Etapa 36B: Silleda - Outeiro | Al Loro

Etapa plácida y agradable, por cómodas pistas de asfalto o tierra; cabe destacar la fortísima bajada por asfalto al fondo del valle del río Ulla, y la posterior subida, de pendiente más moderada, a Outeiro.

Hoy entramos, al cruzar el río Ulla, en la última provincia de la Vía de la Plata que hollarán nuestras gastadas botas: A Coruña.

Al inicio de la etapa, a pie de nacional, hay bares. Silleda, Bandeira y Ponte Ulla cuentan con todos los servicios. En la parroquia de San Miguel de Castro hay, a 350 metros del camino tomando a mano izquierda la carretera CP-2017, un bar-restaurante (mesón O Peixeiro) y, más adelante, a pie de camino en la misma parroquia, hay un bar.

La localidad cuenta con varios alojamientos a buen precio y un albergue; ideal para los peregrinos que no tengan fuerza o ánimos para subir a Outeiro.

A la salida de Ponte Ulla, 100 metros antes de desembocar en la nacional, se señalizó en 2021 una interesante variante que evita el contacto con dicha N-525 y tener que cruzarla dos veces: por bosque y con interesantes vistas, tiene 3 km y alarga el camino en 800 metros, con 30 metros más de desnivel. Recomendable, sin duda.

En la minúscula aldea de Outeiro (parroquia de San Pedro de Vilanova, concello de Vedra) hay un buen albergue de peregrinos de la Xunta, pero no hay servicios alrededor. Sirven bocadillos y platos calientes solo en temporada alta. Podemos aprovisionarnos en Ponte Ulla.

En el ámbito cultural cabe destacar el templo de San Martiño en Dornelas, de origen románico, y la preciosa capilla y fuente de Santiaguiño en Outeiro, a 200 metros del albergue, ambas del siglo XVIII.