Etapa 33: Abadín - Vilalba | Al Loro

Distancia: 
20,8 km
Duración: 
5 horas 15 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
3

Etapa fácil, agradable y sin apenas desniveles; los más rodados quizá puedan alargar la jornada hasta Baamonde, si bien ello implicaría caminar 39,4 km (ó 33,6 km para los que hayan dormido en As Paredes).

El itinerario avanza en paralelo al trazado de la carretera nacional N-634, la cual cruzaremos en dos ocasiones, y transcurre en su mayor parte por cómodas pistas de tierra o asfalto.

Nos encontramos en la comarca lucense de A Terra Chá, expresión gallega que significa tierra llana –aunque, en nuestra opinión como caminantes, resultaría más bien ondulada–, cuya principal actividad es la ganadera.

Los escasos servicios intermedios los encontraremos a pie de la carretera nacional, en los cruces de Martiñán y de O Campo do Cristo.

Tras dejar Martiñán el camino atraviesa el bonito puente de A Ponte Vella, de origen medieval pero reconstruido en el siglo XVII, por donde pasaba el Camino Real de Mondoñedo a Vilalba.

El albergue de peregrinos de la Xunta se halla a pie de camino, pero alejado de la localidad: está 1,2 km antes de la entrada al casco urbano y a 2,0 km del centro.

En pleno centro histórico de la villa destaca la Torre de los Andrade, único vestigio que resta del antiguo castillo medieval, hoy reconvertida en Parador de Turismo.

El producto local más conocido es el queso San Simón da Costa, de sabor ahumado y profundo; se confecciona con leche de vaca y dispone de Denominación de Origen propia.

La gastronomía de la zona incluye el capón, que es un gallo de corral, y el roscón de Vilalba, elaborado con almendras, huevo, azúcar y raspadura de limón.