Etapa 13: Burgos - Hornillos del Camino | Al Loro

La salida de Burgos es cómoda y relativamente rápida; luego, por largas pistas de tierra y piedra suelta, nos adentramos en las extensas tierras cerealistas de Castilla. Es el inicio de la Meseta, una pequeña muestra de lo que nos espera los próximos días.

Pocos lugares con sombra hay por estos lares; en verano el sol cae sin piedad sobre los peregrinos. Entonces, la palabra "Hornillos" cobra todo su sentido. Por el contrario, en invierno, en la meseta castellana, y aún más en la provincia de Burgos, el frío es tremendo.

La etapa de hoy la podemos alargar hasta Hontanas (son 30,9 km), que cuenta con varios albergues, o hasta San Bol (son 26,7 km), con un humilde y solitario albergue en medio de la inmensidad (ver etapa siguiente).

El camino no pasa por el pueblo de Villalbilla de Burgos (antaño tuvo albergue); lo deja, visible, a 600 metros, a mano izquierda.

Todos los pueblos de la etapa de hoy cuentan con servicios de restauración; en los tramos intermedios debemos llevar agua suficiente.

En el ámbito cultural destacamos los pueblos de Rabé de las Calzadas y Hornillos del Camino; sus recias casas de piedra conservan el carácter tradicional de la arquitectura de la zona. Son pueblo silenciosos, y casi desérticos si no fuera por los peregrinos.

Las sopas y guisos tradicionales son ideales si peregrinamos en invierno; todos los servicios de restauración los presentan en sus cartas. Sobresale la olla podrida, con alubias rojas y morcilla, chorizo y panceta. Estos ingredientes son los que le confieren el nombre, que viene de poderida, pues sólo los más adinerados podían hacerse con todos los ingredientes.