Etapa 26: Arthez-de-Bearn - Navarrenx

Un día más por el antiguo territorio del Béarn, tras cruzar la caudalosa Gave de Pau, nacida en las cumbres pirenaicas, y el disperso pueblo de Maslacq, regresamos al dominio de los prados y los bosques. En un claro, la abadía de Sauvelade surge como un providencial encuentro que nos permite disfrutar de la historia de la peregrinación. Las sucesivas cuestas, aunque ni largas ni de gran pendiente, van agotando al más pintado. Olvidado el furor de las guerras de Religión del siglo XVI, en las que tuvo su protagonismo, la villa murada de Navarrenx es hoy un enclave encantador (desde 2014 socio de Les Plus Beaux Villages de France), a la vez que bastión de la hospitalidad jacobea.

Distancia: 
31.5 km
Duración: 
8 horas
Dificultad: 
4
Paisaje/Naturaleza: 
3