Etapa 22: Léguevin - Giscaro | Al Loro

Distancia: 
31,1 km
Duración: 
8 horas
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
3

Se suceden los cruces de carreteras nacionales en tramos de largas rectas, por lo que la visibilidad es buena. Con todo, seamos prudentes al pasar la N2124 al salir de Léguevin, y sobre todo la N224 después de L’Isle-Jourdain. Asimismo, en la entrada a L’Isle conviene aprovechar caminos y aceras por el margen izquierdo de la D924.

El emplazamiento de los núcleos de población, y la existencia o no de alojamiento, nos ofrecen diferentes posibilidades a la hora de articular las etapas entre Toulouse y Auch. En la presente tendría más lógica pernoctar en L’Isle-Jourdain, con un pequeño albergue municipal y otras opciones, pero salvo que se haya dormido en Colomiers o Pibrac, la distancia resulta muy corta. Por contra, Monferran-Savès sería un lugar ideal como fin de etapa, pero carece de oferta. Por el momento, la ferme-gîte de La Grangé está solventando el problema, y además con sobresaliente, pues los dueños son peregrinos y el lugar una maravilla.

Por el camino de peregrinos hay varios lugares con servicios para avituallarse y descansar: primero Pujaudran; ya a mitad de etapa L’Isle-Jourdain, que es una población grande y además dispone de dos lagos con zonas arboladas y merenderos; y estratégicamente situada hacia el final Monferran-Savès, con un área de descanso a la salida del pueblo.

Una vez más se puede indicar que salvo que el tiempo haya estado seco, el bosque de Bouconne no es el mejor sitio para las bicicletas, y menos aún si no son BTT. Lo mismo cabe decir, al salir de L’Isle-Jourdain, del camino al borde de los ríos Save y Gay, que suele tener problemas de encharcamiento, por lo que será mejor utilizar las vías alternativas que indicamos para los peatones. Buena parte del camino de peregrinos, salvo en el tramo final (pistas y caminos agrarios), transcurre sobre asfalto.

Alternativa al salir de Léguevin (no indicada en el mapa). Debe tomarse, según recomiendan en el albergue, cuando los caminos del bosque de Bouconne están encharcados y llenos de lodo, lo que impide el paso. No está señalizada, pero no tiene pérdida, pues justo a la salida de Léguevin, en vez de torcer a la derecha para cruzar la N2124, se continúa al frente hasta confluir 2 km después con dicha N2124, cruzándola para seguir en paralelo a ella, siempre recto y por carreterillas asfaltadas hasta encontrar de nuevo las marcas del Camino de Santiago.

Por el bosque de Bouconne (GR-653). Si bien el camino jacobeo, al salir de Léguevin vuelve a enlazar en el inicio del bosque con el GR-653, a los 1.300 m se separa de nuevo de él. Quien continúe por el GR-653 recorrerá 2,5 km más de bosque, y luego seguirá por terrenos agrarios; esta variante suma 2 km más hasta L’Isle-Jourdain, a donde ni siquiera entra.

Alternativa al salir de L’Isle-Jourdain (no indicada en el mapa). Desde el lago posterior a la población, cuando el GR, que sigue el cauce de La Save y luego el del arroyo du Gay, está inundado o embarrado, toca seguir al frente la D924 hasta confluir en La Motte con la N224, cruzándola para tomar la pista asfaltada que pasa por la granja de La Manjou, y la de tierra que tras cruzar la vía férrea enlaza con el Camino. Esta ruta, de 3,7 km, es además algo más corta que el GR (4,4 km).

Si tenemos la fortuna de pasar por L’Isle-Jourdain el sábado, podremos disfrutar de su mercado tradicional, que se desarrolla en el casco antiguo (plazas Gambetta y de l’Hôtel de Ville, Rue de la République) hasta las 14:00.

El casco histórico es uno de los más interesantes de la Vía de Arles. Del mismo modo que en Castres, el que fue hospital Saint-Jacques es ahora una residencia de ancianos; su portada está decorada con vieiras, y conserva una imagen barroca del titular. Preside el conjunto la colegiata de Saint-Martin, voluminoso templo clasicista iniciado a finales del s. XVII y concluido en 1785 que tan sólo respetó, de la medieval, la esbelta e icónica torre de ladrillo con la escalera de caracol adosada (s. XIV). Las pinturas interiores son del s. XIX.

El Hôtel de Ville (s. XVIII) preside una gran plaza cuadrada rodeada por edificios de piedra y ladrillo. También se asoman al ágora la disonante morada modernista de Claude Augé (1903), creador del Petite Larousse, y el mercado o halle, que ahora alberga el Museo Europeo del Arte de las Campanas, con más de 4.000 piezas procedentes de todo el mundo. La vecina Place Gambetta se halla presidida por una fuente, y no lejos veremos el romántico caserón de la Marquesa, en la Rue de la Save, que desemboca en la Place de Compostelle.

Sobre el río Save permanece un único arco de ladrillo del puente Tourné, que data del s. XII y es paso del GR. Junto a la salida del Camino se encuentran dos lagos, pequeño y grande, rodeados de arbolado, paseos, playas e instalaciones deportivas.

Un arco permite acceder a la plaza de la iglesia, donde aparecen varios edificios antiguos, algunos de ellos provistos de soportales. El templo de Saint-Martin, cuya torre se encuentra coronada por una esbelta flecha, conserva fragmentos del edificio del s. XIV, aunque la mayor parte de lo que se ve es fruto de la reedificación del s. XIX. Sobre la puerta aparece el relieve de un peregrino, aunque algunos lo han identificado con San José.