Etapa 18: Terradillos de los Templarios - Bercianos del Real Camino | Al Loro

Para seguir el Camino Francés hacia Bercianos no debemos que cruzar la autovía A-231. Nos informan que hay sabotajes continuos en la señalización con la intención de confundir a los peregrinos. 

Otra etapa sin desniveles significativos; podemos alargarla fácilmente hasta El Burgo Ranero, localidad con más servicios que Bercianos.

Poco antes de llegar a Sahagún abandonamos la provincia de Palencia y su comarca Tierra de Campos; entramos en la provincia de León, en su comarca Páramo Leonés, conocida simplemente como El Páramo. El paisaje es similar a las etapas precedentes.

Justo cruzar el río Valderaduey tenemos dos itinerarios señalizados para llegar a Sahagún: el que recomendamos cruza la nacional y toma un camino en perpendicular a la misma, pasando junto a la ermita de la Virgen del Puente y el puente medieval; el otro sigue en paralelo a la nacional y es medio kilómetro más corto, pero menos interesante.

A 5 km de Sahagún encontramos la intersección de acceso a Calzada del Coto; sólo debemos ir a dicha población, salvando por un puente la autovía, si queremos dormir en su albergue o tomar la variante por Calzadilla de los Hermanillos (conocida con los nombres de “Vía Trajana” y “Calzada de los Peregrinos”).

La variante por Calzadilla de los Hermanillos tiene 32,2 km hasta Mansilla de las Mulas y sigue la mítica vía romana conocida como Vía Trajana. Sólo cuenta con una población intermedia, Calzadilla de los Hermanillos, que dispone de dos albergues y servicios de restauración. Esta variante, bien señalizada, es mucho más solitaria que el Camino Francés; por tanto, en caso de masificación, es una opción a tener en cuenta. Solo alarga el recorrido en 800 metros y los desniveles son insignificantes.

Quien siga la variante por Calzadilla de los Hermanillos tiene la posibilidad, en varios puntos, de regresar al Camino Francés. De hecho, la población de El Burgo Ranero es visible, a mano izquierda, cuando pasamos a su altura. Estos enlaces no están señalizados.

En todas las localidades de la etapa hay albergues y servicios de restauración.

El nombre de la villa es una deformación de San Facundo o Fagunt, quien junto a San Primitivo fue martirizado a orillas del río Cea hacia el año 304; sus seguidores erigieron una ermita en su honor, que en el siglo IX se convertiría en monasterio. En el año 1085 Alfonso VI, rey de León, Galicia y Castilla, quien está aquí enterrado junto a cuatro de sus esposas, cedió gratuitamente el monasterio y vastas propiedades a la orden de Cluny: otro magnífico business para la gran multinacional monástica, que a finales del siglo XI imponía su marca, su modelo de negocio y sus ejecutivos sobre más de mil abadías europeas.

En Sahagún no podemos dejar de visitar las iglesias de San Tirso y San Lorenzo, sin duda los dos ejemplos más completos de arquitectura mudéjar de toda esta ruta.  El mudéjar se considera una interpretación en ladrillo de otros estilos coetáneos, ya sea el románico o el gótico, donde las cuadrillas de canteros francos o norteños eran substituidas por alarifes toledanos o cordobeses; lo encontramos en regiones carentes de piedra y donde la arcilla era el material más asequible, tales como el Bajo Aragón, el valle del Ebro o Tierra de Campos.

Los puerros son el producto destacado de Sahagún, y hay variadas elaboraciones con ellos en las cartas de los restaurantes de la población.

Destacan también los amarguillos de Sahagún, pequeñas pastas elaboradas con almendra amarga. Las más tradicionales podremos adquirirlas en el Monasterio de la Santa Cruz, donde también hay la posibilidad de hospedaje.

A 7 km de Sahagún se encuentran las bodegas Julio Crespo, que ofrecen visitas guiadas con cita previa.