Camino de la Lana | Experiencias

Es un camino con unos paisajes fantásticos donde encontraremos amplias llanuras, montes cubiertos por bosques de robles, encinas y coscojales. Donde se nos cruzarán los corzos, donde el silencio impera y atravesaremos pueblos donde en apariencia no vive nadie. Bien llamada Ruta de la Lana contemplaremos los antiguos apriscos para el ganado, algunos de ellos en uso todavía. Un camino donde la masificación no ha llegado todavía.

El Camino o Ruta de la Lana es un perfecto desconocido en el que merece la pena adentrarse. Por primera vez en mis múltiples caminos tuve que retirarme en la cuarta jornada a causa de una ampolla gigante en la planta del pie, y no pude llegar a Burgos, mi objetivo. Pese a ello, y a causa de la poca información que hay sobre la ruta, me he decidido a contar mi experiencia, por breve que sea, con la intención de que sirva de ayuda a futuros caminantes.
Lo más impactante del camino es la completa soledad que te acompaña. A modo de ejemplo, durante el mes de agosto de 2013 tan solo...

Cumpliendo con nuestra intención de recorrer Caminos alternativos al Francés, huyendo de aglomeraciones y turigrinos y buscando siempre la compañía de Dª Sole, optamos el año pasado por terminar La Lana.
El Camino cubrió todas nuestras expectativas con creces, dejándonos con ganas de repetir.
El trabajo de las asociaciones es de diez. La hospitalidad, quizás porque los pueblos no están todavía picardeados habría que escribirla con mayúsculas. Como anécdota, indicar que en una de las etapas nos abordó el alcalde mientras comíamos para darnos la bienvenida y agradecernos el haber...