Etapa 1: Santiago de Compostela - Negreira | Recorrido

Distancia: 
20,6 km
Duración: 
5 horas 15 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
3
Inicia sesión o regístrate para descargar el Track.

0,0

7,0 km

El camino hacia Fisterra y Muxía arranca desde la plaza del Obradoiro, ante la catedral. Pasamos frente a la fachada del lujoso Parador-Hostal de los Reyes Católicos, edificio del siglo XVI que en su día fue Hospital Real de peregrinos, bajando por la Costa do Cristo y dejando a nuestra izquierda la iglesia barroca de San Fructuoso.

Recorremos la Rúa das Hortas, cruzamos una avenida y continuamos por la Rúa Poza de Bar, Rúa San Lourenzo y superamos la Carballeira (robledal) de San Lourenzo. Esta salida de la ciudad por la ruta hacia Fisterra resulta más breve –y sin duda bastante más agradable– que las diferentes entradas por el resto de caminos.

Tras un fuerte descenso cruzamos un puente de piedra sobre el río Sarela, donde comienza una senda de tierra, estrecha y en subida, hacia el lugar de Sarela de Baixo.

2,2 Sarela de Baixo; desde aquí disfrutaremos de una extraordinaria vista de Compostela, en cuyo skyline se recortan las tres torres de la catedral. Continuamos avanzando a través de bosques de carballos, pinos y eucaliptos, superando pequeñas parroquias y urbanizaciones: Rúa, Moas, Carballal, Pedrido…, hasta desembocar en el valle de Roxos, donde se halla el lugar de Quintáns (bar Os Arcos a pocos metros).

4,8 Quintáns.

7,0

1,7 km

A la salida cruzamos un puente medieval (muy reformado) sobre el arroyo de Roxos y ascendemos, sin excesivo esfuerzo, al Alto do Vento, donde hay un mesón-restaurante.

8,7

1,1 km

Iniciamos el descenso por la acera de la carretera AC-453; al cabo de 600 metros tomamos una calle a mano derecha y, tras cruzar de nuevo la carretera, entramos en el lugar de Ventosa (concello de Ames).

9,8

1,7 km

Volvemos a la carretera AC-453, con casas y chalés a ambos lados, y al final de un largo tramo recto llegamos a Augapesada, donde giramos a mano izquierda por una calle empedrada.

11,5

3,4 km

Pasamos junto a un puente de piedra y salimos del pueblo en suave subida; cruzamos de frente una carretera local e iniciamos –ahora sí– un duro ascenso durante 2 km por el Camiño Real hasta el Alto do Mar de Ovellas, de 270 metros de altitud, al principio por pista de tierra (con algunos tramos adoquinados y bancos para descansar), y después por una carretera local, donde a mano derecha hay una fuente (si bien su agua es considerada por las autoridades como no controlada). Continuamos por la misma carreterita, ahora en suave bajada hacia el valle del río Tambre, pasando el lugar de Carballo, y llegamos a Trasmonte, donde hay un bar.

14,9

1,9 km

Seguimos en la misma dirección; superamos los lugares de Reino y Burgueiros, hasta la localidad de Ponte Maceira, con su magnífico puente medieval, un bonito núcleo histórico y donde disponemos de un bar-restaurante.

16,8

3,8 km

Atravesamos el puente medieval de cinco ojos sobre el caudaloso río Tambre, paso obligado de peregrinos y viajeros desde hace más de ocho siglos; aquí dejamos el concello de Ames y entramos en el de Negreira. Seguimos a la izquierda, ascendiendo por una calle empedrada entre las casas, por la que dejamos el pueblo; en la encrucijada siguiente giraremos de nuevo a mano izquierda, para avanzar por una pista asfaltada flanqueada por chalés y campos de maíz.  Al cabo de 450 metros tomamos a la izquierda un sendero boscoso junto a la ribera del río, que pasa por debajo de uno de los arcos del puente nuevo y, 200 metros más adelante, bajo el viaducto de una carretera. Seguimos de frente y al cabo de 500 metros salimos a la carretera AC-447, que soporta mucho tráfico, y que tomamos a la izquierda.

Avanzamos con precaución por el arcén; pasamos junto a Barca y, en el lugar de Barquiña, dejamos la carretera por la izquierda para seguir una pista asfaltada que va hacia Logrosa y Chancela. Tras una fuerte subida pasamos junto a la verja de entrada al pazo de Chancela (pazo es la denominación que reciben en Galicia las casas solariegas o palacios rurales, de origen medieval).

Aquellos que deseen pernoctar en Logrosa, situada a 700 metros del camino, se desviarán a mano izquierda tras superar el pazo de Chancela; la localidad cuenta además con un interesante castro celta.

El camino sigue de frente, ahora en suave bajada, y tras apenas 500 metros entramos a Negreira, villa que cuenta con todo tipo de servicios. Llegando al centro tenemos la oficina de información turística y un monumento al peregrino.

20,6