Viana do Castelo

Servicios:
Habitantes: 
88.725
Municipio: 
Viana do Castelo
Provincia: 
Viana do Castelo

Alojamientos en Viana do Castelo

 
6-10 €
 
12,50 €
 
25 €
A la entrada, al final del puente Eiffel
Abierto: 
Todo el año
 
15-25 €
(Ver observaciones)
Abierto: 
Todo el año
 
11-13 €
A la entrada, cerca del puente Eiffel
Abierto: 
Todo el año
 
19+ €
 
40+ €
Casco antiguo
 
50+ €
Casco antiguo
 
23+ €
 
35+ €
Casco antiguo
 
30+ €
 
37+ €
Casco antiguo
 
55+ €
 
83+ €
Casco antiguo

Notas destacadas

Entramos en Viana cruzando el río Lima por el puente Eiffel, de 560 metros de longitud; fue construido por el famoso ingeniero francés en 1878, diez años antes de la torre Eiffel en París. Por su tablero superior circulan coches y peatones, mientras que el inferior es para los trenes. Hasta entonces el paso del río se hacía con barcas.

En la Praça da República destacan una gran fontana, el edificio medieval del ayuntamiento y la manierista Casa das Varandas –iglesia da Misericórdia–, con una fachada ornamentada mediante curiosas figuras de atlantes y cariátides. Muy cerca podemos visitar la Sé-catedral gótica, cuyas torres almenadas le dan aspecto de fortaleza.

Desde el monte de Santa Luzia, al que se sube mediante un funicular, gozaremos de la mejor vista de la ciudad. En lo más alto se levanta la basílica del Sagrado Corazón, construida entre 1899 y 1943 en un popurrí de estilos historicistas, siguiendo la moda de otros templos como el Sacré-Coeur en el Montmartre parisino, o el Sagrat Cor en la cumbre del Tibidabo de Barcelona, todos diseñados en la misma época.

Junto al río podemos visitar la biblioteca municipal, un interesante edificio de 2007 del arquitecto Álvaro Siza Vieira, y el buque Gil Eannes, que en su día funcionó como barco-hospital, después como albergue juvenil y ahora es un museo muy entretenido.

Uno de los restaurantes más populares en el centro de Viana es Casa Primavera-Taberna Soares (Rua Góis Pinto 57), con menú muy barato al mediodía y excelsas raciones de bacalhau y de polvo (pulpo). El único inconveniente es que suele estar abarrotado.

Los más golosos no pueden perderse los manjericos de la pastelería Ze Natário (Av. dos Combatentes 23), o las bolas de Berlim de la histórica confitería Manuel Natário (Rua Manuel Espregueira 37). También es interesante visitar el museo dedicado al cacao y al chocolate dentro del lujoso hotel Fábrica do Chocolate, que cuenta con tienda, restaurante temático y tratamientos de chocoterapia.

Cultura e Historia

El nombre Viana es un topónimo arcaico que significaba montaña o colina. La antigua Viana da Foz de Lima debe el nombre y su crecimiento a su posición privilegiada junto a la desembocadura del río Lima, que le permitió disponer ya desde la antigüedad de un puerto amplio y bien resguardado. A partir del siglo XV, y muy especialmente en el XVI, la actividad aumentó exponencialmente con el transporte de productos y personas entre la metrópolis y los diferentes territorios de ultramar. Así, el comercio desde los muelles de Viana do Castelo con África, Asia y América quedó plasmado en su escudo, donde aparece una carabela bajo las torres de una fortaleza.

La Praça da República, donde antaño se celebraba el mercado, sigue siendo el centro neurálgico de la ciudad, y todavía mantiene un cierto aire de piazza de città italiana del Renacimiento; en la misma destacan el gran chafariz o fuente de dos tazas (1553), el Ayuntamiento o Câmara Velha, reconversión de un edificio medieval, y sobre todo la Casa das Varandas o da Misericórdia, con una extraordinaria fachada manierista en la que aparecen columnas ornamentadas con cariátides y atlantes. El paseo por el centro se completa con la Sé-catedral gótica del siglo XV, varios palacios burgueses, conventos y un buen número de iglesias barrocas o rococó.

De la época contemporánea destacan la acertada ingeniería de hierro del puente Eiffel (1878), que acabó con las barcas de pasaje y permitió la conexión mediante el ferrocarril, y la basílica del Sagrado Coração en lo alto del monte de Santa Luzia, un edificio neo-románico  (1899-1943) desde el que se goza de una espectacular panorámica sobre la ciudad. Más próximos en el tiempo –y situados todos a orillas del río– son la biblioteca municipal proyectada por Álvaro Siza Vieira (2008), el centro cultural y deportivo de Eduardo Souto de Moura (2013) y la plaza de la Libertad de Fernando Távora, los tres arquitectos portugueses más influyentes de los últimos 50 años.

Fotos de Viana do Castelo

Música y trajes tradicionales en Viana do Castelo
Feria gastronómica en Viana do Castelo
Danzas y trajes tradicionales en Viana do Castelo
Casa das Varandas en Viana do Castelo