Etapa 3: Mortágua - Tondela | Al Loro

Distancia: 
32,0 km
Duración: 
8 horas
Dificultad: 
4
Paisaje/Naturaleza: 
3

Si aprieta el calor hay que tener en cuenta que entre Chão Miúdo y São Joaninho no hay fuentes.

La sierra do Zebro es uno de los tramos más ásperos del itinerario, con bastantes cuestas desde Chão Miúdo a Rio Milheiro, y a menudo las señales son dañadas por las labores forestales. ¡Atención!

En Mortágua se recomienda vivamente a los ciclistas tomar la N234 hasta Santa Comba Dão, y desde allí proseguir a Viseu sin pérdida por la ecopista do Dão.

En el caso de que hayáis dormido en Santa Comba Dão ya podéis seguir por la ecopista do Dão (vía verde) a Viseu, sin necesidad de regresar a Mortágua y al Caminho Natural da Espiritualidade.

La partida de Mortágua por el Parque das Nogueiras, lleno de pasarelas de madera, resulta un tanto confusa. La guía más fiable nos la ofrece el río, hasta el puente do Barril.

El atrio de la capilla de Chão Miúdo, con arbolado y fuente, es un buen lugar para el descanso.

Se puede evitar el pequeño rodeo que proponemos por Ribeira do Souto y Garrucha, y continuar por la N2 hacia Tondela.

Entrando en Tondela, junto a la ruta hay un Lidl (de 8:00 a 20:00, fin de semana hasta 17:00)

Cuenta con dos opciones de alojamiento, la más económica antes de llegar a la villa, en el polígono industrial, donde además sirven a mediodía y a la cena un menú muy abundante.

La Fonte da Sereia es, sin duda, curiosa en grado sumo. Construida en el s. XVIII, su figuración se basa en la legendaria etimología del topónimo local, pues se decía que una mujer hacía sonar una trompa cuando atacaban los musulmanes, y «ao tom dela» se preparaban los defensores. Esto por lo que atañe al remate de la fuente, decorado con el escudo real. Pero lo más llamativo son los tres surtidores, dos de ellos encajados en la boca de tritones, que escoltan una sirena de prominentes pechos y doble cola que cabalga el tercero y luce una concha de venera en su falda. Simbolismo pagano que sugiere lo jacobeo: ¡ni que la hubiesen diseñado para nosotros!

Algunos restaurantes preparan sus platos tradicionales al horno (cabrito, vitela, arroces) en los característicos recipientes de cerámica negra (barro preto) de Molelos, una parroquia del municipio. Tiene gran aprecio la miel de la vecina serra do Caramulo.