Etapa 27: La Bañeza - Astorga | Al Loro

Distancia: 
24,5 km
Duración: 
6 h
Dificultad: 
2

¿Terminaste el Camino? ¡Muchas felicidades! Ayúdanos dando tu opinión (en el idioma que quieras) sobre los alojamientos en los que has pernoctado: www.gronze.com/recomendar. Tu opinión, sincera y respetuosa, es muy importante para nosotros y para los futuros peregrinos, y sólo te llevará unos pocos minutos. Gracias y siempre Buen Camino.

Etapa apacible, con desniveles muy moderados; al igual que ayer, también en buena parte transcurre por pistas de tierra.

La señalización es aceptable, aunque algo irregular; aún así, no hay pérdida posible. En las largas rectas hay algunos cruces sin señalizar; en este caso, siempre recto.

Justo pasado el puente romano Valimbre, la señalización actual nos lleva por la izquierda a cruzar la nacional, y llega a Celada por la parte alta del pueblo, obviando los servicios. Antes el itinerario tomaba la pista de la derecha, alejándose de la nacional y de la autovía, y llegando a Celada a la altura de la nacional, donde están los servicios. No hay diferencia en cuanto a distancias entre ambas opciones. 

Hay una pequeña tienda de comestible, y la casa rural Señorío de los Bazán, cuya agradable cafetería abre a las 8 de la mañana (según nos dijeron, si la puerta está cerrada debemos llamar); está en la parte baja del pueblo, en la carretera que nos queda a la derecha según llegamos.

En abril de 2022 se inauguró un albergue municipal de peregrinos en la estación de Valderrey (la localidad queda a unos 2 km); emplazado en un entorno tranquilo para quien prefiera huir del bullicio urbano. Hay que llevar la cena, pues dispone de cocina pero no hay servicios cercanos. 

Cuenta con todos los servicios, emplazados a pie de la nacional N-VI.

Es una de las ciudad más interesantes de la ruta jacobea. Conocida como Asturica Augusta por los romanos, aquí convergían dos de sus más importantes calzadas. Hoy en días sus monumentos más relevantes son la catedral de Santa María y el Palacio Episcopal, este último obra de Gaudí.

La localidad cuenta con varios productos que merecen atención, especialmente dulces: las mantecadas, pequeños bizcochos elaborados con manteca de vaca, y que cuentan con Indicación Geográfica Protegida; y los hojaldres de la ciudad, también muy valorados. Los encontraremos en algunas pastelerías tradicionales como Hojaldres Alonso, con varias tiendas en la ciudad, o Mantecados Velasco.

El plato más conocido de Astorga es el cocido maragato, cuya particularidad es que se come en orden invertido, empezando por las carnes, verduras y legumbres y, por último, la sopa. En Casa Maragata, con dos restaurantes en la ciudad, sirven exclusivamente este manjar.

Los martes hay un mercado semanal repleto de tiendas con quesos y embutidos, además de otros productos frescos.