Etapa 1B: Saint-Jean-Pied-de-Port - Roncesvalles (por Valcarlos) | Al Loro

Distancia: 
23,4 km
Duración: 
7 horas
Dificultad: 
4
Paisaje/Naturaleza: 
4

Del 1 de noviembre al 31 de marzo la Ruta de Napoleón está cerrada por motivos de seguridad; por tanto, es obligatorio ir por Valcarlos.

En la sede de la asociación Amis du Chemin de Saint-Jacques, en la 39, rue de la Citadelle (tel. +33 559 370 509), podemos solicitar la Credencial (2 euros) e información de la etapa, previsión meteorólogica, consejos, etc.

Esta variante, con un desnivel positivo de 885 metros, transcurre por el valle de Valcarlos, siempre cerca de la nacional, a menor altitud que el camino principal por Honto. En caso de nieve o de malas previsiones meteorológicas es la opción más sensata, aunque su atractivo sea algo inferior.

En los últimos años se han abierto caminos que evitan, en casi su totalidad, caminar por el arcén de la nacional.

Tanto Arnéguy como Valcarlos cuentan con servicios de restauración.

Este pequeño pueblo es un hito jacobeo de primera magnitud, nacido por y para el Camino; diariamente se celebra, en la iglesia colegial, una emotiva misa de Bendición del Peregrino en varios idiomas (Horarios: Sábados, domingos, festivos y víspera de festivos a las 19:00 de julio a octubre, y a las 18:00 de noviembre a junio / Los otros días, o sea, laborables no vísperas de festivo, a las 20:00).

Puede visitar la Quesería de ASPACE, con venta directa en la colegiata y que da trabajo a personas con discapacidad.

Bucólica y acogedora localidad del País Vasco francés, de vívido testimonio jacobeo y merecedora de una pausada visita. La Porte de Saint-Jacques, su puerta norte, es Monumento Patrimonio de la Humanidad.

Otras edificaciones del máximo interés son: la Ciudadela (siglo XVII), la Prison des Evêques (prisión de los Obispos, siglo XIII) y la iglesia de Notre Dame du Bout du Pont (Nuestra Señora de la Cabeza del Puente, siglo XIII).

Desde la Rue de la Citadelle tenemos una bucólica y fotogénica panorámica del conjunto que conforman el río, las antiguas casas de estilo navarro que lo flanquean y los puentes.

Encontraremos productos para la jornada sin desviarnos del camino; alrededor de la Rue d’Espagne hay varias tiendas, charcuterías y panaderías.

En este enclave de los Pirineos franceses el queso es de una calidad extraordinaria: destaca el queso Ossau-Iraty, propio del territorio y que cuenta con Denominación de Origen. Si vamos con tiempo, merece la pena la visita a la cooperativa La Cave aux Fromages, una cooperativa de productores donde podremos encontrar zona de exposición y de venta.

El vino Irouleguy, elaborado en la zona y con larga historia (fueron las órdenes monásticas de Roncesvalles sus primeros impulsores en el siglo XII), es un preciado vino de montaña con fama creciente.