valor los grandes símbolos, como lo es el río y el valle en el que nació el reino? ¿Cuál es la postura del ayuntamiento?

Jaca es una ciudad que hasta el momento se ha centrado principalmente en el Turismo del deporte de montaña, y concretamente en los deportes de invierno. Por supuesto que existe un amplio sector de Turismo Cultural, pero está desatendido. Exceptuando las visitas a la catedral, el resto del patrimonio jacetano está totalmente dejado a la mano de Dios pese a ser, sin embargo, su principal activo a largo plazo.

Hemos de señalar que en un reciente pleno el Ayuntamiento de Jaca aprobó, por unanimidad, continuar con los planes de la autovía. La votación se realizó a instancias de Francisco Aisa, del Partido Aragonés Regionalista, la misma persona que en el año 2000 había encabezado la lista de Los Verdes, cuyo único punto programático era la oposición a la autovía. Por otro lado tenemos los no menos extraños casos de Podemos y de IU, contrarios a la autovía, pero cuyos representantes locales votan a favor. Otro caso singular es el del Partido Popular, que tras votar en contra del trazado en el primer pleno, lo ha hecho a favor en el último. Es una situación totalmente incomprensible, y más aún si tenemos en cuenta que varios concejales que nos han mostrado su apoyo a título personal, en los plenos votan lo contrario.

A nivel local, las cosas no se ven con perspectiva histórica ni de futuro, el planteamiento es cortoplacista.

El Camino de Santiago está protegido como Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón, y declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. ¿Qué piensan Icomos y la Unesco sobre este asunto?

JSPN se puso en contacto con David Senabre, miembro de la directiva de Icomos España, quien muy amablemente remitió nuestra petición al resto de la Junta Directiva, aunque hasta la fecha no hemos recibido noticias. Creemos que la Unesco debería garantizar el mantenimiento y la integridad de esta ruta.

¿Ha recibido vuestra plataforma apoyos externos? ¿Cuáles son los más destacados? ¿Y las ausencias más notables?

Hemos recibido apoyo por parte de Ecologistas en Acción en un primer momento; sin embargo, y a pesar de haber reiterado su solidaridad en una asamblea general, lo cierto es que su presidente, contraviniendo la decisión, está retrasando intencionadamente la firma de los documentos de apoyo.

También mantuvimos una reunión con el departamento de Patrimonio del Gobierno de Aragón, en la que les informamos de la situación. Asimismo hemos recibido apoyo por parte de varios partidos políticos, y se han hecho actuaciones importantes en el Congreso de los Diputados, tendentes a la paralización de las obras de la autovía. Violeta Barba, presidenta de las Cortes de Aragón, también nos ha mostrado su apoyo incondicional. Por otro lado, en nuestra campaña de recogida de firmas ya hemos recabado cerca de 3.000, y esperamos continuar aumentando esta cifra, porque cuando instalamos las mesas petitorias a menudo se forman largas colas para mostrar apoyo.

Entre las ausencias sobresale la de la asociación Jaca Jacobea, que contra toda coherencia se muestra de acuerdo con el trazado previsto de la autovía y con el soterramiento del Camino de Santiago. Nos resulta incomprensible esta postura, y no entendemos su extraña defensa del Camino de Santiago, ya que en vez de preservarlo se muestra de acuerdo con una alteración dramática y que incumple las propias directrices que, como sabemos, incluyen el paisaje y sus alrededores en, al menos, un km. No parece que soterrar el Camino bajo una autovía sea el mejor modo de preservarlo o de cumplir la normativa.

Tendremos que reformular nuestras pautas respecto al concepto de progreso. En Francia, sociedad más avanzada que la nuestra, se han negado en rotundo a admitir la creación de una autovía por el Valle de Aspe que alteraría un estilo de vida pausado, tradicional, centrado en las actividades agrarias, forestales y el aprovechamiento turístico, y que causaría daños irreparables en el Parque Nacional de los Pirineos Occidentales.

Exactamente. En esta zona de España el concepto de progreso sigue unido al del cemento, destrucción de la naturaleza y a las empresas ligadas a las grandes construcciones que en buena medida han participado de la corrupción política que estamos viviendo; mientras, en el resto de la sociedad europea, se están combatiendo estos planteamientos. En ciertos ámbitos de Aragón se sigue pensando que el dinero público es de los políticos. No se entiende que el dinero sale de nuestros bolsillos para llegar al de las grandes empresas a través de las concesiones públicas. Falta cultura política en España y especialmente en Aragón.

¿Cuál es el estado de opinión de la ciudadanía ante las reclamaciones de la plataforma, porque al final los votos deciden en democracia?

Hasta hace poco más de un año, la ciudadanía de Jaca no tenía conocimiento del trazado ni de las graves consecuencias que conlleva la construcción de una autovía, por eso comenzamos a instalar mesas informativas, para comunicar a los ciudadanos los planes del Ministerio de Fomento. En general, una vez que están al tanto de la situación, los vecinos se suelen echar las manos a la cabeza. Existe cierta sensación de incredulidad al respecto, ya que la autovía afecta algún emblema de la propia ciudad como el Paseo de la Cantera, uno de los lugares más bellos de Jaca y zona de paseo familiar. En cierto sentido se vive todo como una pesadilla de la que despertarán en cualquier momento. Las personas más sensibilizadas nos muestran su apoyo incondicionalmente y participan de las actividades que llevamos a cabo.

¿Estamos aún a tiempo para modificar la traza? ¿Qué podrían hacer los peregrinos y sus asociaciones, presentes en los cinco continentes, para ayudar?

Tenemos la seguridad de estar a tiempo para impedir este desastre. Creemos que el apoyo de los peregrinos y las asociaciones pueden ser determinantes, y que pueden realizar una gran labor dando a conocer la situacion y haciendo llamamientos a las instituciones sobre lo que está sucediendo. Creemos que sería muy eficaz que las asociaciones se dirigiesen a los ministerios de Fomento, Cultura y Medioambiente advirtiendo sobre el grave impacto de este proyecto, y exigiendo que se cumpla la legislación vigente. La difusión de esta realidad a través de los medios de comunicación también es crucial.

¿Existe alguna solución, aplicando técnicas de ingeniería del paisaje, para aminorar el impacto si no fuese posible cambiar el trazado?

No existe ninguna técnica lo suficientemente convincente desde un punto de vista paisajístico, el problema es el trazado. Si observamos los mapas detenidamente, comprobamos que la autovía transcurre por el sur y que, abruptamente, al llegar a Jaca se desvía hacia el norte -esto tenía algún sentido cuando se pensaba continuarla hacia Francia-; la autovía traza un arco que rodea Jaca irrumpiendo en las urbanizaciones más recientes, junto al Hospital, la Residencia de Ancianos y un hotel; al llegar al río Aragón, de nuevo abruptamente, gira hacia el sur atravesando el río y el Camino de Santiago, y pasando junto a tres pueblos habitados.

No hay ninguna posibilidad de aminorar los impactos paisajísticos y ambientales porque son demasiados kilómetros de afección. El problema es el trazado: no tiene sentido atravesar una ciudad por el norte para volver al sur, se deduce a simple vista.

¿Alguna esperanza con el cambio de Gobierno en Madrid?

En general somos un grupo muy cohesionado y optimista, de otro modo no podríamos seguir adelante. Pero no confiamos tanto en un nuevo Gobierno en Madrid como en una mayor concienciación de la población que empuja a adoptar otro tipo de políticas. Las nuevas generaciones son más cultas y mejor informadas, por lo que confiamos en el sentido común, en las múltiples evidencias de que el trazado previsto en 1999 provoca una destrucción evitable y sobre todo que es dinero público, y que ese dinero público ya hemos visto cómo se ha esquilmado en beneficio de intereses privados. Creemos que esa etapa de corrupción de las obras públicas está bajo la lupa, en los juzgados, y los responsables de tamañas barbaridades ya están sentados en el banquillo, o a buen recaudo. Creemos que existen unas leyes que hay que cumplir y que el trazado previsto incumple la normativa medioambiental y patrimonial.

¿Cómo se ha podido llegar a este punto de falta de sensibilidad hacia el Camino de Santiago?

Es una buena pregunta que también nos hacemos constantemente. ¿Cómo es posible que desde un ayuntamiento se apoye un proyecto que lo destruye? ¿Cómo es posible que quienes abanderaban la oposición a la autovía ahora exijan su inmediata construcción? ¿Por qué los mismos partidos políticos que están en contra de la autovía, votan a favor de su construcción en los plenos municipales? ¿Por qué cambian de opinión de la noche a la mañana? ¿Por qué la institución que tiene que velar por la preservación del Camino se muestra de acuerdo con su destrucción? No tenemos respuestas, francamente.

Visto lo que ocurre, y las restantes amenazas sobre un camino ya destrozado en su ramal norte, el de Berdún, y sumamente amenazado en el sur, ¿qué futuro aguarda al Camino Francés por Aragón?

El futuro del Camino de Santiago, como de tantas otras cosas, depende de nosotros, de nuestra capacidad de luchar contra la barbarie de los intereses de unos pocos en detrimento de la mayoría. Nadie lo va a hacer por nosotros, los políticos se mueven en función de la presión social. Es nuestra obligación como ciudadanos ser conscientes de esta situación. El futuro del Camino de Santiago depende de a quien elijamos para representarnos en las decisiones políticas. Es muy posible que ya hayamos aprendido una gran lección: que no tenemos que votar a rojos o azules, que los buenos son los que quieren mejorar la sociedad en beneficio del conjunto social, y los malos los que miran por sus propios intereses personales.

El Camino de Santiago Francés fue declarado por la Unesco Patrimonio Mundial. El Camino de Santiago Francés transcurre por Jaca y quieren traspasarlo con una autovía. Depende de todos nosotros su preservación, es nuestra responsabilidad. Su futuro dependerá de las decisiones que tomemos en el presente.