Etapa 6: Caminha - Porto Mougás | Al Loro

Distancia: 
23,5 km
Duración: 
5 horas 45 mins
Dificultad: 
2
Paisaje/Naturaleza: 
3

Atención a los horarios del ferry que cruza el río Miño: el primer transbordador sale de Caminha a las 10 de la mañana (11h sábados y festivos), y luego cada hora en punto hasta las 19h, salvo si hay marea baja; además los lunes no hay servicio por descanso semanal. La travesía dura unos 15 minutos y el billete cuesta 1,50 euros por persona, con un suplemento de 0,50 euros si llevas la bicicleta. Información en los teléfonos +351 258 092 564 / +351 912 253 809 (despacho de billetes en Caminha, Portugal), +34 986 611 526 (despacho de billetes en embarcadero de la parte de Galicia) ó +34 986 614 546 (oficina de turismo de A Guarda).

La etapa recorre uno de los tramos más bravos y agrestes de la costa atlántica gallega. Si coincidimos con temporal, quedaremos asombrados por el viento, la altura de las olas y la espuma al romper contra las rocas.

El ferry es la opción más cómoda, pero tenemos otras alternativas para pasar a Galicia: se puede contactar con alguno de los pescadores que ofrecen cruzar el Miño en su barca (unos 5 euros por persona), o bien dar un rodeo de 15 km –caminando, en tren o autobús– hasta Vilanova de Cerveira, donde hay un puente de carretera hacia Goián.

Después de desembarcar en el puerto de A Pasaxe-Camposancos rodearemos el monte de Santa Tegra (Santa Tecla), en cuya cima se ha excavado un gran castro cuyo origen data del siglo IV a.C. El poblado, amurallado y con casas de planta circular, llegó a acoger a 5.000 habitantes y ocupaba una extensión similar a 20 campos de fútbol.

La actividad principal de esta villa es la pesca y la cría de crustáceos y marisco. Vale la pena recorrer las calles del casco viejo con sus coloridas casas marineras, visitando la bonita plaza do Reló y la iglesia de Santa María. También veremos numerosas casonas de indianos, construidas a finales del siglo XIX por emigrantes que volvieron enriquecidos de las colonias de ultramar.

A la salida de A Guarda los ciclistas deberán tomar el carril bici que va en paralelo a la carretera PO-552, y seguirlo –salvo algún tramo aún sin ciclovía– por la costa hasta más allá de Baiona, gracias al cual evitarán varios tramos de sendero pedregoso.

Uno de los lugares más fotogénicos de este camino es el monasterio de Santa María de Oia, abocado sobre la playa. Fundado a mediados del siglo XII, fue incorporado a la orden del Císter en 1185, y presenta elementos románicos, renacentistas y barrocos. El edificio está hoy en manos privadas y sólo se puede visitar la iglesia, en horario de misas o bien solicitando la llave en la oficina de turismo (lunes y martes cerrada) cercana.

Los que se queden en Porto Mougás no pueden perderse la puesta de sol sobre el océano, un espectáculo sublime que los lugareños disfrutan a diario desde la puerta de sus casas, en primera línea de costa.

A sólo 1 km, en la cima de un otero con extraordinarias vistas al mar, se halla el conjunto de petroglifos y el castro de A Cabeciña, cuyos misteriosos grabados rupestres datan de la Edad del Bronce, hace más de 4.000 años.

La langosta, el bogavante lumbrigante en gallego–, el buey de mar y la centolla son manjares propios de esta zona. Hasta hace unas décadas, después de su captura eran conservados en cetarias, viveros construidos al abrigo de las rocas, aprovechando olas y mareas para renovar constantemente el agua. A la salida de A Guarda pasaremos ante una de estas estructuras pétreas, la cetaria Redonda, y veremos muy cerca otra, la Altiña.