Introducción: La etapa más bonita de los Caminos de Santiago

Cuando se hacen encuestas de este tipo uno ya desconfía por principio, pensando en la metodología empleada y, sobre todo, en quién la promueve y quién participa. Así, por ejemplo, si consultamos la lista de los destinos turísticos más valorados de Europa que cada año publica Tripadvisor (premios Travellers), entre ellos nunca fallan los más frecuentados: Londres, París, Roma, Barcelona, Estambul, Praga, Florencia, Amsterdam, Venecia, Budapest, Berlín y ciertas islas como Mallorca, Santorini, Tenerife, Creta, Córcega, Madeira o Malta. Se trata, en su mayoría, de destinos bien comunicados y que figuran en todos los paquetes de las agencias de viajes. Por lo tanto, solo se valora lo que se conoce, y aquí entramos en la órbita del turismo de masas.

zarautz2.jpg

Llegando a Zarautz
Llegando a Zarautz

En el Camino de Santiago ocurre tres cuartos de lo mismo cada vez que sale una valoración, son muchas las publicadas en revistas o internet, o cuando se deja que el público hable. Como el 50% de los supuestos peregrinos no pisan nada fuera de Galicia, la mayoría solo hablan de Galicia, y así se entiende que las etapas más bonitas sean, cómo no, las gallegas, y además en los 100 últimos kilómetros.

Una encuesta de este género, para vergüenza de quien conozca mínimamente los caminos de largo recorrido al menos en España y Portugal, fue publicada por La Voz de Galicia en 2018. Su fuente: preguntar a los peregrinos que llegaban a la plaza del Obradoiro en pleno agosto, ya me diréis.

Resultado: la etapa más bonita era Portomarín-Arzúa [sic], que por lo general son dos, por los muchos árboles, naturaleza, verde... Pisándole los talones otra peculiar doble etapa, Pontevedra-Padrón, de nuevo por los paisajes, pueblos, la ciudad de Pontevedra y hasta los pimientos de Herbón, fuera del país más conocidos como de Padrón.

Pues bien, aún sin dudar de las bondades de estos tramos, nos tememos que el efecto llamada de estas encuestas provocará una falsa impresión, por no decir directamente engañifa, en el lector no iniciado, al trasladar una información que parece salida de aquella parábola india de los seis sabios ciegos y el elefante, en la cual cada uno de ellos describía al bicho en función de la parte de su cuerpo que tocaba. Aquí también hablamos de ciegos, o de peregrinos que tocan de oído, que creen conocer el Camino por haber estado en él cuatro o cinco días, y con esos mimbres se trenza una pseudo encuesta sin contrapesos ni filtros.

Cuando nos han pedido, senderistas más que peregrinos, para que les recomendemos la etapa más hermosa de uno u otro itinerario, solemos responder que la belleza de las etapas es algo muy subjetivo, y que no se trata de algo estático, sino que depende de diversos factores: estacionalidad, tiempo, formación socio-cultural del que la recorre y aprecia, y hasta de su estado de ánimo. El verde o el bosque no siempre tienen porque ser la panacea, y de pueblos bonitos o feos se puede hablar valorando su monumentalidad, armonía, conservación del patrimonio, arquitectura, parques, pero no desde las entrañas de un usuario, cuyos gustos no tienen por qué ser estándares.

Además, dado que la mayoría de peregrinos proceden de un entorno urbano, y en parte desean huir de él durante las vacaciones, es lógico que lo que se viene con ligereza denominando «la naturaleza», que en realidad es más bien una alusión al paisaje con criterios interpretativos románticos, sea un factor clave a la hora de entender la belleza. En realidad, naturaleza salvaje hay poca en el Camino de Santiago, a no ser cuando atraviesa algunas áreas naturales protegidas bajo diversas figuras legales, desde el Monumento Natural hasta el Parque Nacional, su máxima expresión, pasando por los LIC y otras figuras más laxas como las Reservas de la Biosfera de la Unesco.

granon.jpg

Salida de Grañón
Salida de Grañón

Lo que predomina en los itinerarios peninsulares son los paisajes humanizados, en mayor o menor medida, tanto a través de la edificación como de los aprovechamientos agrarios, ganaderos o forestales. El último caso es curioso, pues en ocasiones se llama «bosque» a lo que en realidad son aprovechamientos silvícolas, con los árboles en perfecta formación y creciendo bajo control hasta el día de la tala.

También suele suceder que valoremos en mayor medida lo que no poseemos o resulta grandioso, y aquí entran de lleno dos elementos con gran poder de seducción: en primer lugar, la montaña, que además de constituir un reto para el caminante nos empequeñece y asombra; y por otra parte el mar, en mayor medida si es bravo, y de ahí el éxito de las rutas costeras atlánticas. Hay mucha literatura al respecto, por lo que obviamos más comentarios.

Por lo tanto, múltiples factores entran en juego cuando entramos en el subjetivo campo de la estética, donde los cánones de belleza dependen mucho de cada persona, de su bagaje cultural y como viajero, de sus filias y fobias, y también de la experiencia momentánea, pues un delicioso hayedo otoñal bajo un aguacero puede acabar perdiendo por completo su capacidad de atracción. A lo anterior habría que sumar otras cuestiones como las expectativas generadas, el tipo de firme de la etapa, los servicios existentes, el trato recibido, etc.

Es cierto que hay etapas, tramos o visiones más generales sobre los caminos reconocidos por la mayoría: cruzar los Pirineos, los bosques navarros, los viñedos riojanos, los campos de Castilla en primavera, las montañas de León u O Cebreiro, los bosques autóctonos gallegos, los paisajes costeros del Camino Norte, los de montaña del Primitivo, las dehesas de la Vía de la Plata, las lezirias do Tejo en el Camino Portugués, la llegada al mar en Fisterra y Muxía, las Rías Baixas desde el Camino Portugués, las Altas desde el Camino Inglés, todo ello con el complemento de un buen número de poblaciones pintorescas, y de los conjuntos-históricos.

Pues bien, al igual que los narradores del Decamerón, o de los románticos Lord Byron, Mary y Percy Shelley y John Polidori en 1816, vamos a olvidarnos por un tiempo del Covid-19 y a centrarnos en nuestros recuerdos de la peregrinación intentando proponer, en una exposición sin la más mínima voluntad estadística, cuáles son las etapas más bonitas, y por qué, de los principales Caminos de Santiago en la Península Ibérica. La próxima semana comenzaremos con el Camino Francés, incluidos los ramales aragonés y navarro desde Oloron-Sainte-Marie y Saint-Jean-Pied-de-Port, y la prolongación a Fisterra y Muxía. ¡No dejéis de participar enviando vuestras candidatas, a poder ser con algún comentario!

fervenza.jpg

Peregrina hacia Olveiroa, de Camino a Fisterra
Peregrina hacia Olveiroa, de Camino a Fisterra

Periodista especializado en el Camino de Santiago e historiador

Comentarios
Caren
Imagen de Caren
Excelente artículo!!!
Sofía
Imagen de Sofía
Para mi la etapa más bonita del Camino es aquella que te hace sentir que formas parte de él. Camino Catalán : sin duda la etapa desde la puerta de mi casa y subir al monasterio de Montserrat, preciosa, en la que aprendes a soltar amarras frente al reto de salir desde tu casa y llegar a Santiago, - el auténtico Camino el que sale de tu casa- con el enorme macizo pétreo como final del día y a la vez Principio del Camino. Montserrat para mi es "mi Roncesvalles". Tambien en el C Catalán la salida en Loarre con su castillo románico hasta el monasterio de San Juan de la Peña, en la que se junta el paisaje espectacular con la historia en un enclave mágico. Camino de Madrid. sin duda salida desde Cerdedilla y final en Segovia, precioso. Camino Primitivo : los paisajes grandiosos de la variante de Hospitales y el dia siguiente también en tierras asturianas de Berducedo a Grandas de Salime. Caminho Portugues : bonita etapa desde Ponte de Lima a Sao Roque, porque en esas tierras y paisajes acompañada del perro portugues Lima, creo que nací como peregrina. Camino Francés, es dificil decidir.... subir los Montes de Oca y llegar al monasterio de San Juan de Ortega, donde casi siempre llego con ganas de llorar, es probable que no sea el paisaje más bonito del mundo, pero para mi se acerca a lo más genuino del Camino. Camino Sanabrés : La subida a Albergueria, hermosa y dura a partes iguales y la entrada a Galicia desde Lubián a A Gudiña por a Canda. Camino de la Plata, creo que toda la zona del Arco de Cáparra, historia romana y dehesas hermosas. Camino del Salvador, final en Pajares saliendo desde Buiza con todo lo caminado en ese día , frente a maravillosas montañas de una belleza arrebatadora desde la ventana del albergue mientras tiendes la ropa. No creo que ninguna de mis elegidas entre en el ranking del top ten , pero cada uno como siempre se ha dicho vive su propio Camino.
Míriam López
Imagen de Míriam López
Igual peco de clásica, pero la bajada a Cee en el Camino de Fisterra, con tiempo soleado, es impresionante. Curioso: un descenso que deja sin aliento. Como el de O Cebreiro nevado en el Camino Francés inverso, hacia Villafranca del Bierzo, o el tramo paralelo al Canal de Castilla entre Castrojeriz y Frómista, un regalo para los sentidos. En el Camino del Ebro, la compañía del Canal Imperial de Aragón (entre Gallur y Tudela) también es grata, además de plácida. Todas las etapas tienen algo; depende de tu momento, del tiempo, de la época del año..., aunque el Camino siempre atrapa. Gracias por tus artículos, ¡siempre! :) Míriam ;)
salvador rodriguez
Imagen de salvador rodriguez
la verdad que la de cee y la de O cebreeiro son muy bonitas ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Klemens
Imagen de Klemens
Me acuerdo del tramo entre Riego de Ambros y Molinaseca al inicio de avril. Bajando con el canto de los pajaros y, sobre todo, el olor de las rosas de las rocas. Simplemente divino. Una experiencia que nunca voy a olvidar.
Kroket
Imagen de Kroket
Para mi la etapa mas bonita fue la siguiente. Me crié cerca de el mar y mis aficiones son casi todas relacionadas con el, asi que, cuando comencé mi camino primitivo, me esperaban semanas sin ni siquiera olerlo. Mi llegada a Santiago fue muy emotiva a la vez que agridulce, así que al día siguiente sentí que tenia que acabar viendo mar, olerlo, bañarme en el y sentir el agua salada en mi piel después de tantas semanas. Por eso para mi la mejor etapa fue bajando dirección cee. Tengo que decir que, no suelo mirar mucho lo que me voy a encontrar en la etapa del día siguiente, ni la que transcurro, así que mi primera parada de esta etapa fue comer en una capilla que hay a mano derecha con una pradería preciosa, justo en esa pradería fue la primera señal de que el mar estaba cerca, llego a mi una fragancia a mar salitre y algas que en ese momento no podía explicar, mi corazón empezó a latir fuerte, me levante de un salto, me apresure a coger agua de una pequeña fuente y con paso firme me fui derecho a la empinada bajada que se dirigía al pueblo de cee, cada paso que daba mas cerca del mar me sentía, hasta que pude verlo con mis propios ojos, ahí fue cuando frene en seco y me quede contemplando tal belleza sin importar el asfixiante sol que me azotaba la piel ya quemada de semanas caminando bajo un sol de justicia en pleno mes de agosto