Etapa 2: Grado - Salas | Al Loro

Distancia: 
22,1 km
Duración: 
5 horas 30 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
3

Algunos peregrinos nos han avisado de que en caso de fuertes lluvias el camino de bajada de Doriga a Cornellana queda en muy mal estado, lo que conlleva serias dificultades. Lo mismo ocurre en el tramo La Espina - Tineo, en la etapa siguiente.

El albergue se encuentra a 800 metros del camino, a media subida hacia al alto del Fresno; el desvío está bien señalizado. San Juan de Villapañada es una pequeñísima aldea sin servicios, aunque el albergue cuenta con una máquina expendedora de bebidas, ensaladas, cereales, chocolate, y además la nevera está bien surtida (a precio de tienda) gracias a la gentileza del hospitalero.

Si el albergue está lleno hay que seguir hasta el albergue de Cabruñana, que se encuentra a 3,6 km, también fuera del camino oficial.

Inciamos la etapa con una prolongada subida de 300 metros de desnivel en 5,0 km, hasta el Alto del Fresno.

A la entrada, justo al cruzar el río Narcea por el puente de la carretera, hay un desvío a la izquierda que va directo al monasterio de San Salvador; el camino oficial sigue por la carretera, pasando por los bares y tiendas, y torciendo luego a la izquierda hacia el monasterio, por donde sigue el camino.

Los peregrinos más en forma pueden alargar la etapa hasta Bodenaya, donde hay un acogedor albergue que, aun siendo privado, conserva el espíritu altruista que caracteriza la ruta jacobea.

En la aldea de Doriga, antes de Cornellana, está Cá Pacita, el primer bar de la etapa (abren a partir de las 10:00, y a veces más tarde); en la parte trasera hay una habitación con unas pocas literas para peregrinos, aunque no es propiamente un albergue.

Cornellana cuenta con todos los servicios de restauración; luego, hasta Salas, solo tenemos el bar-tienda de una estación de servicio en Casazorrina, al otro lado de la nacional (precaución al cruzar).

El Monasterio de San Salvador cuenta con una hospedería para peregrinos.

En las panaderías de la población podemos encontrar los bollos preñaos, rellenos de chorizo. Si queremos algo más dulce, en la pastelería Casino elaboran multitud de dulces asturianos, además de empanadas (destacan las dulces de manzana o las de pulpo).

En todas las poblaciones de la etapa comparten el salmón como producto autóctono. En la mayoría de restaurantes de Cornellana y de Salas lo sirven en temporada.

En Salas se halla toda una institución entre los peregrinos: Casa Pachón, con un famoso y aún más abundante menú, compuesto por sopa, legumbres, carne y platos de pescado.

El toque dulce lo dan los carajitos del profesor, pastas elaboradas con avellana, azúcar y clara de huevo. Por su contenido son perfectos para llevar unos cuantos en la mochila. La tienda original se encuentra en la avenida Galicia, 21.