Los coreanos en el Camino de Santiago

La presencia de coreanos en el Camino de Santiago ha sido una de las grandes novedades del nuevo milenio. Para saber algo más de este fenómeno a través de una experiencia personal singular, entrevistamos a Diego Yoon Taeil, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Corea en España, que cuenta nada menos que con 27.400 socios, y a la vez propietario de un albergue de peregrinos en el barrio del Pilar de Madrid. En el pasado congreso de Jaca, a la pregunta de ¿por qué vienen los coreanos al Camino?, Diego nos hablaba de una pausa en la vida laboral, familiar y personal, también de una momentánea huida del sistema productivo del país, de la tensión y el estrés urbanos, e incluso de la permanente amenaza que supone Corea del Norte, aunque en estos días parece que se está produciendo un acercamiento. En su opinión el Camino de Santiago reúne todos los valores, completos, que otros itinerarios internacionales tan sólo poseen en parte, y de ahí su capacidad de atracción universal. Para ilustrar su charla nos puso el video “Footage”, que versa sobre la experiencia de un coreano en el Camino Francés día a día.

Podríamos comenzar aportando algunos datos sobre Diego, uno de los nombres de Santiago, supongo que eso ya imprime carácter, ¿no?

Mi nombre es Taeil Yoon (Diego), nací en Seúl, Corea del Sur el 28 de octubre de 1971. “Diego” fue mi primer papel de teatro en la Universidad, en 1991. Pero en ese momento aún no conocía la relación entre los nombres Diego y Santiago.

diego-yoon.jpg

Diego Yoon Taeil, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Corea en España
Diego Yoon Taeil, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Corea en España

Tu pasión por el Camino surgió a partir de una peregrinación. ¿Nos podrías contar algo más de tu primera experiencia en la ruta?

Mi primer Camino fue en 2008. Fui uno de los 915 peregrinos coreanos que ese año hicimos el Camino, y actualmente 4.000 peregrinos llegan al año desde Corea para realizarlo. Lo que más me impactó no fueron los paisajes que fácilmente se podían encontrar en otros países y rutas, fue la posibilidad que me dio el Camino de conocerme a mí mismo y a diferentes personas, y compartir nuestras experiencias.

Nos interesa mucho conocer las vicisitudes de tu inédito proyecto de albergue, que en un principio podría haber parecido extraño, aunque pensando un poco cobra todo el sentido: ¿un albergue para peregrinos del Camino de Santiago en Madrid?

Siguiendo con la idea de compartir experiencias creé en primer lugar la Asociación de Amigos Coreanos del Camino, respaldada con la página web http://cafe.naver.com/camino2santiago. Al comprobar la gran aceptación y la participación de la gente en los foros, y darme la posibilidad de seguir en contacto con ellos, pensé que sería estupendo tener un lugar donde reunirnos y acogerles en su primer contacto con España, tras la llegada al aeropuerto de Madrid. De ahí surgió el albergue, que me está dando grandes satisfacciones personales.

¿Te has convertido en una especie de embajador del Camino, y a la vez en la principal oficina de información española, para Corea?

Como acabo de decir, el albergue me está ofreciendo grandes satisfacciones personales. Cada día recibo a peregrinos al inicio y a final de su Camino. Me gusta hablar y tener un trato personal con ellos siempre que puedo, y gracias a nuestra página web, con casi 30.000 suscriptores que participan en su foro, somos fuente de una gran cantidad de información veraz y muy actual.

Me imagino que los peregrinos te estarán enormemente agradecidos por los consejos que les das antes de la partida. ¿Cuáles son las principales dudas, falsas ideas preconcebidas y temores que tienen sobre el Camino?

Durante años a los peregrinos les asaltaban dudas sobre la inseguridad que producía caminar durante horas en la ruta jacobea, basadas sobre todo en las denuncias de alguna agresión sexual y robos, pero hoy en día ha mejorado mucho la situación. Una de las falsas ideas sobre el Camino era la posibilidad de encontrarse con chinches en las camas de los albergues, y en este sentido les tranquilizamos informándoles que se trata de una percepción exagerada.

¿Has recibido algún tipo de ayuda de las administraciones españolas para tu proyecto?

Pues no, no hemos recibido ningún tipo de ayuda por parte de las administraciones españolas.

En Corea ha habido algunos fenómenos editoriales que han ejercido una gran influencia en el público de tu país para traer peregrinos al Camino. ¿Han sido Kin Hyo Sun, Kin Nam Hee y otros los causantes de esta pasión coreana por la peregrinación jacobea o hay algo más?

Para las personas mayores, las escritoras que nombras han sabido transmitir su pasión a la hora de dar a conocer el Camino de Santiago y han sido de vital importancia para promocionarlo, pero las nuevas generaciones, menos habituadas a la lectura y más proclives a conseguir información a través de otros canales, se nutren de la gran cantidad de programas en tv, videos en internet, Youtube y nuestra página web de Amigos del Camino, que cuenta actualmente con 30.000 suscriptores.

¿Por qué conecta tan bien el espíritu del Camino con los coreanos? ¿Hay algún Camino en Corea parecido al de Santiago? ¿Son cristianos la mayoría de los peregrinos?

Después de la guerra entre las dos Coreas, la gente tuvo que trabajar duro para superar la crisis, estuvimos sometidos a un gran estrés tanto físico como mental. Más de 50 años después, los coreanos necesitan tener “una pausa en la vida” y qué mejor pausa que disfrutar de esta experiencia para buscar la paz interior y encontrarse con uno mismo. El 60% de los peregrinos coreanos son cristianos, pero pienso que la motivación que les lleva a realizar el Camino no es religiosa.

¿Son ciertas las leyendas urbanas que indican que los peregrinos coreanos llegan a España muy desinformados, por ejemplo de las condiciones climáticas del invierno en los Pirineos o sobre ciertas costumbres de nuestro país?

En mi experiencia no estoy de acuerdo con esa, como tú mismo dices, leyenda urbana. Gracias a internet, que pone a nuestra disposición gran cantidad de información, los peregrinos vienen totalmente preparados para las condiciones climatológicas, dependiendo de la estación, y conocedores de las costumbres culturales como los horarios y las comidas.

¿Qué supone para un coreano, en relación al esfuerzo económico, hacer el viaje del Camino, entendemos que de largo recorrido, en España? ¿Resulta barato o caro, para vosotros, una peregrinación de largo recorrido?

No supone un gran esfuerzo económico el vuelo a España, aun siendo de largo recorrido, para un ciudadano coreano con un poder adquisitivo medio. Una vez en el Camino, si te beneficias de los precios especiales de albergues y restaurantes para peregrinos, el hospedaje y la comida de un día puede costar una media de 30 euros. Es asequible.

¿Crees que va a seguir creciendo como hasta ahora el número de peregrinos coreanos?

Sin duda, como os he comentado la cifra en el año 2008 fue de 900 peregrinos, alcanzándose en el 2017 los 4.000, con la previsión de recibir al menos 5.000 peregrinos coreanos en 2018.

Para concluir nos gustaría conocer tu opinión, forjada por los testimonios de tantos peregrinos de tu país que pasan por el albergue de Madrid, respecto a un asunto realmente importante ¿qué podríamos mejorar en el Camino, además de traducir mucha información en albergues o restaurantes, tal vez en el campo de la información o la seguridad, para mejorar la acogida de los coreanos?

Sería necesario que la información en albergues y restaurantes estuviera disponible al menos en inglés, pero lo más importante para mejorar la estancia de los coreanos a lo largo del Camino, pienso que sería crear un sistema fácil para ubicar un punto exacto en la ruta. Cuando un peregrino sufre algún incidente, le resulta muy difícil comunicar a la policía el punto concreto donde se encuentra para poder ser localizado rápidamente, y para que sea más fácil poner, si procede, una denuncia.

Comentarios
Manolo solo
Imagen de Manolo solo
Saludos. He coincidido con alguno, los hay que vienen muy preocupados por el recorrido y no atienden a las relaciones con otros y es una pena. Me resulta curioso que no preparen algunas palabras en castellano aunque con algunos peregrinos europeos ocurre igual. La primera dificultad de entendimiento es cuando te dicen el país y no pronuncian fuerte la o, les queda algo así "reiua" ininteligible, estábamos tres y no nos enterábamos de donde venía. Después como tod@s: simpátic@, agradables, seri@s.........