Etapa 10: Conques - Livinhac-le-Haut | Recorrido

Distancia: 
23,4 km
Duración: 
5 horas 45 mins
Dificultad: 
3
Paisaje/Naturaleza: 
2
Inicia sesión o regístrate para descargar el Track.

0,0

6,5 km

El lecho del valle del Dourdou genera un microclima en el que proliferan limoneros, bananos y un buen número de flores. Más allá del puente de piedra da comienzo una terrible cuesta, sobre una antigua calzada con escalones y rocas, a través de un húmedo y denso bosque. La capilla de Sainte-Foy nos proporciona un respiro.

El ascenso concluye en una zona de descanso (wc); poco después, quedando ya atrás el bosque, se dividen el GR-65 y el GR-6/GR-465.

2,3 Bifurcación del GR-6. Por un terreno ondulado, ocupado por extensos prados para el ganado vacuno y granjas dispersas, vamos tomando varias pistas locales asfaltadas, en dirección sur, hasta confluir con la D606 en Puech Long.

1,7 Puech Long. Utilizamos una senda, paralela a la carretera, divisando en el valle el pueblo de Saint-Cyprien-sur-Dourdou. Tras cruzar la D580 descendemos a Noailhac, con área de descanso y fuente junto al bar-restaurante y la tienda.

2,5 Noailhac.

6,5

11,8 km

Ante una vieja buganvilla tomamos la pista de La Marlatière, cuesta arriba con las estaciones en cemento del vía crucis de Saint-Roch. A partir de la V estación el camino es ya de tierra hasta la capilla del santo de Montpellier (área de picnic, wc).

1,0 Capilla de Saint-Roch. Por las colinas ganaderas, con amplias vistas hacia el sur, una senda paralela a la D580 se dirige al este hasta la modesta cota del Site du Porgadou (área de descanso), emplazada a 640 m de altura y coronada por una gran torre provista de pararrayos. Justo después aparece la encrucijada de La Boriatte, donde confluye la D183 procedente de Flagnac.

1,5 Cruce de La Boriatte. Proseguimos sin pérdida por la D580, en ocasiones con senda paralela entre abedules, hasta que llegados a un punto se convierte en un vial más estrecho, en el que no abundan las señales.

Dejando a mano derecha la aldea de Fogegaltier, descendemos precipitadamente por un camino de tierra entre castaños y robles, a la vista Decazeville, pero regresamos a la carretera cerca de la aldea de Fonteilles (área de picnic con refugio, fuente y wc), donde suelen dejar termos de café y agua. En el punto en que abandonamos la D580 recibimos a los peregrinos que optaron por el GR-6.

2,4 Confluencia del GR-6. Justo después el camino cruza el Meridiano Verde, que es el que pasa por París y así fue rebautizado en el año 2000. Un cartel indica que faltan 11 km a Livinhac.

Sobre el firme herboso bordeamos una amplia propiedad, con su cabaña equina, y cruzamos el GR-62B para iniciar, por el bosque, el descenso hasta una granja y la aldea de Laubarède, con vistas a un valle densamente ocupado. Las cubiertas de teja vuelven a reemplazar a las de pizarra. Poco después, con Decazeville en lontananza, se suceden los núcleos: Le Piègat, Les Fromentels…

3,3 Les Fromentels. Siempre al frente cruzamos La Combe, con primer acceso a Saint-Michel y Decazeville, pero el GR continúa por la Route de Fromentels, bordeando una finca de frutales en La Madieu. A la derecha, dominando una boscosa vaguada, aparece el pueblo de Agnac. En la encrucijada de Vivioles, con fuente y una zona de descanso algo oculta entre los árboles, parte la variante turística por Decazeville.

3,0 Vivioles. Iniciamos un largo descenso por la Route de Montarnal, con nueva invitación para que nos desviemos hacia la iglesia de Notre-Dame de Decazeville, hasta la D580 en la salida norte de la población.

0,6 Decazeville.

18,3

2,2 km

Por la Rue Camille Douls llegamos a la D963, por la que vamos 60 m en sentido de Livinhac/Aurillac, hasta una zona de recreo cubierta (fuente, wc). Aquí principia un ascenso, realmente duro, por la Route de Nantuech, que siempre entre casas nos lleva, más adelante por el Chemin du Boutigou, a la capilla de Saint-Roch (área de picnic, fuente), donde podemos sellar la credencial.

20,5

2,9 km

Reiniciando la marcha a los 500 m hay un wc de madera, y otros 500 m después termina el asfalto. Dejando atrás las casas de Pomayrols, con su oratorio de San Roque, divisamos el valle del Lot y el disperso caserío, acompañado de invernaderos, que rodea Livinhac. 

Iniciamos un rápido descenso, por un hermoso bosque de castaños, hasta llegar a la D21, cruzando el Lot por un moderno puente desde el que vemos los estribos de piedra del viejo, derribado en 2000. Basta subir hacia el Faubourg para alcanzar la plaza de la Iglesia.

23,4