Etapa 4: Tondela - Viseu | Recorrido

Distancia: 
27,3 km
Duración: 
8 horas
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
4
Inicia sesión o regístrate para descargar el Track.

0,0

14,2 km

Desde el Jardim Municipal y la iglesia matriz bajamos por la Rúa Poeta Tomaz Ribeiro, coincidente con la N2, ante la críptica y sugerente Fonte da Sereia, emblema de la localidad. Poco después podemos aprovisionarnos en el moderno mercado municipal. Seguimos ante la capilla de Santa Eufémia y la Adega Cooperativa, cruzando el río Dinha hasta la antigua estación del tren, ahora Casa do Povo, inicio de la Ecopista do Dão (fuente y área de picnic).

A partir de aquí coser y cantar, pues no hay más que seguir la vía verde hasta Farminhão. Tras cruzar la carretera de Santa Ovaia, la primera cita significada será la iglesia medieval de Santa María de Canas.

6,2 Iglesia de Santa María de Canas. El arbolado autóctono de la Beira va ganando peso y aparecen, dispersas, las primeras viñas del Dão. Cada 500 m ha sido colocado un marco de distancia, algunos tramos disponen de barandillas de madera y estaciones como la de Sabugosa (fuente), que surge tras un ruidoso aserradero, se van sucediendo.

1,8 Estación de Sabugosa. Al sur descubrimos, por un instante y en lontananza, la sierra da Estrêla. La siguiente estación, como todas las de la línea con su antiguo almacén abierto convertido en un refugio en el caso de que llueva, es la de Parada de Gonta.

3,0 Estación de Parada de Gonta. Pasamos bajo la IP3, y entre las casas de Póvoa de Santa Catarina, rodeada por sus olivares, naranjales, higueras y plantaciones de kiwi. Tras el p.k. 18 entramos en un túnel, que precede a un tramo encajado con el que principia el municipio de Viseu. El firme de la ecopista es ahora rojo, el terreno más agreste y salpicado de bolos graníticos, y los robles y pinos dominan el manto vegetal.

Pronto nos abrimos al poblado valle de Farminhão, al que accedemos junto a la capilla da Senhora da Saúde, acompañada de su cementerio, palco y zona de descanso. De este modo llegamos a la estación de Farminhão, con atractivo restaurante.

Si bien se podría seguir sin problema hasta Viseu por la vía verde, algo más larga, el Camino Interior comienza su andadura, y los marcos jacobeos, con la habitual emblemática en azul y amarillo, vuelven a guiarnos.

3,2 Farminhão.

14,2

5,3 km

Es pues hora de abandonar tan cómoda pista, desde luego más concebida para el cicloturismo, y recuperar el espíritu peregrino. Para ello rodeamos el núcleo con la iglesia, y tomamos la carretera de Ferroncinto (M 600) ante una fuente de 1928 y entre antiguos edificios de piedra, entre ellos la Escola de rendas de bilros (encaje de bolillo), la Quinta da Roda da Quinta y la Casa de São Marcos.

Tras el Largo do Cruceiro (fuente) nos desviamos a la derecha, cuesta arriba, por una pista asfaltada que se dirige al monte. Superada una cota desciende por una pista forestal hasta una densa chopera.

En la chopera han desaparecido las señales, pero se va a la izquierda por la vaguada, y luego entre castaños y robles hasta pasar bajo un viaducto de la A 25. Un nuevo ascenso nos hace pasar junto a un oratorio de piedra, con el Crucificado, en las inmediaciones de São Cipriano.

19,5

4,3 km

Seguimos hasta Sarzedelo, y desde un otero, por vez primera aparecen al fondo los barrios nuevos de Viseu. Entre penedos graníticos coronamos el alto, y seguimos a la izquierda (mal balizado), por un monte mixto, para iniciar el descenso hasta una pista asfaltada. De nuevo se va a la izquierda 250 m, cruzando un pequeño río para pasar ahora bajo el IP3-A24.

Desde ahora no hay más que seguir la carretera municipal que circula por el valle y pasa por Cruz (Tondelinha) y la Póvoa de Medronhosa.

23,8

0,7 km

El camino da paso a la una depuradora de aguas y al núcleo de São Salvador, con un cruceiro y el reparador café que del él toma nombre.

24,5

2,8 km

Sobre firme adoquinado pasamos ante el Centro Social de la parroquia y de los jardines, con grandes plataneros, de la Quinta da Cruz, convertida en centro de arte contemporáneo.

En fuerte cuesta llegamos a Vildemoinhos, dejando a la izquierda su iglesia para entrar ya en Viseu por el barrio de Trambelos. Procede seguir subiendo con esfuerzo por la Rúa António Gedeão, y por la Rúa do Inatel, ya entre altos edificios, cruzando la Av. Cidade de Penide.

Tras una gasolinera continuamos por la arbolada Rúa Almirante Afonso Cerqueira hasta la rotonda de D. João I, donde principia la Av. Alberto Sampaio, con mucho comercio y pastelerías. Concluye en la céntrica Praça da República (Rossío), donde se alza la Câmara Municipal.

Para llegar a la catedral tan solo resta cruzar la plaza y entrar al casco antiguo por el florido Jardim das Mães, tomando la Rúa Nunes de Carvalho ante la Misericórdia y la iglesia de São Sebastião, atravesando el arco medieval do Soar, inmediato a la capilla dos Remédios. Así alcanzaremos por fin el monumental Adro da Sé, presidido por la catedral y, frente a ella, la Iglesia da Misericórdia.

27,3