Etapa 12: Cáceres - Embalse de Alcántara | Al Loro

Distancia: 
33,8 km
Duración: 
8 horas 15 mins
Dificultad: 
3

ATENCIÓN: En los últimos años varios peregrinos han muerto por golpe de calor en la Vía de la Plata. No recomendamos hacer este camino entre junio y septiembre, puesto que las temperaturas, especialmente en Andalucía y Extremadura, superan con mucha facilidad los 35 °C y, de forma cada vez más frecuente, los 40 °C, alcanzando los 43 o 44 °C en algunas zonas.

Etapa larga, sin desniveles significativos; la única posibilidad de acortarla es pernoctando en la agradable localidad de Casar de Cáceres, pero son sólo 11 km desde el casco antiguo de la capital.

A la salida debemos pasar junto a la plaza de toros, dejándola a mano derecha.

Nota Julio 2019: Se ha creado un tramo de camino señalizado, a la salida de Cáceres, que evita el peligro de caminar por el arcén de la transitada carretera Cáceres - Casar (CC-38).

En los últimos 15 km prácticamente no hallaremos lugar alguno donde protegernos del sol; si en la Vía de la Plata siempre debemos tener mucha precaución con el calor, en esta etapa aún más.

Antes de llegar a la N-630, en el tramo final de la etapa, nos topamos con el tajo de la plataforma de la futura (muy futura) línea del AVE Madrid - Extremadura - Lisboa. No hay de qué preocuparse; los desvíos provisionales están bien señalizados.

Los últimos 5,4 km de la etapa los haremos por el arcén de la nacional N-630; carga escaso tráfico desde la apertura de la autovía.

En Casar de Cáceres disponemos de todos los servicios; de ahí en adelante, nada de nada.

El albergue de peregrinos (reabierto en octubre de 2017) está a 600 metros del camino; el desvío, a mano izquierda de la nacional, está bien señalizado y se encuentra 1 km después de cruzar el río Tajo. Poco antes hay el desvío al Club Tajomar; no nos equivoquemos.

El albergue de peregrinos, a pie del embalse, es una construcción moderna en un lugar solitario y agradable. No hay servicios en los alrededores.

La localidad da nombre a uno de los quesos más reconocidos de Extremadura y de toda España: La Torta del Casar. Se trata de un delicioso queso de oveja cremoso. Lo elaboraban los pastores trashumantes de la zona.