Etapa 8: Saint-Jean-de-la-Blaquière - Lodève | Al Loro

Distancia: 
14,8 km
Duración: 
3 horas 45 mins
Dificultad: 
3
Paisaje/Naturaleza: 
4

No hay tiendas en toda la etapa, tan solo fuentes en Usclas-le-Bosc y Soumont. Si se visita el priorato de Grandmont también se pueden utilizar los wc públicos.

Otra etapa impracticable en bici, que tiene una alternativa clara y amable, aunque mucho menos atractiva, a través de la D144E2. Cuando desemboca en el valle de la Lergue, es preciso proseguir al N, al lado de una autopista, la D609. En total son 13,6 km, y en Lodève hay una tienda especializada de reparación a la entrada del Camino (Cycles Almes).

Ante la ausencia de murallas el caserío se cierra en torno a la iglesia, en círculo, para una mejor defensa. En el cementerio, inmediato al Camino, se pueden ver las copias de sus antiguas estelas discoidales (originales en el Museo de Lodève). El templo de Saint-Gilles conserva el ábside románico, pero la torre ya es del s. XIV. A los sanjuanistas perteneció el château, reedificado en el s. XVII.

A 200 m del Camino, el dolmen de La Bruyère d’Usclas es uno de los muchos monumentos megalíticos existentes en estos montes. De piedra volcánica, su cubierta aparece quebrada. Otros tres dólmenes, los de Grandmont, Belvedere y Couste Rouge, que es el mejor conservado de los cuatro, se encuentran en las inmediaciones del monasterio.

Entre La Bruyère y Grandmont se toma una senda pedregosa y que cuando llueve se convierte en un torrente: en este caso tomad la D153, que también pasa cerca del priorato (acceso señalizado). El mismo problema, con idéntica solución, se reproduce de Grandmont a Soumont.

Priorato de Saint-Michel-de-Grandmont. Fundado por el ermitaño Étienne de Muret en la órbita del Císter, el espíritu ultra-riguroso de la orden fue el principal inconveniente para su perpetuación. La sobriedad es patente en el edificio, románico-gótico de finales del s. XII e inicios del XIII, que consta de iglesia de una nave, abovedada con cañón corrido y con ábside de planta semicircular; claustro de dobles arcos separados por pilares, con capiteles decorados con palmas y florones (las bóvedas son góticas); Sala del Capítulo, cubierta con bóvedas de crucería; y un granero, rebautizado como Sala de los Caballeros. Se puede visitar (6,50 €), con audioguía, más info: www.prieure-grandmont.fr

La iglesia de Saint-Baudille conserva nave y torre románicas, pero fue ampliada en el s. XVII.

La gîte d’étape La Soulondre es uno de los mejores alojamientos para peregrinos que se pueden encontrar en el Camino de Arles.

Para la compra hay un Carrefour Exprés en el bv. de la Liberté y un Netto en la av. de la République. El Super U grande queda a 600 m del centro (400 m del Camino), en la av. Général De Gaulle.

Los quesos, y otros productos de la comarca, pueden ser adquiridos en épiceries como Paysanne (17 bv. de la Liberté) o en la tienda bio Distribio (30 rue Neuve des Marchés), así como en el mercado matutino del sábado y, los martes de junio a septiembre, en el vespertino de productores, que se celebra en la Place de la Liberté.

A no ser que nos desviemos a Le Bousquet d’Orb después de Lunas, es el último lugar con cajeros automáticos hasta Murat-sur-Vebre, o sea, en tres etapas.

Su principal monumento es la catedral de Saint-Fulcran, obra gótica iniciada en 1280 y concluida en el s. XIV, en la que sobresale su torre fuerte de 57 m de altura. En el luminoso interior reparamos en la cabecera poligonal y en el gran rosetón de la fachada, con vitrales del s. XIX, y en el órgano dieciochesco. En la base de la torre se abre la capilla de St-Michel, y la de St-Fulcran, del s. XV, custodia en una urna argéntea lo poco que se pudo salvar de sus reliquias. El claustro, al que se accede libremente, tiene partes del s. XV y del XVII. Adosado a la basílica se encuentra el palacio episcopal (s. XVIII), ahora Hôtel de Ville.

En el palacio del cardenal Fleury (s. XVI-XVII) ha sido instaldo el Musée de Lodève, reinaugurado con un atractivo montaje en 2018, que además de secciones de paleontología, arqueología e historia, posee una pinacoteca centrada en los s. XIX y XX (Braque, Courbet, Dufy, Gris, Vlaminck), así como varias esculturas de Paul Dardé. Al artista local también se debe el Monumento a los Muertos de la Gran Guerra, situado en el parque inmediato a la catedral; otras obras suyas se pueden ver en el Halle Dardé, antiguo mercado, entre ellas el Cristo de los Ultrajes.

Paseando por el conjunto histórico se descubren restos de la muralla del s. XIV, entre ellos la torre Andrinéus. En la misma centuria fue tendido el puente de Montifort, muy alomado y con un único arco ojival, sobre La Soulondre; los peregrinos lo seguimos utilizando para abandonar la ciudad.

Os recomendamos los quesos de vaca Le Petit Lodèvois, en piezas de 80 gr, producidos por la granja de Salagou, que también tiene en su haber una gran variedad de quesos de cabra.