Etapa 11: Coimbra - Sernadelo | Al Loro

Distancia: 
24,8 km
Duración: 
6 horas 15 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
2

El camino de salida de Coimbra es urbano pero digerible: son 1,8 km por aceras hasta llegar a un carril bici, ya en las afueras de la ciudad. El resto de la jornada transitaremos entre localidades sin excesivo interés.

Se puede optar por un recorrido alternativo para salir de Coimbra, en paralelo al río y evitando las calles del centro, que os explicamos en el apartado Recorrido de la etapa.

La etapa está bien señalizada aunque de forma variopinta, ya sea mediante mojones, azulejos, flechas pintadas o adhesivos. Deberemos estar siempre atentos para no pasarnos algún giro o cambio de dirección, en especial en los pueblos y urbanizaciones.

Desde Coimbra hasta Porto a menudo tendremos la sensación de caminar inmersos en un continuo urbano o semi-urbanizado, donde todo está a medio acabar: asfalto apedazado, desorden de casas y casitas, socavones en las aceras… Para desgracia nuestra, los tramos donde se respira naturaleza serán breves excepciones.

En el tramo más natural de la jornada caminaremos durante 1,5 km sobre un lecho de arena fina que se hunde ligeramente a nuestro paso, lo cual dificulta la marcha. También las bicis se pueden ver algo frenadas.

Fijaros que en los campanarios de las iglesias de los pueblos suele haber sirenas o altavoces; sirven para avisar a la población en caso de alarma, especialmente por incendios forestales, un desastre que Portugal –como Galicia– sufre periódicamente.

A pesar que el entorno no resulte idílico, Sernadelo es donde la mayoría de peregrinos suele finalizar la etapa, pues dispone de albergue y la distancia desde Coimbra es asequible. Algunos preferirán quedarse 1,5 km antes en Mealhada, y los que estén más fuertes probablemente seguirán 8 km más hasta el albergue de Arcos, en Famalicão.

El albergue privado Hilario se halla en un espacio con aspecto de hangar, a la espalda de un restaurante de carretera. Como alojamiento cumple, pero el lugar resulta un tanto frío y desangelado, el escenario perfecto para una película de David Lynch o los hermanos Coen.

Para muchos la mayor satisfacción de la etapa de hoy será la gastronómica: todos los restaurantes de la zona están especializados en leitão, que en español conocemos como lechón o cochinillo. Se cocina en horno de leña, ensartado en un espeto. También lo veremos en bocadillo tipo sándwich, los deliciosos sandes de leitão.