Etapa 18: Colombres - Llanes | Al Loro

Distancia: 
23,2 km
Duración: 
5 horas 45 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
3

Etapa plácida y de bonitos paisajes, y aún más si tomamos la senda costera; la única subida a reseñar la encontramos a la salida de Andrín (senda costera), aunque ni tan siquiera llega a los 100 metros de desnivel.

Nota 2016: Un peregrino nos informa que a la salida de La Franca hay un desvío señalizado que nos permite, cruzando la vía del tren por encima de una valla, seguir una senda costera hasta Pendueles (con posibilidad de entrar en Buelna y recuperar el camino junto a la nacional).

En Pendueles debemos optar entre el camino oficial, que avanza siguiendo el eje de la nacional N-634 (evitándola en muchos tramos), o la senda costera, señalizada con las marcas blancas y rojas del GR E-9 (ver Recorrido). Sugerimos la senda costera, solitaria y agradable; aún así, el camino oficial también transcurre a tramos por senderos boscosos.

200 metros después del alto de Cue, a 1 km de Andrín, el camino cruza la carretera para seguir por su izquierda; en este punto tenemos la opción de acortar casi 1 km el recorrido siguiendo la carretera hacia abajo, atravesando Cue. El camino señalizado, que cruza la Sierra Plana de Cue por la parte alta de la vertiente norte (con vistas fantásticas) y pasa por la ermita del Cristo del Camino, es mucho más interesante que la carretera; sólo apuntamos dicho atajo por si las condiciones climáticas fueran adversas.

En La Franca hay bares y restaurantes a pie de nacional; también Pendueles y Adrín cuentan con bar y restautante. Los que tomen la senda costera no tendrán servicios en el tramo de Pendueles a Andrín. En Adrín, el mesón La Fuente es de precios elevados y exigua amabilidad.

Quien sigan la senda costera pasarán por los Bufones de Arenillas: Los bufones son grietas y chimeneas abiertas en la costa y conectadas con simas marinas por las que el agua del mar penetra a presión, formando surtidores de agua pulverizada visibles desde el exterior y que pueden alcanzar más de veinte metros de altura.

Hoy el interés cultural se centra en el conjunto monumental de la villa de Llanes; iglesia de Santa María del Concejo, vestigios de la muralla medieval, torreón...

Mención aparte merecen los Cubos de la Memoria: obra artística de Agustín Ibarrola, son una serie de pinturas sobre los cubos de hormigón de la escollera del puerto.

Llanes tiene algunos productos y platos tradicionales dignos de mención. En las cartas podemos encontrar platos con pixín, que es como se llama al rape en estas zonas, o el pastel de cabracho.

Las sidrerías que vamos encontrando son unas excelentes opciones para probar algunos de los productos, como la borona, una especie de pan elaborado con harina de maíz relleno de chorizo o panceta. También llama la atención el pantruque, una masa elaborada con tocino picado, cebolla y harina de maíz, que acompaña los platos de fabada o pote asturiano, o también el compangu, que son las carnes del cerdo como el chorizo, la morcilla, etc.