Etapa 3V: Trabada - Mondoñedo | Al Loro

Distancia: 
19,2 km
Duración: 
5 horas
Dificultad: 
3
Paisaje/Naturaleza: 
3

En la jornada superaremos dos altos de cierta consideración, con cuestas duras pero  continuadas, mientras que las bajadas presentan tramos de pendiente vertiginosa, donde deberemos alargar los bastones telescópicos o agarrar fuerte el bordón.

De nuevo atravesaremos zonas rurales poco pobladas y bosques extensos, donde se alternan los eucaliptos con pinos y otras especies autóctonas. La señalización es perfecta, con mojones en todas las encrucijadas del camino.

A pesar de la dureza de sus rampas, la etapa resulta ciclable en BTT. Mucho cuidado con varios tramos en bajada, en especial si ha llovido, pues la pendiente es de aúpa.

El albergue privado Casa Xica en A Trapa, a sólo 3 km de Trabada, está bien valorado por los peregrinos; por ahora es de donativo, pero eso no quiere decir que sea gratuito.

El único punto intermedio con servicios durante la etapa es Santo Tomé de Lourenzá, donde hay un bar-restaurante que también dispone de tienda y habitaciones.

En el ecuador de la jornada pasaremos ante el Pazo de Tovar, una torre de defensa de origen medieval que fue reformada como residencia en el siglo XVI. La expresión gallega pazo se aplica a caserones aislados propiedad de la nobleza local, a medio camino entre una fortaleza y un palacio.

El valle de Lourenzá es famoso por sus fabas o feixons –alubias–, de una variedad local muy apreciada. Esta leguminosa, que proviene de América, se siembra en primavera y se recoge a finales de verano o principios de otoño; aquí se impuso a finales del siglo XIX y, como tantos otros trabajos del campo gallego, su cultivo era atendido mayoritariamente por las mujeres.

La villa mindoniense fue una de las siete capitales del reino de Galicia y sede episcopal desde el año 1112. No podemos dejar de visitar la catedral, iniciada en el siglo XIII, la Fonte Vella y el puente do Pasatempo, escenario de la dramática historia del mariscal Pardo de Cela, noble gallego decapitado en Mondoñedo por orden de la reina Isabel la Católica.

Sentado en un banco ante la plaza de la catedral, tenemos la estatua de Álvaro Cunqueiro (1911-1981), gran escritor y periodista nacido en la villa. Su obra literaria, escrita tanto en lengua gallega como en español, es considerada precursora del realismo mágico. Por 1 euro, los peregrinos podemos visitar su Casa-Museo, frente a la catedral. Para más info: Abre la Casa-Museo de Álvaro Cunqueiro en Mondoñedo

En las bodegas y restaurantes de la población podremos degustar platos de la gastronomía popular gallega: las racións (raciones) más típicas son el raxo, la zorza, los pementos –aunque sean de la provincia de A Coruña, los encontramos por doquier–, empanadas, orella, lacón o revuelto de grelos.

El dulce más representativo de la localidad es la tarta de Mondoñedo, con base de hojaldre, frutos secos y frutas escarchadas.