Etapa 3B: Buiza - Pajares (por Villamanín) | Al Loro

Distancia: 
24,3 km
Duración: 
6 horas
Dificultad: 
3
Paisaje/Naturaleza: 
3

CONSIDERACIONES GENERALES:

Estamos frente a una de las etapas más complejas de todos los Caminos de Santiago; por ello esta página de A Loro es extra larga y dividida en apartados. También estamos frente a una de las etapas más bellas de todos los Caminos de Santiago, si no la más.

Debemos afrontar la etapa con precaución y, a ser posible, en compañía, pues transcurre por una zona montañosa relativamente elevada (cota máxima de 1.568 metros de altitud) y de una soledad absoluta. Aunque con estas altitudes no podemos hablar de "alta montaña", sí presenta algunas características de la misma.

En invierno, o con malas condiciones meteorológicas, debemos optar sin pensarlo dos veces por la variante de Villamanín; esta zona es extremadamente fría, e incluso es habitual que nieve en primavera o a finales de septiembre.

El desnivel positivo acumulado de la etapa es de 875 metros, lo cual la convierte en muy dura a pesar de la distancia moderada. Además, el tipo de camino que pisamos no permite ritmos altos; de ahí las casi 8 horas de camino (a un ritmo medio) para los 22,6 km.

El itinerario no presenta ningún paso peligroso, pero transcurre por un terreno montañoso que en nada se parece al tipo de terreno habitual de los Caminos de Santiago.

Hoy en día la etapa está bien señalizada, aunque a veces hay que rebuscar las estacas señalizadoras. Si nos perdemos, debemos volver atrás hasta la última señal e intentar de nuevo encontrar la siguiente.

En el ámbito cultural el interés se centra en la colegiata de Santa María de Arbás (llaves y sello en el bar-restaurante Venta Casimiro del Puerto de Pajares), antiguo hospital de peregrinos y que cuenta con el sello más antiguo del camino.

VARIANTE POR VILLAMANÍN:

A veces denominada "variante de invierno", empieza justo delante de la iglesia de Buiza. El desvío está bien indicado: a la izquierda, el camino oficial, y, a la derecha, la variante por Villamanín.

A partir de Villasimpliz ascendemos al Puerto de Pajares siguiendo el eje de la nacional; en su mayor parte caminamos por el arcén de la misma, pero en algún tramo lo hacemos por la antigua carretera para evitar los túneles.

La subida por el arcén de la nacional al Puerto de Pajares no es peligrosa si tenemos precaución, pues el arcén es suficientemente ancho.

Hay servicios en Villamanín (buen menú en el bar-restaurante Ezequiel), un bar en Busdongo y un bar en el Puerto de Pajares.

TRAMO PUERTO DE PAJARES - PAJARES:

Debemos evitar, sin excusas, la bajada a Pajares por la nacional: es extremadamente peligroso. Sólo hay un estrecho arcén entre la calzada y el guardarraíl, la pendiente es muy pronunciada y algunos coches, camiones y motos circulan a gran velocidad. En el caso de las motos, hay quien toma las curvas a gran velocidad y cerradas al límite, lo que conlleva un gran riesgo de accidente mortal si en la curva hubiera una persona. Aunque estemos cansados, debemos optar por el camino señalizado, algo más largo y quebrado, pero alejado de la carretera.

Justo a la llegada al Puerto de Pajares el camino se desvía a mano derecha, en subida: sólo ganamos 25 metros de desnivel positivo antes de iniciar el descenso.

A 1 km del Puerto el camino cruza la carretera nacional y, 200 metros después, encontramos una bifurcación bien señalizada: a la derecha, para quienes vayan a Pajares y a su albergue; a la izquierda, en dirección a San Miguel del Río, para los que continúen el camino.

A pie de nacional hay un bar en el que sirven menú (martes cerrado). El albergue no tiene cocina de uso libre, y la hospitalera actualmente no sirve comidas, hemos de tenerlo presente.