Etapa 30: Portomarín - Palas de Rei | Al Loro

Distancia: 
24,8 km
Duración: 
5 horas 45 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
3

El camino sigue hoy la misma pauta de ayer, avanzando por zonas rurales y cruzando pequeñas aldeas. Aunque los desniveles son moderados en general, en la primera mitad de la etapa ascendemos de los 350 a los 725 metros de altitud.

Los peregrinos que pernoctaron en Gonzar pueden hoy alcanzar Melide. En cambio, la etapa de Portomarín a Melide, de 39,2 km, es excesiva para el común de los mortales.

Gonzar, a casi 8 km de Portomarín, es la primera localidad intermedia con servicios de restauración; hay un bar-restaurante junto al albergue de la Xunta. Luego, buena parte de las aldeas por las que pasamos tienen, al menos, un bar.

Cuenta con dos albergues de la Xunta, además de los privados. Uno de ellos (Os Chacotes) está a pie de camino 1 km antes de Palas; en temporada alta es el último en llenarse.

A la salida de Portos, a 200 metros de la aldea, tenemos la posibilidad de tomar un desvío a la derecha para visitar el interesante monasterio de Vilar de Donas (2,3 km fuera del camino). Perteneció a la Orden de Santiago. Un vecino tiene las llaves y hace de guía.

Empezamos a adentrarnos en territorio de queso. El queso Arzúa-Ulloa se elabora en algunas poblaciones de esta jornada y la siguiente; es un queso de pasta blanda de leche de vaca, de sabor suave. Lo podremos llevar en la mochila o degustar en ensaladas y postres, especialmente con membrillo.

En la localidad hay unos cuantos locales de racións destacables, la Pulpería a Nosa Terra y la Pulpería Casa Camino, entre otras.