Etapa 23: Nogaro - Aire-sur-l'Adour | Al Loro

Distancia: 
27,4 km
Duración: 
6 horas 45 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
2

El trayecto negro de la jornada, siendo inexplicable que no le busquen una solución, son los primeros 100 m que nos vemos obligados a pisar de la D931 (km 5 de la etapa), carretera con mucho tráfico. Después seguimos junto a ella 700 m, tampoco es agradable, pero al menos por una senda paralela.

Un cruce peligroso antes de Barcelonne: el de la D939 en una larguísima recta.

No diremos adiós al Gers sin sus característicos tramos embarrados próximos a los arroyos, que se suceden a lo largo del día en la zona de Arblade-le-Haut, y en mayor medida tras la iglesia de Lanne-Soubiran.

La oferta de albergues, realmente notable en Aire-sur-l’Adour, suma una opción más en la vecina y más tranquila localidad de Barcelonne-du-Gers, prácticamente unida a la anterior en un todo continuo.

Hoy no hay opciones, a lo largo de la etapa, para la compra, pero sí un interesante café étnico, el Pacha Mama, instalado en la escuela de Lelin-Lapujolle. Selección de tés y cafés bio, pasteles, crepes, ensaladas, bocadillos y platos a 5 €, todo ello acompañado de buena música.

Si bien no se puede decir que el recorrido presente grandes obstáculos para las dos ruedas, cada vez que se cruza un curso de agua, aunque sea modesto, hay tramos en pendiente, con barro y resbaladizos cuando llueve. En la salida de Nogaro no os perderéis gran cosa si en vez del GR seguís la D143, ¡no la paralela D931!, por Arblade-le-Haut.

Conviene no extraviarse con el desvío señalizado a la gîte Belardine en Arblade-le-Bas, que si bien puede constituir una variante rápida y más corta que el GR (2 km menos), salvo en el inicio está casi toda asfaltada, por lo que solo es recomendable para quienes piensen dormir en su albergue.

En la iglesia suelen dejar termos con café, y también unos rollitos con fragmentos del Evangelio que se eligen al azar.

La localidad posee la última estación ferroviaria hasta Saint-Jean-Pied-de-Port, caso de que alguien quisiera desertar.

De 15 de abril a 15 de octubre hay una acogida vespertina en la catedral de 15:00 a 18:00. Misa y bendición de peregrinos, a las 18:00, de miércoles a sábado, en julio-agosto también martes. Bonito sello.

Cuenta con excelentes parques municipales, para almorzar, pasear, wasapear o tumbarse al fresco, tanto al borde del río (entrada) como frente a la moderna Mediateca (tras la catedral).

Antes de cruzar el Adour, tras la estación de servicio pasamos ante el Carrefour Market de l’Alouette (de 9:00 a 12:30 y de 14:30 a 19:30, fin de semana de 9:00 a 19:30, domingo solo mañana). En el centro mercado cubierto (9 bv. Lamothe) y tiendas; también un surtido Petit Casino en la rue Henri Labeyrie, 5 (de 7:30 a 12:30 y de 14:30 a 19:30, domingo de 8:00 a 12:30, cierra lunes).

Los mercados tienen lugar los martes y sábados por la mañana en el edificio del Marché couvert, con estructura de metal y vidrio de estilo modernista. Los jueves también suelen estar presentes algunos productores locales, pero en menor cuantía.

En el plano artístico el principal monumento, Patrimonio Mundial de la Unesco, se sitúa junto al Camino en la salida de la villa, y es la iglesia de Sainte-Quitterie. Construida sobre un templo al dios Marte, data de los s. XI al XIII, con una gran reforma en el s. XVI. Nos llama la atención por combinar piedra y ladrillo, constar de una torre en la fachada y de una nave gótica. En su portada Cristo, entre la Virgen y San Juan, aparece acompañado de ángeles, apóstoles y profetas, y en el plano inferior se representan Paraíso, Purgatorio e Infierno.

Santa Quiteria era una joven bracarense que, por renunciar a abjurar del cristianismo para esposarse con un príncipe arriano, aquí fue decapitada en 476. Según la leyenda, al caer su cabeza a tierra hizo manar una fuente, de propiedades milagrosas. Venerada en la cripta de la abadía, donde fue dispuesto su sarcófago marmóreo, la fama de la mártir se extendió por Gascuña y los caminos de peregrinación. Era creencia que por su intercesión se curaba la rabia de los cánidos. En el puente de la rabia de Zubiri, del Camino Navarro, aparecieron algunas de sus reliquias, y por ello también allí sanaban los animales afectados.

Tentación del día: la patisserie Daugé, en la plaza de la catedral, funciona desde 1886 y tiene como especialidades sus pastelillos y tartas elaborados con pasta de almendra y piñones (tarte aux pignons, gâteau landais).

De las especialidades regionales de la comarca de Le Tursan, que se pueden adquirir o consumir en Aire, destaca todo lo que tenga que ver con las aves (pollo, oca, pato), así patés, foies y otras conservas. En los restaurantes nos ofrecerán el assiette landaise, potente ensalada que además de lo habitual lleva carne y foie gras de pato, jamón, espárragos y piñones, y la garbure, sopa de verduras y carne típica de Gascuña.